Press "Enter" to skip to content

La historia enseña que no enseña nada, solamente se repite

El automóvil Gräf & Stift Double Phaeton, usado por Francisco Fernando el día del asesinato.

En 1878, tras muchos siglos de dominación, después de la guerra contra Rusia, los turcos fueron expulsados de Bosnia y, en virtud del Tratado de Berlín, Austria-Hungría recibió el mandato de administrar las provincias otomanas de Bosnia-Herzegovina, mientras que el Imperio Otomano conservaba la soberanía oficial. Este acuerdo dio lugar a una serie de disputas territoriales y políticas que a lo largo de varias décadas involucraron al Imperio Ruso, Austria, Bosnia y Serbia, hasta que en 1908 el Imperio Austrohúngaro procedió a la anexión definitiva de Bosnia-Herzegovina, mortificando por completo las ambiciones nacionales serbias.

En 1913, el octogenario emperador Francisco José, que gobernaba el Imperio de los Habsburgo desde 1848, encarnando la continuidad con el pasado y los valores de rigidez y militarismo del régimen, se preparaba para entregar el trono a Francisco Fernando, de 50 años, primo que había sucedido a Rodolfo en la línea de sucesión, tras la muerte de su único hijo, el príncipe Rodolfo.
Desde el principio, Francisco Fernando fue una figura real poco apreciada en la corte y penalizada por su esposa Sofía, que procedía de una familia eslava de bajo rango.

A pesar de la negativa inicial del Emperador, Francisco Fernando se casó con Sofía en 1900, pero se vio obligado a contraer un matrimonio morganático (en el cual cada cónyuge conserva su condición anterior) privando para siempre a sus futuros hijos del derecho a la sucesión al trono y a su esposa, la condesa Chotek (más tarde duquesa de Hohenberg), del derecho a estar a su lado en las ceremonias oficiales. El emperador Francisco José temía que, una vez subido al trono, Francisco Fernando faltara a su palabra, quizá gracias a una dispensa papal, y nombrara a Sofía emperatriz legítima, elevando así el rango de los tres niños e incluyéndolos en la línea de sucesión al trono de Austria-Hungría.

El 28 de junio de 1914 Francisco Fernando, y su esposa Sofía fueron asesinados por el nacionalista serbobosnio Gavrilo Princip durante una visita oficial de la pareja real a la ciudad. Este acto se considera convencionalmente el “casus belli” (motivo de guerra) tras el cual el gobierno imperial de Viena inició formalmente la Primera Guerra Mundial.

Los conspiradores ignoraban que Francisco Fernando veía con cierta indulgencia las aspiraciones nacionales de los pueblos del imperio, incluidas las de los serbios, y el 28 de junio planearon vengar idealmente la derrota de 1389, soñando con restablecer la situación política de cinco siglos atrás. El Imperio de los Habsburgo y otros imperios multinacionales fueron también caldo de cultivo para organizaciones terroristas clandestinas que pretendían corroer sus cimientos.

En cuatro años, millones de personas murieron y muchas más resultaron heridas; Rusia estaba sumida en una revolución y una espiral hacia el autoritarismo comunista; se había cerrado el telón de la era de los imperios europeos, aunque para algunos -como los británicos- parpadeara brevemente. Nadie lo vio venir.

Tampoco nadie vio venir los ataques contra Israel del pasado fin de semana. Hace poco más de quince dias, Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, habló con optimismo de los cambios en Oriente Próximo y de sus esperanzas -compartidas por muchos en la región- de estabilidad y de una integración continuada: “La región de Oriente Próximo está hoy más tranquila de lo que ha estado en dos décadas”, dijo en el Festival Atlántico el 29 de septiembre.

Ocho días después, Hamás inició un atentado que causó la muerte de más judíos que en ningún otro día desde el Holocausto. Los horrores de aquellas escenas son casi imposibles de describir, desde los asistentes al festival acribillados a sangre fría hasta la toma de rehenes, muchos de ellos mujeres, niños y ancianos. Ahora es probable que sus vidas se intercambien o se pierdan a medida que se intensifica la respuesta de Israel a esta crisis. Las medidas de represalia que se están adoptando para dar caza a los responsables son en sí mismas espantosas de ver, con edificios de varias plantas derrumbándose tras ser arrasados por los impactos de misiles y las detonaciones.

Luego de dar la orden de evacuar hacia el sur a más de un millón de personas que viven al norte de Wadi Gaza, ha seguido el asedio y bombardeos de Gaza por parte de las fuerzas militares israelíes. No está claro que deben hacer jóvenes, ancianos o enfermos, ni adónde deben ir para mantenerse a salvo.
Todos se verán obligados a vivir en una mitad de lo que ya es uno de los lugares más densamente poblados de la Tierra. Las fronteras con Egipto están cerradas, y el gobierno egipcio se niega hasta ahora a abrir corredores que permitan la salida de los civiles.

