Press "Enter" to skip to content

Argentina no será dolarizada

El enfoque del Presidente Milei se ajusta a la situación económica del país, mientras los mercados financieros locales muestran signos de tensión de cara a su investidura en diciembre.

El hombre nombrado por el presidente electo Javier Milei para dirigir el banco central argentino ha rechazado el trabajo por diferencias políticas, en medio de señales de que el próximo líder inconformista de la nación, está dando marcha atrás en su política emblemática de dolarizar la economía del país, que se halla en agonía.

Emilio Ocampo, profesor de historia económica y ex banquero de inversión, era el principal defensor del equipo de Milei de la dolarización del peso argentino en favor del dólar estadounidense. Autor de un reciente documento en el que aboga por la dolarización, había estado trabajando en un proyecto para poner en práctica el plan después de que el nuevo gobierno tome posesión el 10 de diciembre.

Milei, había dicho durante la campaña electoral que Ocampo dirigiría el Banco Central con la misión de cerrarlo, añadiendo ya en septiembre que la dolarización de la economía y el cierre del Banco eran “innegociables”.

Sin embargo, una fuente cercana a Ocampo confirmó el jueves por la noche de que ya no aceptaría el cargo.

“La única razón por la que Ocampo estaba en el Banco Central era para dolarizar”, dijo la fuente. “Él nunca iba a ir al banco central para implementar el plan de otra persona, con el que no está de acuerdo”. Ocampo y el equipo de Milei declinaron hacer comentarios.

El desguace del peso, del que Milei dijo en una entrevista en octubre que valía “menos que un excremento”, y la “voladura” del Banco Central eran los puntos centrales del audaz plan que presentó durante su campaña como una forma de revitalizar la economía argentina, reducir drásticamente la inflación anual de tres dígitos y sanear las finanzas públicas.

El economista televisivo ha prometido “usar una motosierra con el Estado” para equilibrar el presupuesto y también ha prometido privatizaciones generalizadas.

Pero Milei declaró en una entrevista el miércoles por la noche que, aunque le gustaba el plan de Ocampo, “tenemos que ver si la situación del mercado permite una solución como la que propone Emilio, y si está dispuesto a aplicar un plan que no es el que había previsto originalmente”.

La oficina de Milei dijo el viernes en la red social X que el cierre del Banco Central era un “asunto innegociable” a pesar de los “falsos rumores que se han difundido”, sin mencionar la dolarización.

Milei aún no ha confirmado un candidato alternativo para dirigir el Banco Central, pero los medios de comunicación locales han informado de que se baraja la posibilidad de nombrar a Demian Reidel, que fue vicepresidente de la institución durante la presidencia de Mauricio Macri.

El puesto clave de ministro de Economía es otro que aún no está cubierto. Al hablar de posibles nombramientos para el puesto en su entrevista del miércoles, Milei elogió a Luis Caputo, un ex jefe de trading para América Latina en JPMorgan en la década de 1990 que más tarde trabajó en el Deutsche Bank.

Caputo fue ministro de Finanzas de 2017 a 2018 bajo la administración de centroderecha de Macri, quien solía describirlo como un “Messi de las finanzas”, en referencia al futbolista estrella de Argentina.

Mientras estuvo en el ministerio, Caputo supervisó la emisión de un bono soberano a 100 años en el pico del entusiasmo de los inversores por Argentina, un instrumento desechado por el actual gobierno peronista después de que incumpliera.

Dirigió el banco central durante unos meses en 2018 antes de dimitir en medio de diferencias con el FMI sobre las condiciones que estableció para un rescate récord de 57.000 millones de dólares para Argentina durante ese año.

Caputo es “una persona capaz de hacer el trabajo, sin ninguna duda”, dijo Milei. “Tiene la experiencia necesaria para resolver el problema monetario y darle una solución de mercado financiero”.

Milei no llegó a nombrar a Caputo para el cargo y, según la prensa local, el ex ministro aún no ha tomado una decisión definitiva sobre si aceptar el puesto.

Los mercados financieros locales muestran cada vez más signos de tensión, mientras Milei trabaja para ultimar las principales carteras económicas antes de su toma de posesión el 10 de diciembre.

El banco central tiene dificultades para encontrar compradores para la deuda a corto plazo denominada en pesos que emite, para sacar la moneda local del sistema, lo que indica que sus esfuerzos por contener la inflación flaquean ante la incertidumbre del mercado.

El dólar cotizaba el jueves a unos 1.020 pesos en el mercado negro, casi el triple del tipo fijado oficialmente de 364 por dólar.

El mayor reto de Milei es desmantelar una elaborada red de controles de precios y de divisas tejida por la administración peronista saliente sin desencadenar una hiperinflación y un colapso económico.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

* 49 *