Press "Enter" to skip to content

Emergencia en Lampedusa, Italia

El ayuntamiento proclama el estado de emergencia ante el los desembarcos incesantes de inmigrantes. Se vivieron momentos de tensión en el puerto de Lampedusa, donde agentes de la Guardia di Finanza intentaron contener a cientos de migrantes que piden abandonar el muelle.

También se produjeron momentos de caos y desorden en el punto caliente de Lampedusa, donde hay actualmente 6.762 migrantes. En el preciso momento en que la Cruz Roja abría las filas para la distribución de los alimentos, varios centenares de migrantes se abalanzaron para llegar primero a las bolsas que contenían la comida y la botella de agua, temiendo que no fueran suficientes.
La policía aseguró a los voluntarios y los trabajadores de la Cruz Roja evitando que se agravara la situación . Inmediatamente después de explicar que había comida para todos, el reparto de alimentos a los migrantes volvió a la normalidad y en orden.

Don Carmelo Rizzo, párroco de Lampedusa, describió la situación como “trágica, dramática, apocalíptica. En Lampedusa ni siquiera se tira la basura, el agua para la isla viene del continente. La Cruz Roja tiene suministros, pero si llegan 3.000 personas al día, también se pelean entre ellas por el agua. Todos estamos en alerta e incluso el obispo está consternado. Todo en la isla es ahora temporal, con esta emergencia todo es difícil, para los recién llegados no hay ni siquiera donde poner una cama o la posibilidad de ir al baño, realmente es un apocalipsis. El impacto en la población está ahí, hasta con 1.000 llegadas al día podíamos arreglárnoslas, aunque con dificultad. Pero ahora el muelle se ha acabado: ¿cómo mantener a la gente, la policía empieza a utilizar porras y los migrantes entran a raudales en el pueblo? La situación es una incógnita. El dinero no es suficiente.

Hay que vaciar el punto caliente ahora, hoy. La población intenta hacerse útil, todo lo gestiona la prefectura pero los desembarcados son autónomos, son siete mil y han sobrepasado a los residentes, no sé hasta dónde aguantaremos, otros 2-3 días así sin traslados y vamos al colapso total’, dijo.

Aun cuando el Gobierno ha destinado 45 millones para ayudar a Lampedusa a hacer frente a los flujos migratorios, la situación sigue siendo especialmente crítica. Se necesita dinero, es innegable, pero también son necesarias intervenciones estructurales e inmediatas”. Por su parte, el padre Mattia Ferrari, capellán de Mediterranea Saving Humans, “plataforma de realidad de la sociedad civil” y “acción no gubernamental” fundado para vigilar la situación en el Mediterráneo y rescatar a las personas que se encuentran en dificultades, criticó el planteamiento de seleccionar a los migrantes para su acogida, argumentando que esta práctica subordina los derechos de las personas a la economía y el mercado. Ferrari, además, subrayó la necesidad de abordar el fenómeno migratorio de una manera más inclusiva y estructural, apelando al llamamiento del Papa a “acoger a todos los seres humanos”.

Finalmente y ante ésta última reflexión, viene de propio impulso considerar la superficie de la isla de Lampedusa (20,2 km²), la quinta por extensión de las islas siciliana y aquella de la ciudad del Vaticano (0,44 km²). Así tambien como aquella de Africa (30.065.000 km2) e Italia (301 338 km²).
Paradoja que encierra una aparente contradicción entre sí: “Mira al avaro, en sus riquezas” … pobre !!

Copyright © 2023 ElCanillita.info / BlogDiario.info – SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

* 85 *