Hamás ha pedido a la población que no se mueva y “permanezca firme en sus hogares”. Muchos temen lo que les depararán las próximas horas, días y semanas. Estamos asistiendo a una catástrofe humanitaria en ciernes.

Por ahora, muchos creen que los desastres sólo los sufrirán las poblaciones de Israel y Gaza. Pero ya hay indicios de escalada. Algunos funcionarios de los servicios de inteligencia estadounidenses habían vinculado inicialmente a Irán con los atentados, y Sullivan afirmaba que “Irán es cómplice de este atentado en un sentido amplio porque ha proporcionado la mayor parte de la financiación del ala militar de Hamás, ha proporcionado entrenamiento, ha proporcionado capacidades, ha proporcionado apoyo y ha mantenido compromisos y contactos con Hamás durante años y años”.

Esa valoración ha cambiado en los dos últimos días, y ahora múltiples fuentes parecen indicar que el ataque de Hamás tomó por sorpresa a los dirigentes militares, políticos y de seguridad iraníes. Si Teherán no estaba directamente implicado entonces, ahora está buscando pelea. Las acciones de Israel contra los palestinos representan “crímenes de guerra”, anunció ayer Hossein Amir-Abdollahian, ministro de Asuntos Exteriores de Irán, tras una visita a Líbano.

Las acciones y el ultimátum de Israel en Gaza, dijo, “desencadenarán sin duda una respuesta colectiva del eje de la resistencia”. Obviamente, esto significaba que el principal cliente de Irán en la región, Hezbolá, intervendría.

Naim Qassem, dirigente adjunto de Hezbolá, dejó claro que ni él ni su organización aceptarían los llamamientos a la moderación. “Las llamadas entre bastidores de grandes potencias, países árabes, enviados de Naciones Unidas, diciéndonos directa e indirectamente que no interfiramos, no tendrán ningún efecto”, dijo a sus seguidores en un mitin en el sur de Beirut. Es una cuestión de cuándo, y no de si Hezbolá intervendrá. Adiós a la paz y la tranquilidad en Oriente Próximo.

El hecho de que nos enfrentemos a la crisis más grave en la región desde la Guerra del Yom Kippur -cuyo 50 aniversario se cumplió el pasado fin de semana- es en sí mismo una sorpresa, ya que había habido muchas señales de progreso y paz, como bien había sugerido Sullivan.

Los Acuerdos de Abraham, firmados en 2020, habían normalizado las relaciones entre Israel y Emiratos Árabes Unidos y Bahréin. Justo el mes pasado, el príncipe heredero Mohammed Bin Salman había concedido una rara entrevista en la que había sugerido que el reconocimiento de Israel por parte de Arabia Saudí estaba “cada día más cerca”, a la espera de la creación de un Estado palestino viable.

“Para nosotros, la cuestión palestina es muy importante”, afirmó. “Tenemos que resolver esa parte. Esperamos que llegue a un punto que facilite la vida de los palestinos y consiga que Israel sea un actor en Oriente Medio”.

Las perspectivas de un realineamiento de Oriente Próximo, de una solución de dos Estados o de un acuerdo con Israel ya no parecen tan lejanas como inconcebibles. El ataque a Israel tendrá graves ramificaciones, cuya importancia es difícil de subestimar.

No hace mucho, el príncipe heredero Mohammed Bin Salman sugirió que el reconocimiento de Israel por parte de Arabia Saudí estaba “cada vez más cerca”, pero ahora esto se ha dejado de lado.

Por un lado, la conmoción de los israelíes por el fracaso de los servicios de inteligencia a la hora de identificar la amenaza y por la actuación mal coordinada de los militares para contrarrestarla rápidamente remodelará un panorama político ya de por sí frágil en el país.

Si son ciertas las informaciones según las cuales los servicios de inteligencia egipcios habían advertido a sus homólogos israelíes de un ataque inminente tres días antes, habrá que plantearse serias preguntas no sólo sobre por qué no se tomó más en serio esta alerta, sino también sobre la dirección del gobierno de Benjamin Netanyahu y la posible distracción que suponen las reformas propuestas que han desencadenado lo que algunos analistas han denominado “la crisis constitucional y política más grave desde la creación de Israel el 14 Mayo 1948.

La onda expansiva se extenderá considerablemente. La respuesta de algunos era previsible. El Ministerio de Asuntos Exteriores saudí emitió un comunicado en el que no mencionaba la violencia que el pasado fin de semana se saldó con el brutal asesinato de asistentes al festival y sus familias, sino que señalaba que había hecho “repetidas advertencias sobre los peligros de la explosión de la situación como consecuencia de la ocupación continuada, la privación al pueblo palestino de sus derechos legítimos y la repetición de provocaciones sistemáticas contra sus santidades”.

No es de extrañar, que algunos trataran de tomar cartas en el asunto para llamar la atención sobre el problema y galvanizar apoyos. Tal vez no sorprenda que Arabia Saudí optara por dejar de lado sus posibles vínculos innovadores con Israel y mostrar su solidaridad con los palestinos ante la crisis.

