Press "Enter" to skip to content

La FAA renueva la flota aérea con F-16

Por Juan Antonio Grifol

Buenos Aires, 27 Marzo 2024
El ministro de Defensa, Luis Petri, firmó una carta de intención con su homólogo danés, Troels Lund Poulsen, para formalizar la compra por parte de la Fuerza Aérea Argentina de los F-16 Falcons pertenecientes a la Real Fuerza Aérea Danesa (RDAF).

El acuerdo permitirá a Buenos Aires recibir, gracias al apoyo económico de Estados Unidos, un total de 24 aviones F-16 con armamento relacionado.

Se espera que los primeros cazas F-16 lleguen a la Argentina a partir de diciembre de 2024, intervalo de tiempo pertinente para que se reconstruyan las pistas de aterrizaje necesarias.

El factor decisivo de la operación habría sido el deseo del nuevo presidente Javier Milei de recuperar en el menor tiempo posible la capacidad operativa de la FAA, muy limitada desde hace mucho tiempo.

La decisión de optar por el F-16 también aleja la confrontación entre el país sudamericano y China, que habría estado dispuesta a suministrar cazas JF-17 de nueva producción a un precio “particularmente competitivo”.

En 2022 una delegación argentina visitó la planta de China Aircraft Company (CAC) y en las negociaciones con Beijing no se descartó el montaje de los JF-17 directamente en Argentina.

El pasado 13 de octubre de 2023, el Departamento de Estado en Washington entregó al embajador argentino en Estados Unidos una carta de aprobación respecto del traslado de los cazabombarderos Locheed Martin F-16A/B MLU que están en servicio en la Flyvevåbnet o Real Fuerza Aérea Danesa.

La carta destacó que la transferencia de estas aeronaves reafirma los estrechos vínculos de defensa y el firme apoyo de Estados Unidos a los esfuerzos de modernización de la Fuerza Aérea Argentina.

Con la autorización de Estados Unidos llega a su fin (quizás) una historia que se arrastra desde hace más de una década, la de la renovación de la línea de cazas de la Fuerza Aérea Argentina que, desde la radiación del último Mirage III/Daggers, ya no tiene en servicio un caza supersónico, teniendo que “amortiguar” con modernizados A-4M y entrenadores Pampa, ambos tipos de aviones incapaces de realizar intercepciones a alta velocidad y gran altitud.

En los últimos años se han vinculado a Argentina diversas soluciones, primero rusa, luego china, también francesa y finalmente indú, que por otra parte nunca se materializaron debido también al interés de Washington en mantener al país sudamericano, siempre lidiando con enormes problemas económicos, en su esfera de influencia, contrarrestando el expansionismo chino, muy activo en ese continente.

Durante años el proceso de modernización de la Fuerza Aérea Argentina estuvo bloqueado por el embargo británico, impuesto en la época de la Guerra de las Malvinas y nunca revocado, a la venta y transferencia de sistemas de armas completos o incluso solo de componentes de fabricación británica; Esto ha complicado las posibilidades de renovación de la Argentina, considerando que la industria aeronáutica británica está ampliamente presente con sus componentes en buena parte de los cazas occidentales y los construidos por otros países.

En el caso de los F-16, el Departamento de Estado habría asegurado a la Argentina que no hay componentes británicos a bordo de estos aviones que, debido al embargo actual, puedan comprometer su funcionamiento durante el posible servicio bajo la insignia Fuerza Aérea Argentina.

El material trasladado, a pesar de haber sido modernizado en su momento, ciertamente no representa el estado del arte en el sector de los aviones de combate, pero para la Fuerza Aérea Argentina representa un enorme paso adelante, una especie de renacimiento tecnológico y operativo.

Flyvevåbnet ha iniciado la sustitución de la línea Fighting Falcon por el F-35A Lightning II también de Lockheed Martin, cuyos primeros cuatro ejemplares de los veintisiete pedidos hasta ahora fueron transferidos a Dinamarca el pasado mes de septiembre. Es muy probable que se revisen los programas para permitir la compra de más ejemplares (en este punto hay acuerdo entre el Gobierno, la mayoría y la oposición en el Parlamento), dado que las condiciones han cambiado significativamente debido a la guerra en curso entre Rusia y Ucrania y las necesidades operativas requieren un mayor número de combatientes disponibles.

En la actualidad, Dinamarca cuenta con 34 F-16AM y 10 F-16BM, de los cuales una treintena están operativos; de estos 24 serían los sujetos a traslado a la Argentina. Para facilitar la negociación, Estados Unidos cubrirá parte del costo de compra encuadrandola con una Venta Militar Extranjera (FMS) por valor de 40 millones de dólares y el resto lo pagaría Argentina (originalmente el Departamento de Estado había aprobado una posible venta militar al exterior por un monto máximo) de 38 antiguos F-16 daneses con un coste de 338 millones de dólares).

El paquete autorizaría la transferencia a la Fuerza Aérea Argentina de los misiles aire-aire AIM-9 Sidewinder con búsqueda de calor y del AIM-120 AMRAAM guiado por radar activo para enfrentamientos de mediano alcance, además del apoyo técnico y logístico de Estados Unidos. .

Copyright © 2024 ElCanillita.info / Juan Antonio Grifol / SalaStampa.eu, servicio mundial de prensa

* 49 *