Press "Enter" to skip to content

Desvergüenza

J’accuse …! folleto del Dreyfusard Émile Zola.

por Enrique Guillermo Avogadro

“No os fiéis de las palabras, que sirven para deslumbrar y tergiversar las cosas; no os fiéis de vosotros, que podéis equivocaros; hechos, sólo hechos, que lo demás son nubes”.
Santiago Rusiñol

Buenos Aires, 17/02/2024
La semana política local, sin olvidar la exitosa gira internacional que llevó a Israel e Italia al Presidente, tuvo un hecho refulgente: el documento de 33 páginas con el cual reapareció Cristina Fernández; en él no sólo fustigó a Javier Milei y sus ministros sino que extendió sus críticas al títere que escogió, con un tuit, como titular del gobierno que ella secundó como Vicepresidente. Si algo confirmó la condenada jefa de la asociación ilícita que saqueó al país hasta dejarlo de rodillas, con una pobreza que supera el 50%, es que estamos ante una peligrosa psicópata, que pretende consumar una nueva estafa a la sociedad a escasos días de unas urnas que llevaron al peronismo a la peor derrota electoral de su historia.  

Todos la conocemos, ya que la padecimos durante 20 años en distintas funciones institucionales, pero el cinismo, la descarada mentira y la tergiversación de la historia que caracterizan este nuevo escrito hizo que la sociedad recuperara su capacidad de asombro. Es razonable que así sea, toda vez que las recomendaciones que contiene para la demolida educación pública, para el irracional sistema impositivo, para el tratamiento de la gigantesca deuda externa que ella generó, para el fomento a empresas grandes y medianas, para el obsoleto y perverso mundo del trabajo y para la inexistente seguridad, contradicen flagrantemente todo cuanto hizo desde el poder, aunque lo ejerciera tras bambalinas; el tono general del documento demuestra que la experiencia nada le enseñó y que es una desfachatada.

Es más, alguno de sus párrafos son amenazadoramente destituyentes, tal como la mención de los gobiernos de otro signo que, a por acción de distintos “clubs del helicóptero” siempre peronistas, vieron interrumpidos sus períodos presidenciales a lo largo de la historia reciente. Algún fiscal debería recoger ese desafiante guante con el cual volvió a azotar la cara de nuestra tan frágil democracia, y llevarla ante la Justicia.

Pero lo más grave es la impunidad -ese inexplicable manto con que la cubre aún Javier Milei- con la que se sigue moviendo en el escenario político, sin pedir perdón por su infinita corrupción ni sugerir la posibilidad de restituir al Estado al menos una pequeña parte de lo mucho que tanto ella como sus testaferros y cómplices robaron. Peor aún, a corto plazo, por la sentencia que condenó al país a pagar US$ 16.100 millones por la “estatización” de YPF, esta señora y su familia volverán a enriquecerse al embolsar el 30% de esa monstruosa suma.

En medio del feroz ajuste del gasto público que está ejecutando el Gobierno, cuya mayor víctima es la clase media afectada por la pinza que constituyen la dramática reducción del poder de compra de salarios y jubilaciones y, simultáneamente, el fortísimo aumento de precios de alimentos y servicios de todos los órdenes, cada día clama más al cielo la falta de referencias tanto del Presidente cuanto de su Ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, a la monumental corrupción que nos ha traído hasta aquí. No bastan las públicas condenas al injustificado dispendio de recursos que realizan las provincias en actos puramente demagógicos y populistas, en gran parte con oscurísimos manejos, sino que la sociedad exige –y lo gritará cada vez más a medida que el sufrimiento social se acentúe- que se actúe seriamente contra los claros responsables de esta trágica realidad.

No es mediante la propuesta de crear una inútil y redundante nueva Fiscalía, como dice Cúneo Libarona que se procederá, sino devolviendo a la Unidad de Investigación Financiera y a la Oficina Anticorrupción la facultad de actuar como querellantes en las causas penales contra los mayores jerarcas de la pirámide kirchnerista y sus contrapartes, las decenas de empresarios que confesaron sus delitos y las coimas que pagaron a funcionarios en la investigación de los “Cuadernos” de Oscar Centeno.

