Press "Enter" to skip to content

Aumentan los temores de invasión de Esequibo tras el referéndum de Caracas

Una de las avenidas principales de Bartica

Si Maduro cumple su reciente amenaza de llevar a término el resultado de un referéndum divisivo, Bartica y la extensión de tierra que constituye el 60 por ciento de Guyana podrían ser anexadas al país bolivariano y los Barticenses se convertirían en ciudadanos venezolanos.

La larga disputa fronteriza entre Guyana y Venezuela se convirtió en una crisis internacional cuando este último celebró un referéndum el 3 de diciembre. Los votantes aprobaron cinco preguntas –incluyendo si creen que “Guyana Esequiba” debería convertirse en un estado venezolano– con al menos el 95 por ciento de apoyo. aunque la afirmación del gobierno de que votaron más de 10 millones de personas es ampliamente cuestionada.

En la región de Esequibo, rica en minerales, y en toda Guyana, la amenaza de anexión por parte de Venezuela, donde una economía en crisis y una mayor represión política bajo el presidente socialista revolucionario Nicolás Maduro han llevado a 7 millones de personas a irse desde 2015, está provocando miedo y sentimiento nacionalista.

En carteles y calcomanías en criollo guyanés se lee “Esequibo es nuestro”, o “Esequibo nos pertenece”, mientras las banderas del país bordean las calles de esta pequeña nación sudamericana.

La región de Esequibo de Guyana es rica en oro, diamantes y bauxita, mientras que inmensos depósitos de petróleo se encuentran bajo el fondo del océano frente a su costa.

Los lugareños que navegan en barcos abarrotados río arriba y río abajo, intercambian rumores sobre si Caracas invadirá y qué respuesta podría hacer Estados Unidos, el principal socio de seguridad de Guyana. Las Fuerzas de Defensa de Guyana, cuentan sólo 4.070 efectivos activos y palidecen en comparación con las 351.000 militares de las fuerzas armadas de Venezuela.

“Somos un país pequeño”, dijo Wousini Khan, quien a menudo viaja a una casa familiar río arriba desde Bartica para escapar de la capital, Georgetown. “Si Maduro decide que quiere el Esequibo, ¿qué podemos hacer?”

Esequibo es el hogar de alrededor de 125.000 personas, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guyana, alrededor del 15 por ciento de la población del país de 800.000. Muchos viven en pequeños asentamientos de unas pocas casas de madera sobre pilotes que bordean el paseo marítimo, con densos bosques que se extienden más allá. El inglés, el criollo y las lenguas indígenas se hablan ampliamente, y el español rara vez se escucha fuera de las comunidades de refugiados venezolanos.

Las selvas, colinas y manglares de la región son ricos en oro, diamantes y bauxita, mientras que bajo el fondo del océano frente a su costa se encuentran inmensos depósitos de petróleo, descubiertos por el grupo petrolero estadounidense ExxonMobil en 2015.

La producción comenzó en 2019 y los flujos de crudo del bloque Stabroek, que contiene al menos 11.000 millones de barriles de petróleo equivalente, están reestructurando Guyana. Hace unos años era uno de los países más pobres de América. Ahora el FMI estima que el producto interno bruto creció un 63 por ciento el año pasado y se proyecta que crezca otro 38 por ciento hasta fin del 2023.

La riqueza petrolera fue un factor impulsor del referéndum de Maduro, porque la capacidad de Venezuela para aprovechar sus propias reservas probadas -las más grandes del mundo- se ha visto cada vez más sofocada por la corrupción, la mala gestión y las sanciones encabezadas por Estados Unidos. Días después de la votación, Maduro ordenó a las empresas estatales que otorgaran licencias para exploración y producción en Esequibo, lo que llevó al presidente de Guyana, Irfaan Ali, a llamar a Venezuela “una nación fuera de la ley”.

