Press "Enter" to skip to content

Los venezolanos votan para apropiarse de una porción de Guyana, rica en petróleo

ElCanillita.info, 3/12/2023
El presidente Maduro ha sido acusado por rivales de utilizar la disputa para avivar el fervor patriótico antes de las elecciones previstas para el próximo año.
Es la única nación de habla inglesa de América del Sur y hogar de la economía de más rápido crecimiento del mundo. Pero ahora, justo cuando enormes descubrimientos de petróleo están destinados a transformar a Guyana, una amenaza a su existencia surge de su atribulado vecino.

El domingo, Venezuela celebrará un referéndum nacional en el que pedirá a la población que declare su apoyo a una afirmación, que se remonta a más de un siglo atrás, de que dos tercios de la masa continental de la Guyana moderna deberían ser absorbidos por Venezuela.

El referéndum de cinco preguntas del presidente Nicolás Maduro, que se espera sea aprobado por abrumadora mayoría, incluirá una declaración de que se debe formar un nuevo Estado venezolano en la disputada región del Esequibo, una zona remota de bosques y ríos más grande que Inglaterra, y que sus habitantes deben recibir cédulas de identidad venezolanas. También pedirá a los votantes que respalden la promesa de que Venezuela debe oponerse “por todos los medios” al actual gobierno de Guyana sobre el territorio.

La medida está haciendo sonar las alarmas en Guyana, una antigua colonia británica con una población de sólo 800.000 habitantes, y en toda América del Sur.

Los sucesivos gobiernos de Guyana siempre han argumentado que la frontera actual, que Venezuela estableció en 1899, debería permanecer vigente. El mes pasado, Guyana pidió a la Corte Internacional de Justicia de La Haya que declarara ilegal el referéndum venezolano. El viernes, el tribunal se negó a hacerlo, pero pidió a Venezuela que “se abstenga de tomar cualquier medida que pueda modificar la situación que actualmente prevalece en el territorio en disputa”.

Eso plantea el espectro de lo que el régimen autoritario de Maduro, que durante la última década ha supervisado uno de los colapsos económicos más pronunciados registrados, planea hacer inmediatamente después del referéndum.

“El gobierno está llevando al país a un callejón sin salida, que inexorablemente conducirá a un conflicto militar entre Venezuela y Guyana”, dijo Rocío San Miguel, analista militar venezolana. La única manera de “salvar el orgullo”, advirtió, “es ir a la guerra, que parece ser lo que quiere el gobierno”.

La votación anticipada en el referéndum, en el que Venezuela hará valer su derecho a dos tercios de Guyana, comenzó esta semana.

Ha habido sugerencias de que el asediado gobierno de Maduro, que está negociando con su oposición sobre cómo se podrían celebrar las elecciones en 2024 -un proceso que ha estado acompañado por el levantamiento de algunas sanciones estadounidenses- está buscando aumentar su apoyo reavivando una antigua soberanía. La táctica ha sido comparada con la de la impopular junta argentina justo antes de la invasión de las Malvinas en 1982.

El régimen de Maduro niega tener ambiciones belicosas, aunque sus declaraciones públicas han hecho poco para calmar los temores. La disputa fronteriza “no es una guerra, por ahora”, dijo la semana pasada el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino Lópes.

El 24 de noviembre, el presidente Irfaan Ali de Guyana visitó la comunidad indígena de Kaikan, cerca de la frontera con Venezuela. Muchos residentes del lado guyanés de la frontera han expresado temores de que el ejército venezolano, que tiene mucho más personal y equipo que las fuerzas de defensa nacional de Guyana, pueda invadir. Algunos lugareños portaban carteles que decían “El Esequibo es nuestro”.

“No hay necesidad de tener miedo”, dijo Ali a los aldeanos por megáfono. “Todos estamos trabajando por el objetivo de resolver esta controversia de manera pacífica; pero no damos nada por sentado”. También prometió que Guyana estaba fortaleciendo su cooperación en materia de defensa con Estados Unidos.

La disputa fronteriza tiene sus raíces a principios del siglo XIX, cuando la recién independizada Venezuela protestó porque su colonia vecina, la Guyana Británica, estaba invadiendo su territorio al volver a trazar mapas con una frontera considerablemente más al oeste que la que existía cuando Venezuela estaba bajo el dominio español. Ese argumento condujo a una ruptura temporal de las relaciones diplomáticas entre Venezuela y Gran Bretaña en 1887.

En 1899, un comité de arbitraje internacional formado por cinco jueces (dos de Gran Bretaña, dos de Estados Unidos y un ruso, que se suponía neutral) acordó una nueva frontera, cercana a la reclamada por los británicos. La parte venezolana inicialmente aceptó la decisión, pero luego la calificó de injusta y sugirió que los británicos habían sobornado al juez ruso.

La disputa ha continuado desde entonces. Otro intento de resolverlo se hizo en 1966, el año de la independencia de Guyana, cuando el Reino Unido, Venezuela y el gobierno entrante de Guyana acordaron tratar de encontrar una solución pacífica con la asistencia de las Naciones Unidas. En 2004, el problema parecía haberse resuelto informalmente, después de que el líder socialista de Venezuela, Hugo Chávez, indicara que el asunto ya no era un problema para Venezuela durante una visita a la capital de Guyana, Georgetown. Se creía que había decidido que era importante buscar el favor de las naciones insulares del Caribe, que durante mucho tiempo habían apoyado a Guyana.

Guyana está escasamente poblada y llena de bosques tropicales en gran parte intactos, junto con una reserva potencialmente vasta de petróleo frente a su costaGuyana está escasamente poblada y llena de bosques tropicales en gran parte intactos, junto con una reserva potencialmente vasta de petróleo frente a su costa

Una serie de grandes descubrimientos de petróleo en lo que se conoce como el Bloque Stabroek frente a la costa de Guyana, a partir de 2013, reavivaron el problema. La exploración, encabezada por el gigante energético estadounidense ExxonMobil, ha detectado al menos diez mil millones de barriles de petróleo comercialmente recuperable bajo el lecho marino. El hallazgo, el más grande del mundo en la última década, significa que Guyana posee la mayor cantidad de petróleo per cápita del mundo, superior a Bahrein, Kuwait o los Emiratos Árabes Unidos.

El primer petróleo comenzó a extraerse en 2019, y desde entonces la economía de Guyana ha experimentado un auge: creciendo a más del 40 por ciento anual, durante tres años consecutivos. Venezuela, cuya propia industria petrolera está al borde del colapso debido a décadas de mala gestión y corrupción, afirma que gran parte de ese petróleo se está recuperando en una zona marítima sobre la que tiene derechos.

Ha habido una oleada de actividad diplomática en los últimos días, y los gobiernos regionales instaron a Caracas a no intensificar la crisis. Brasil dijo la semana pasada que había “intensificado las acciones defensivas” a lo largo de sus fronteras norte con los dos países mientras monitorea la situación.

Phil Gunson, analista senior con sede en Venezuela de Crisis Group, un grupo de expertos que tiene como objetivo prevenir conflictos, dijo que creía que actualmente había pocas posibilidades de que el gobierno de Maduro fuera “lo suficientemente tonto” como para enviar tropas a Guyana, un país soberano. Estado que probablemente podría contar con el apoyo de todas las grandes potencias de la región en caso de una invasión.

Pero dijo que el gobierno de Maduro estaba jugando con fuego. “A veces, cuando empiezas a hacer ruido y avivar el sentimiento nacionalista, que luego se hace eco a través de las fronteras, hay consecuencias no deseadas”, advirtió.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

Get a free giffgaff Sim

* 67 *