Press "Enter" to skip to content

El traje rosa de Jackie

ElCanillita.info, 22/11/2023
Al conmemorarse hoy el 60 aniversario del asesinato del presidente John F. Kennedy, se exhiben por primera vez objetos y objetos personales relacionados con la tragedia en exposiciones museísticas en Dallas, donde tuvo lugar el horrible crimen, y en la capital de Estados Unidos, Washington DC.

Sin embargo, algunas de las piezas más emblemáticas de aquel terrible día permanecerán ocultas a la vista del público, como el traje de tweed bouclé rosa frambuesa de la Primera Dama Jacqueline Kennedy, que se empapó de sangre cuando se sentó junto a su marido en la limusina presidencial en el momento en que se produjeron los disparos mortales.

El conjunto de la Sra. Kennedy se conserva bajo condiciones climáticas controladas y almacenado en contenedores especiales en los Archivos Nacionales de Washington. Está prohibida su exhibición pública, investigación o cualquier otro uso. Estos términos también se aplican a sus medias manchadas de sangre, así como a los zapatos y el bolso que llevaba ese día, ambos de color azul marino, a juego con el ribete de seda del traje, su blusa interior y la limusina presidencial.

Según un comunicado oficial de los Archivos Nacionales de Washington, las restricciones se deben a un documento relacionado con la donación de los efectos personales de la Primera Dama por parte de su hija, Caroline Kennedy. La escritura restringe el acceso a los objetos para no deshonrar su memoria y para no causar “pena o sufrimiento a los miembros de su familia”.

Dado que el traje está protegido de la vista del público, los detalles relacionados con él, incluida su marca, han sido objeto de error y también siguen siendo un misterio. En su bestseller del año 2000, Jacqueline Bouvier Kennedy Onassis: A Life, Donald Spoto, biógrafo y teólogo, identificó erróneamente a Elsa Schiaparelli como diseñadora del traje probablemente porque el rosa chillón, tono característico de la modista, era similar al intenso color del traje. Sin embargo, la mayoría de los biógrafos de la ex Primera Dama se han ceñido al apéndice de la escritura, que lo describe como un “Traje Chanel Rosa”.

En la recién publicada edición actualizada de su biografía de Gabrielle Chanel, Coco Chanel: The Legend And the Life, Justine Picardie dedicó un capítulo a explicar cómo el traje fue confeccionado por Chanel casi en su totalidad, pero no en su totalidad. “El traje se cortó en París, se confeccionó con botones de Chanel… [se adornó con] cinta de grosgrain de Chanel, [se confeccionó con] tweed de Chanel, pero hubo que coserlo para la Sra. Kennedy en Estados Unidos”, escribe Picardie.

Trabajando en la Biblioteca y Museo Presidencial John F. Kennedy, así como con el archivo parisino de Chanel, donde la investigación en curso evalúa y actualiza la erudición relacionada con el diseñador, Picardie descubrió cómo el traje era una copia autorizada de un traje de Chanel confeccionado por Chez Ninon. La exclusiva boutique de Park Avenue contaba con la Sra. Kennedy como su principal clienta tras su boda en 1953 con JFK, que entonces era senador por Massachusetts.

En el taller de Chez Ninon, expertas costureras reproducían los originales parisinos que ella admiraba trabajando sobre un maniquí de modista hecho a su medida. Estas adaptaciones de la ropa francesa superaban a las prendas pirateadas que habían inundado el mercado americano hasta que Christian Dior y sus contemporáneos parisinos regularon la confección de sus propios diseños cobrando a las boutiques seleccionadas y a los mejores grandes almacenes tarifas de “caución” por producir réplicas.

La práctica de producir estas copias de alta costura “línea por línea” continuó hasta la llegada del prêt-à-porter de diseño a finales de la década de 1960, explica la historiadora de la moda Valerie Steele, directora del museo del Fashion Institute of Technology de Nueva York. Llevar reproducciones permitió a la Sra. Kennedy frenar las duras críticas que tachaban su gusto por la alta costura parisina de antipatriótico y frívolo, afirma.

