Press "Enter" to skip to content

Quiméricas vacaciones del pueblo chino

Mao Zedong disfrutó de un tiempo en la playa en 1960, en el apogeo de su poder. Hoy se espera que sus compatriotas hagan lo mismo.

Pekin, Jueves 25 abril 2024

¿Que cosa son las vacaciones? es la respuesta de los ciudadanos chinos, gracias a la antigua costumbre de los jefes del país de compensar los días de descanso reglamentarios con trabajo extra los fines de semana.

Esa práctica habitual, la pesadilla de los padres y un rompecabezas constante para los extranjeros establecidos en el país, está siendo contestada por primera vez. Las próximas vacaciones del Primero de Mayo han centrado las mentes e iniciado un debate en toda China.

El gobierno, en un momento de generosidad que también marcó las raíces a menudo olvidadas del gobernante Partido Comunista en los derechos de los trabajadores, ha ampliado la fiesta, que antes era un solo día libre, a cinco días en los últimos años. Pero los empresarios han tomado represalias insistiendo en que los empleados trabajen más días los fines de semana antes y después de las vacaciones, reduciéndolas a un solo día.

Visitantes posan en la playa de Beidaihe, Qinhuangdao, en la provincia septentrional china de Hebei

Familias disfrutan de su limitado tiempo libre en una playa de la provincia de Hebei.

China bate regularmente récords de personas que viajan al mismo tiempo, gracias a sus tradiciones festivas. El año pasado se registraron 274 millones de personas que tomaron trenes, aviones y automóviles durante las fiestas de Mayo.

“Es muy injusto que los trabajadores chinos tengamos que soportar estos lugares turísticos abarrotados cuando ya estamos agotados de trabajar seis días seguidos”, manifestó un ciudadano de nombre Liu.

En los últimos años, el partido se ha vuelto más sensible a las críticas sobre su historial de derechos laborales y, en particular, a que el auge económico del país se deba simplemente a que ha vendido una mano de obra sobrecargada de trabajo a las empresas manufactureras occidentales.

Sin embargo, las empresas esclavistas encuentran formas habituales de eludir las normas. De hecho, una de las muchas quejas de los padres sobre la práctica de los “ajustes por días libres”, como se conoce eufemísticamente, es que interfiere con su rutina de obligar a sus hijos a pasar los fines de semana en clases extraescolares de inglés, música o cocina.

El tema ha sido ampliamente debatido en Internet, al considerarse apolítico y eludir así la censura. De hecho, el Gobierno es partidario de que los trabajadores disfruten de todas sus vacaciones, ya que considera que gastar en turismo y reuniones familiares es una buena forma de impulsar el consumo en una economía en dificultades.

China Newsweek, una gran revista de actualidad, realizó un sondeo de opinión con un resultado nada sorprendente: puestos a elegir el modelo de vacaciones, la inmensa mayoría de los encuestados optó por “vacaciones más largas, sin ajustes de fin de semana”.

La práctica de ofrecer al personal vacaciones pagadas fuera de los días festivos se está imponiendo en algunas empresas, pero no en todas.

A muchas personas se les permite ampliar las vacaciones anuales más importantes, el Año Nuevo chino, de una semana oficial a dos, creando un respiro cuyo impacto económico es tal que las estadísticas de crecimiento chino de los dos primeros meses del año se toman juntas para evitar distorsiones.

Comentaristas serios han aprovechado el debate para señalar que el mercado laboral chino sólo estará “maduro” cuando las empresas permitan la elección personal de las vacaciones, lo que además tendría la ventaja de repartir el consumo asociado a lo largo del año.

Los propios empleados se desahogaron en Internet contra sus empresas. Un comentario popular rezaba así: “Para el genio que inventó los ‘días libres ajustables’, le sugiero que pruebe a no comer durante los próximos tres días, hoy, mañana y pasado. Luego, el cuarto día, que haga nueve comidas. Así ahorrará tiempo y seguirá comiendo mucho”.

Una serie de informes sobre trabajadores que morían en las fábricas por exceso de trabajo llevaron a endurecer las normas y, en teoría, todos los empleados deben tener al menos un día libre a la semana. El Presidente Xi ha ido más lejos, introduciendo normas que controlan el número de actividades extraescolares, como la enseñanza de idiomas, que los padres pueden imponer a sus hijos.

Copyright © 2024 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa


* 70 *