Press "Enter" to skip to content

El grupo Wagner alegó que el avión de Yevgeny Prigozhin fue derribado

ElCanillita.info, 24/08/2023
Yevgeny Prigozhin, jefe del grupo mercenario Wagner, figuraba en la lista de pasajeros de un aeroplano que se estrelló ayer en el centro de Rusia, matando a todos los que iban a bordo, según las autoridades rusas de aviación.

Prigozhin, de 62 años, multimillonario conocido como “el chef de Putin”, encabezó hace exactamente dos meses una rebelión armada contra Moscú, el desafío más serio desde que el Presidente Putin asumió el poder en 2000.

A última hora de la noche, una fuente vinculada a Wagner afirmó que Prigozhin, un hombre de negocios que se enriqueció con lucrativos contratos estatales de catering, estaba a bordo del avión y que el avión fue derribado por misiles tierra-aire rusos, pero no aportó pruebas.

El avión de negocios Embraer Legacy volaba de Moscú a San Petersburgo cuando se estrelló en la región de Tver, 220 millas al norte de la capital, dijo el ministerio de emergencias de Rusia.

Un vídeo no confirmado publicado por Olga Skabeyeva, presentadora de la televisión estatal, mostraba un avión cayendo en picada a tierra y que luego estalló. Una enorme nube de humo se elevaba hacia el cielo. El avión llevaba en el aire menos de media hora, según los medios estatales. Las diez personas, entre ellas tres tripulantes, murieron, según las autoridades. Otro vídeo publicado por Baza, un medio de comunicación ruso vinculado a los servicios de seguridad, mostraba los restos de un avión en llamas en un campo.

Cayó a tierra a unos 50 kilómetros de una de las residencias oficiales de Putin, cerca del lago Valdai, que estaba equipado con un sistema de defensa antiaérea Pantsir-S1.

Hace dos meses, miles de combatientes wagner, fuertemente armados y dirigidos por Prigozhin, avanzaron hasta situarse a corta distancia de Moscú, antes de que éste suspendiera su motín gracias a un acuerdo que ofrecía garantías de seguridad para él y sus combatientes.

Tras la revuelta abortada, Putin declaró a los medios de comunicación rusos que era capaz de perdonar, pero que había cosas que no podía perdonar. A la pregunta de cuáles eran, respondió: “La traición”.

Dmitry Utkin, ex oficial de las fuerzas especiales rusas cofundador de Wagner, también figuraba en la lista de personas a bordo del avión. El canal de información vinculado a Wagner dijo que había sido asesinado. Se cree que Utkin, de 53 años y neonazi, dio nombre al grupo mercenario en honor del compositor favorito de Hitler.

En Washington, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense declaró: “Hemos visto los informes del accidente. Si se confirma, nadie debería sorprenderse”. La desastrosa guerra en Ucrania llevó a un ejército privado a marchar sobre Moscú, y ahora, al parecer, a esto”.

El presidente Biden dijo: “No sé a ciencia cierta qué ha pasado, pero no me sorprende”. Preguntado sobre si Putin estaba detrás del accidente, dijo: “No hay mucho que ocurra en Rusia en lo que Putin no esté detrás”.

El Kremlin no ha hecho comentarios.
El general Sergei Surovikin, que en su día estuvo al mando de las fuerzas rusas en Ucrania, fue destituido de su cargo el martes, según periodistas rusos. Surovikin, apodado General Armagedón, era uno de los aliados más cercanos de Prigozhin y se cree que conocía de antemano la rebelión de Wagner. No se le ha visto desde el motín.

Un segundo avión de Prigozhin aterrizó poco después del accidente en el aeropuerto moscovita de Ostafyevo. Se especuló con la posibilidad de que Prigozhin se hubiera registrado en el avión que se estrelló, y embarcado en su segundo jet como medida de seguridad. Marat Gabidullin, antiguo mercenario de Wagner, declaró que Prigozhin cambiaba a menudo de avión.

Según los términos del acuerdo con el Kremlin, Prigozhin debía trasladarse a Bielorrusia. Mientras Wagner se instaló cerca de Minsk, la capital, desde donde Prigozhin se ha movido libremente hacia y desde Rusia. Dos días atrás, publicó un vídeo que se cree que fue filmado en África, donde Wagner apuntala regímenes autocráticos a cambio de lucrativos derechos de explotación forestal y minera.

El accidente es una advertencia a la élite rusa antes de las elecciones
La aparente muerte ayer de Prigozhin, el jefe de los mercenarios rusos, en un accidente aéreo al norte de Moscú ha levantado inevitables sospechas de que fue asesinado por el presidente Putin, su enemigo más poderoso.

Durante años, Prigozhin sirvió lealmente al Kremlin, desplegando sus trolls de Internet en un intento de inmiscuirse en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 y enviando mercenarios de su grupo Wagner a defender los intereses de Rusia en África, Siria y la región ucraniana de Donbás.

A cambio, Prigozhin fue recompensado con lucrativos contratos de catering del Kremlin, así como con derechos de minería y explotación forestal en la República Centroafricana y Sudán.