En otro orden de cosas, también apelo encarecidamente al Gobierno para que, sin un minuto más de demora porque las penosas circunstancias personales de los afectados así lo amerita, ese mismo Ministerio de Justicia que aparenta ser tan complaciente con los corruptos, se presente en todas las causas mal llamadas de “lesa humanidad” y requiera a los jueces, convertidos en verdaderos asesinos togados, cumplir su expresa obligación constitucional de considerar a todos los ciudadanos iguales ante la ley. La Ley 24.390 establece, claramente, que la prisión preventiva sólo puede disponerse por un máximo de dos años, prorrogable por uno más por razones fundadas; éstas son el peligro de fuga y la posibilidad de alterar las pruebas del proceso, y faculta a los jueces a otorgar la detención domiciliaria a los mayores de 70 años, como sin duda harán con Cristina Fernández.

Sin embargo, la enorme mayoría de los presos políticos (militares, policías, sacerdotes y civiles) que se pudren en las cárceles de todo el país no tiene aún sentencia firme y, sin embargo, padece prisiones preventivas que, en todos los casos, superan por mucho ese límite temporal y, puntualmente, llegan a los dieciséis años. Como nadie puede suponer que estos adultos mayores, que mueren como moscas detenidos en penales sin posibilidad alguna de atender a las patologías naturales de la vejez, puedan evadir la acción de la Justicia fugándose, o poner en riesgo las pruebas relacionadas con hechos sucedidos hace 50 años, sin duda estamos ante a una venganza de quienes fueron derrotados militarmente entonces, hoy encaramados en lugares expectables de la administración pública, la magistratura, la prensa y los organismos de derechos humanos “tuertos”.

© Copyright 2024 Enrique Guillermo Avogadro
© 2024 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

J’accuse …!
El Asunto Dreyfus es un asunto de Estado que se convirtió en un importante conflicto social y político de la Tercera República, ocurrido en Francia a finales del siglo XIX en torno a la acusación de traición hecha al Capitán Alfred Dreyfus, un Judío de origen alsaciano, que finalmente fue exonerado. Sacudió a la sociedad francesa durante doce años, de 1894 a 1906, dividiéndola profunda y duraderamente en dos bandos opuestos: los “dreyfusistas”, partidarios de la inocencia de Dreyfus, y los “anti-dreyfusistas”, partidarios de su culpabilidad.

La condena a finales de 1894 del capitán Dreyfus -por supuestamente haber entregado documentos secretos franceses al Imperio alemán- fue un error judicial o incluso una conspiración judicial en un contexto de espionaje y social, particularmente propicio a la lucha contra Semitismo y odio hacia Alemania (revanchismo) tras su anexión de Alsacia-Lorena (Alsacia-Mosela) en 1871.

El asunto tuvo inicialmente una resonancia limitada, antes de que en 1898 se absolviera al verdadero culpable y se publicara un folleto del dreyfusard Émile Zola. , “¡Yo acuso…!” » provocando una sucesión de crisis políticas y sociales. En su punto culminante, en 1899, el asunto reveló las divisiones en Francia durante la Tercera República, donde la oposición entre los bandos dreyfusardistas y antidreyfusardistas dio lugar a controversias nacionalistas y antisemitas muy violentas, difundidas por una prensa influyente. Terminó en 1906, con una sentencia del Tribunal de Casación que exoneró y rehabilitó definitivamente a Dreyfus.
Reacciones
Se produjeron manifestaciones antifrancesas en veinte capitales extranjeras; la prensa estaba escandalizada. Las reacciones de dos tipos. Los anglosajones, legalistas, se centraron en el asunto del espionaje y cuestionaron con bastante violencia la sentencia de culpabilidad, sin argumentos positivos para su edificación. Como tal, el informe enviado el 16 de septiembre de 1899 por el Presidente del Tribunal Supremo de Inglaterra, Lord Russell de Killowen, a la reina Victoria, fue significativo de las repercusiones mundiales del asunto. El magistrado británico, que viajó como observador a Rennes, criticó los defectos del consejo de guerra:

“Los jueces militares “no conocían la ley” […]. Carecían de la experiencia y la aptitud para ver la evidencia detrás del testimonio. […] Actuaron en base a lo que consideraban el honor del ejército. […] le dieron demasiada importancia a los endebles alegatos que fueron los únicos presentados contra los acusados. […] Parece seguro que si el proceso de revisión se hubiera llevado a cabo ante el Tribunal de Casación, Dreyfus sería ahora un hombre libre. »

Este caso es a menudo considerado el símbolo moderno y universal de la iniquidad en nombre de la razón de Estado, y sigue siendo uno de los ejemplos más llamativos de un error judicial difícil de reparar, en el que la prensa y la opinión pública desempeñan un papel importante, un desajuste al Derecho Constitucional de la República, semejante al actual de Argentina.

Copyright © 2024 ElCanillita.info – SalaStampa.Eu, Edited by Guzzo Photos & Graphic Publications.

* 95 *