Se espera que ambos líderes se reúnan éste jueves en San Vicente y las Granadinas, en un diálogo mediado por los bloques regionales de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Comunidad del Caribe. La oficina de Ali dijo que asistiría para promover la paz, pero “la frontera terrestre de Guyana no está sujeta a discusión”.

La disputa surge de un arbitraje internacional en 1899, que definió los límites de lo que entonces era la Guayana Británica. En 1962, cuatro años antes de que Guyana lograra su independencia de Gran Bretaña, Venezuela dijo que no consideraba el asunto resuelto. Caracas sostiene que el río Esequibo es su límite natural, como lo fue bajo el dominio español.

En abril, la Corte Internacional de Justicia dictaminó que tenía competencia para resolver el caso, aunque faltan años para una decisión final. El plebiscito de Maduro incluyó una pregunta sobre el desconocimiento de la autoridad de la CIJ en el tema.

“Venezuela está reclamando un lugar que nunca ha gobernado”, dijo Carl Greenidge, principal abogado de Guyana ante la CIJ y ex ministro de Relaciones Exteriores, y agregó que Venezuela “se ve a sí misma como la heredera de la monarquía española”.

“Venezuela está alterando la jurisdicción del tribunal y por esa razón no podemos depender únicamente del tribunal”, añadió Greenidge.

La amenaza de Venezuela de anexar parte de Guyana
Mientras crecían los temores de una primera guerra interestatal en América del Sur desde el conflicto de las Malvinas en 1982, Estados Unidos anunció el jueves pasado vuelos militares conjuntos con el GDF -Fuerza de Defensa de Guyana- sobre territorio guyanés.

El ruido de sables regional de Maduro es un intento de conseguir apoyo antes de las elecciones de la segunda mitad de 2024. Aún no ha anunciado su candidatura, pero se espera que se postule a pesar de los bajos índices de aprobación en medio de la crisis humanitaria y económica del país. La inflación, controlada durante un breve período por una distensión de los controles cambiarios, alcanzó el 182 por ciento en el año hasta finales de noviembre, según el banco central.

En un esfuerzo por lograr una votación “libre y justa” el próximo año, Estados Unidos ablanó en octubre las sanciones a los sectores de petróleo, gas y oro de Venezuela y a los mercados financieros secundarios durante seis meses. Los funcionarios en Washington han dicho que las sanciones se restablecerán si los presos políticos no son liberados y no se levantan las prohibiciones impuestas a los candidatos de la oposición.

La retórica de Maduro está perjudicando el comercio en el Esequibo. En un hotel resort a un corto trayecto en lancha rápida río arriba desde Bartica, las reservas son la mitad que el año pasado. Su propietario, Chunilall Baboolall, atribuye el descenso a la crisis fronteriza.

“Estamos preocupados y cada día es un nuevo desafío”, dijo Baboolall. “Esta es la situación más grave que ha sido la situación del Esequibo en mi vida”.

Ingrid Martínez, quien huyó de la crisis económica de Venezuela hace nueve años y trabaja en el hotel, dijo que Maduro estaba empeorando la vida de aproximadamente 29.000 refugiados que ahora enfrentan discriminación y sospecha en Guyana.

“Él no entiende que está lastimando a su propia gente en el extranjero”, dijo, mientras servía platos de labba al curry, un roedor similar al capibara (carpincho) popular entre los lugareños.

“Es obvio que el Esequibo pertenece a Guyana, así ha sido durante siglos y ningún presidente venezolano ha podido tomarlo y mucho menos un hombre que ha causado tanta miseria a su pueblo”, afirmó.

Sin embargo, los funcionarios guyaneses no restan importancia a la posibilidad de una incursión venezolana.

“Somos un país pequeño en la cúspide de grandes recompensas financieras, pero si Venezuela intenta anexarnos, nos haría retroceder 100 años o más”, dijo Kenneth Williams, gobernador de la provincia de Cuyuni-Mazaruni, que incluye a Bartica.

“Es así de terrible. Es una amenaza que representa la destrucción total de Guyana”.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

Get a free giffgaff Sim


* 59 *