Sin embargo, después de que Rusia lanzara su invasión a gran escala de Ucrania el año pasado, Prigozhin entró en una feroz disputa con Sergei Shoigu, ministro de Defensa ruso, y el general Gerasimov, jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas. Mientras Rusia sufría una serie de humillantes derrotas durante la guerra, la ira de Prigozhin hirvió en una rabia incandescente que culminó en una extraordinaria rebelión armada en junio que amenazó brevemente con convertir las calles de Moscú en un campo de batalla.

La crisis se evitó cuando Alexander Lukashenko, el dictador bielorruso, medió en un acuerdo entre Prigozhin y el Kremlin que permitiría al jefe de Wagner y a sus combatientes el paso seguro a Bielorrusia.

Sin embargo, pocos creían que Putin, que ha hablado en numerosas ocasiones de su odio a los “traidores”, permitiría vivir a Prigozhin durante mucho tiempo.

El mes pasado, el servicio de seguridad ruso, el FSB, difundió imágenes en las que Prigozhin aparecía disfrazado de diversas formas en el extranjero.


Mykhail Podolyak, asesor presidencial ucraniano, escribió anoche en la red social Twitter/X que “merece la pena esperar a que desaparezca la niebla de guerra”. Sin embargo, añadió que era “obvio que Prigozhin firmó una sentencia de muerte especial para sí mismo en el momento en que creyó en las extrañas “garantías” de Lukashenko y en la igualmente absurda “palabra de honor” de Putin”.

Y añadió: “La eliminación demostrativa de Prigozhin y del comando Wagner dos meses después del intento de golpe es una señal de Putin a las élites rusas de cara a las elecciones de 2024. ‘¡Cuidado! Deslealtad es igual a muerte'”.

Funcionarios de la aviación rusa han afirmado que Prigozhin figuraba en la lista de pasajeros del avión de negocios que se estrelló ayer en la región de Tver, a 50 kilómetros de la residencia de Putin y del sistema de defensa antiaérea que la custodia.

Fuentes vinculadas a Wagner afirmaron sin pruebas que el avión de Prigozhin fue derribado por un misil aire-superficie. Otros afirmaron que se había colocado una bomba a bordo.

La muerte de Prigozhin apenas fue mencionada por el Canal Uno, la principal cadena de televisión rusa, que sólo dedicó 40 segundos al tema en su telediario nocturno de 53 minutos. El tema principal fue el discurso de Putin en un acto para conmemorar el 80 aniversario de una importante batalla de la Segunda Guerra Mundial.

El presidente ruso, que antes se había dirigido a los líderes mundiales pertenecientes al bloque de países en desarrollo Brics, apareció sonriente en el escenario de un concierto cuando empezaba a correr la noticia de que el jefe de Wagner había sido asesinado.


“Prigozhin fue siempre una amenaza y un recordatorio de que Putin es débil. Queda por ver si los partidarios de Prigozhin se limitan a tragarse un trago amargo o siguen aumentando sus filas. En cualquier caso, el conflicto en el seno de los organismos de seguridad y defensa de Rusia no hará sino agravarse”, declaró Orysia Lutsevych, analista del think tank Chatham House.

Para los opositores rusos, Prigozhin era la encarnación del régimen brutal y venal de Putin. “Todo esto era de esperar. Putin seguirá adelante y destruirá a todos los testigos y cómplices de sus crímenes”, afirmó Vladimir Osechkin, activista ruso de derechos humanos. “Prigozhin era un asesino y una escoria, pero debería haber sido juzgado en un tribunal”.

Andrei Medvedev, ex mercenario de Wagner que huyó a Noruega en enero, declaró a The Times que Prigozhin había “muerto como un perro por un perro”. Sus comentarios eran una referencia a las declaraciones de Prigozhin sobre el asesinato de un desertor de Wagner que fue apaleado hasta la muerte con un mazo.

Prigozhin pasó a ser conocido como el chef de Putin después de que su empresa Concord obtuviera grandes contratos de catering del Estado ruso. Pronto empezó a dar de comer a escolares y soldados de toda Rusia.

Se hizo fantásticamente rico, con palacios y un jet privado. A pesar de su costumbre de guardar el secreto, han salido a la luz algunos detalles sobre su vida privada a partir de fotografías publicadas hace unos años en Instagra por sus dos hijos. Una de ellas mostraba a su hijo Pavel paseando desnudo por la cubierta del yate familiar de 115 pies de eslora. Otras mostraban un Lincoln Continental azul empolvado, supuestamente el coche favorito de Prigozhin.

Después de atender por años a los militares, se dice que Prigozhin lanzó un plan a Putin sobre cómo promover los intereses rusos en todo el mundo sin implicar al Kremlin. Wagner se formó en 2014 con la cooperación del GRU, el servicio de inteligencia militar ruso, que proporcionó equipamiento y un lugar de entrenamiento provincial cerca de su propia base. Al parecer, los jefes del espionaje militar no tenían elección: la operación había sido aprobada por “el jefe”: Putin.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / BlogDiario.info – SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa



* 108 *