Las decisiones tomadas por otros países son más sorprendentes. La respuesta inicial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Pekín tampoco decía nada sobre la muerte de 1.200 personas en Israel, limitándose a señalar su preocupación “por la actual escalada de tensiones” y a pedir “a las partes implicadas que mantengan la calma, actúen con moderación y pongan fin inmediatamente a las hostilidades para proteger a los civiles y evitar un mayor deterioro de la situación”. El curso de acción más apropiado, señaló el ministerio, consiste en “aplicar la solución de los dos Estados y establecer un Estado independiente de Palestina”.

Esta respuesta fue duramente criticada por Yuval Waks, alto diplomático de la misión israelí en China. Israel esperaba una “condena más enérgica” de Hamás y sus acciones, señaló, y añadió que “cuando la gente es asesinada y masacrada en las calles”, no era “el momento de pedir una solución de dos Estados”.

Aunque Mao Ning, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, fue más directa en su condena al día siguiente, los observadores de China no han tardado en darse cuenta de que la referencia de Pekín a una solución de dos Estados supone un cambio en su postura habitual de no injerencia en los asuntos internos de otros países. Por otra parte, dadas las importantes relaciones comerciales que China mantiene desde hace tiempo con Israel, sobre todo en los sectores de defensa y alta tecnología, el hecho de que haya rehuido mostrar públicamente su apoyo ante los traumas del pasado fin de semana se ha interpretado como un indicio de la importancia del mundo árabe y de los países productores de petróleo del Golfo, en particular, en el pensamiento estratégico y económico chino.

Si Pekín está viendo los acontecimientos de la semana pasada a través de la lente de un nuevo mundo que está tomando forma, lo mismo ocurre con Moscú, que tiene sus propios intereses en la difusión de la perturbación tanto a nivel regional como más allá. Aunque no hay ninguna prueba de la implicación de Rusia en los acontecimientos de la semana pasada ni de su apoyo a Hamás y sus actividades, Rusia ha estado muy implicada en Siria durante la última década y, más recientemente, ha estrechado lazos con Irán, sobre todo para asegurarse el suministro de aviones no tripulados para su uso en Ucrania.

Vladimir Putin tampoco ha desaprovechado la oportunidad de señalar con el dedo lo que, según el presidente ruso, fue la causa de los atentados del pasado fin de semana. Estos, dijo, no se debieron a la opresión de Israel sobre los palestinos ni al férreo control de Hamás sobre Gaza y su deseo de crear el caos; más bien, “se trata de un vivo ejemplo del fracaso de la política de Estados Unidos en Oriente Próximo”.

Esto proporciona una narrativa que caerá en terreno fértil en muchas partes del mundo en un momento de fragmentación política y económica. Para Putin, la crisis de Oriente Próximo llega en un momento oportuno, no sólo para distraer la atención de la guerra de Ucrania y culpar a Occidente de los pecados de otros, sino también por otro efecto secundario de los acontecimientos de los últimos siete días.

Quizás el más significativo de ellos sea el refuerzo de las ideas sostenidas en muchos países de todo el mundo, pero especialmente en Europa y Estados Unidos, de que el mundo está en transición, de que estamos entrando o ya estamos en una era de oscuridad, de que las amenazas acechan a la vuelta de cada esquina -desde los efectos de las nuevas tecnologías hasta las preocupaciones por el cambio climático, desde las inquietudes por la migración masiva hasta las relativas a la polarización de la vida política.

Una forma racional de hacer frente a tales presiones es alejarse de ellas: así que un efecto probable del sufrimiento de tantos israelíes y palestinos será el empuje hacia un creciente aislacionismo, algo que traerá tantos problemas como soluciones.

Como Kevin Rudd, ex primer ministro de Australia, ha dicho con tanta clarividencia, estamos “viviendo en la década de vivir peligrosamente”. Rudd escribía en 2021 sobre el contexto de rivalidad entre Estados Unidos y China.

Pero el modelo se aplica a todo un nuevo conjunto de rivalidades que se han intensificado desde entonces: no sólo las que existen entre bloques geopolíticos, como Occidente, por un lado, y China y Rusia, por otro; sino también nuevas alianzas, ilusorias o no, como la agrupación BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, que se ampliará en enero para incluir a Egipto, Etiopía, Irán, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Argentina.

Caprichosamente, la realidad demuestra que a medida que se desarrollaban los acontecimientos del verano de 1914, las grandes potencias, incluso los imperios, apostaron por su capacidad de tomar buenas decisiones, en lugar de tomar decisiones precipitadas.

Mientras la venganza por los horrores del fin de semana anterior continuará a ocupar el centro del escenario en los próximos días y probablemente se intensifique con trágicas consecuencias, debemos ser conscientes de algunas de las peores lecciones de la historia y evitar si fuera posible, de que no se repitan.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

* 143 *