Lo mismo ocurrió cuando contrató los servicios de Oleg Cassini. Trabajando como “Secretario de Estilo” de la Primera Dama, el suave diseñador ruso afincado en Nueva York y nacido en París adaptó a su gusto la alta costura de Hubert de Givenchy, que junto con Chanel, era su diseñador favorito. “La mayor parte de la moda estadounidense de entonces no era más que una copia de la francesa, con o sin licencia”, añade Steele. “La Sra. Kennedy intentó defenderse comprando en Chez Ninon”.

Los hallazgos de Picardie coinciden con las conclusiones de Bill Cunningham, el difunto fotógrafo de moda del New York Times que comenzó su carrera trabajando en Chez Ninon. Se dice que guardó un recibo que documentaba la compra de un “traje de lana” fucsia el 19 de diciembre de 1961. Jan Tuckwood, del Palm Beach Post, que recientemente dio a conocer la historia del recibo de compra, señala que podría autentificar la compra del “traje rosa”, que debutó como parte de la colección de alta costura otoño/invierno 1961 de Chanel.

Del mismo modo que la Princesa de Gales suele reciclar la ropa que lleva en sus actos oficiales, la Sra. Kennedy se protegía de las críticas vistiendo repetidamente sus prendas de diseño.

El viaje a Dallas, por ejemplo, supuso la séptima vez que se ponía su Chez Ninon Chanel. Se lo puso para revisar los planes arquitectónicos que ayudaron a salvar Lafayette Square, un histórico enclave residencial al norte de la Casa Blanca, en septiembre de 1962. Un mes más tarde, se convirtió en un traje de reserva cuando, en el último momento, una gala programada para honrar al Maharajá y la Maharani de Jaipur coincidió con la Crisis de los Misiles de Cuba y fue rápidamente reprogramada como una cena íntima. “Se ponía lo mismo una y otra vez”, recuerda James Bernard West, que fue ujier jefe de la Casa Blanca durante el mandato del presidente Kennedy.

Si la Primera Dama era “muy informal” en su vida privada, señaló West, la conciencia cultural que adquirió al licenciarse en literatura francesa por la Universidad George Washington y que aprovechó para transformar la Casa Blanca, también influyó en la forma en que revolucionó el modo en que las Primeras Damas utilizaban su vestuario oficial como herramienta diplomática.

El “traje de sangre”, como me lo describió un miembro de la Biblioteca y Museo Presidencial JFK, no fue una excepción. Puede que el Presidente Kennedy eligiera el conjunto. Contemplando su viaje juntos a un corazón republicano hostil – donde le habían advertido que no viajara – el demócrata de ojos azules y guapo como una estrella de cine le explicó a su mujer: “Van a estar todas esas ricas mujeres republicanas… llevando abrigos de visón y pulseras de diamantes… Muéstrales [a esos] tejanos lo que es realmente el buen gusto”.

Las fotografías de la Sra. Kennedy con sus galas salpicadas de sangre, de pie junto a Lyndon Johnson, mientras juraba el cargo a bordo del Air Force One y acompañando el féretro de su marido de vuelta a la Casa Blanca, demostraron al mundo una fuerza sobrehumana que sirvió para reforzar a su traumatizado país.

“La vimos reaccionar y luego actuar con magnificencia en el momento más horrible de su vida y nunca lo olvidaríamos”, observó Dominick Dunne. “Con el conocimiento instintivo de los grandes, que saben cuándo ha llegado su momento, recogió en efecto la bandera que había dejado caer su marido caído”.

Se ha dicho que las trágicas imágenes de ella prefiguraron los años posteriores que trajeron el caos a Estados Unidos, desde el movimiento por los derechos civiles hasta la guerra de Vietnam y el Watergate. “La brutalidad de aquel asesinato acabó con el sueño de Camelot: que la política estadounidense se estaba transformando”, observa Justine Picardie.

“Como escritora de libros, miro la historia con un relato de guerras mundiales y presidentes a través del prisma de la ropa y la moda. Con demasiada frecuencia [la moda] se descarta por no ser relevante para la historia. La historia se limita a relatar las historias de generales y presidentes. Pero yo creo que hay momentos profundos [relacionados] con la moda y la historia de las mujeres. Jackie Kennedy con su traje rosa es uno de esos momentos”.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

* 79 *