Press "Enter" to skip to content

La Iglesia católica podría bendecir las uniones civiles entre personas del mismo sexo

El Papa Francisco dijo en una carta que “no podemos ser jueces que sólo niegan, hacen retroceder, excluyen”

El Papa ha respaldado con cautela la bendición de las uniones homosexuales por primera vez, en un paso más para alejarse de la tradicional intolerancia de la Iglesia Católica hacia la homosexualidad.

Francisco, que en 2013 pronunció la famosa frase “¿Quién soy yo para juzgar?” cuando le preguntaron por los homosexuales, dio su veredicto sobre las uniones gais en respuesta a las preguntas doctrinales de cinco cardenales de línea dura.

La Iglesia católica considera oficialmente el sexo homosexual como “intrínsecamente desordenado” y el Papa se ha opuesto durante mucho tiempo al matrimonio gay, alegando que el matrimonio sólo puede darse entre un hombre y una mujer. Sin embargo, ha apoyado las uniones civiles entre personas del mismo sexo, argumentando que las parejas homosexuales necesitan derechos legales, y le dijo a un hombre gay en 2018 que “Dios te hizo así y te ama como eres”.

A pesar de su postura, el departamento doctrinal del Vaticano dijo en 2021 que la Iglesia no podía bendecir las uniones homosexuales porque “Dios no puede bendecir el pecado”.

Esto podría estar a punto de cambiar tras la respuesta del Papa, en la que dijo que las bendiciones podrían ser posibles si no se equiparaban al matrimonio. En una carta, publicada ayer, dijo: “No podemos ser jueces que sólo niegan, rechazan, excluyen”.

Dijo: “Por tanto, la prudencia pastoral debe discernir adecuadamente si existen formas de bendición, solicitadas por una o varias personas, que no transmitan una concepción equivocada del matrimonio.”

Francisco argumentó: “Porque cuando se pide una bendición, se está expresando una petición de ayuda a Dios, una súplica para poder vivir mejor, una confianza en un padre que puede ayudarnos a vivir mejor.”

Añadió que la bendición de las uniones homosexuales no debería convertirse en una norma oficial y transcrita, sino que debería realizarse caso por caso.

“Se trata de un gran paso, inimaginable hace unos años, y una señal para los obispos que piensan que nada ha cambiado desde el Papa Juan Pablo II”, afirmó Massimo Faggioli, teólogo de la Universidad de Villanova (EE.UU.).

El giro del Papa sobre las uniones homosexuales se produce antes de un sínodo clave de obispos, que comienza esta semana en el Vaticano y abordará temas controvertidos como la homosexualidad, la introducción de mujeres diáconos y los sacerdotes casados.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu – Información de dominio público

* 126 *