Press "Enter" to skip to content

Hiperinflación en la República de Weimar

Para sufragar los elevados costes de la Primera Guerra Mundial, Alemania suspendió el patrón oro (la convertibilidad de su moneda en oro) cuando estalló la guerra. A diferencia de Francia, que impuso su primer impuesto sobre la renta para pagar la guerra, el emperador alemán Guillermo II y el Reichstag decidieron por unanimidad financiar la guerra enteramente mediante préstamos.

El gobierno creía que podría pagar la deuda ganando la guerra e imponiendo reparaciones de guerra a los Aliados derrotados. Esto debía hacerse anexionando territorios industriales ricos en recursos en el oeste y el este e imponiendo pagos en metálico a Alemania, similares a la indemnización francesa que siguió a la victoria alemana sobre Francia en 1870. Así, el tipo de cambio del marco frente al dólar se devaluó constantemente de 4,2 a 7,9 marcos por dólar entre 1914 y 1918, una advertencia previa a la extrema inflación de la posguerra.

Esta estrategia fracasó, porque Alemania perdió la guerra, lo que dejó a la nueva República de Weimar cargada con enormes deudas que no podía afrontar, por un total de 132.000 millones de marcos oro (33.000 millones de dólares, tipo de cambio de 1914), revisadas posteriormente bajo el Plan Young a 112.000 millones de marcos (26.300 millones de dólares, tipo de cambio de 1914). El problema de la deuda se vio agravado por la impresión de dinero sin recursos económicos que lo respaldaran. La exigencia de reparaciones en el Tratado de Versalles aceleró aún más la pérdida de valor del marco, siendo necesarios 48 marcos para comprar un dólar estadounidense a finales de 1919.

Posteriormente, la moneda alemana se mantuvo relativamente estable en torno a los 90 marcos por dólar durante la primera mitad de 1921. Dado que el frente occidental de la guerra se había librado principalmente en Francia y Bélgica, Alemania salió de la guerra con la mayor parte de su infraestructura industrial intacta, lo que la dejó en mejor posición para convertirse en la fuerza económica dominante del continente europeo tras un ultimátum aliado para imponer sanciones económicas que obligaran a Alemania a hacer frente a los pagos.

El primer pago se efectuó al vencimiento, en junio de 1921, y marcó el inicio de una devaluación cada vez más rápida del marco, cuyo valor cayó hasta aproximadamente 330 marcos por dólar. El total de las reparaciones exigidas ascendía a 132.000 millones de marcos de oro, pero Alemania sólo tuvo que pagar 50.000 millones de marcos en aquel momento, ya que las reparaciones debían reembolsarse en moneda fuerte, y no en el Papiermark, que se depreciaba rápidamente.

A partir de agosto de 1921, el presidente del Reichsbank, Rudolf Havenstein, inició una estrategia de compra de divisas con marcos a cualquier precio, sin tener en cuenta la inflación, que no hizo sino aumentar la velocidad del desplome del valor del marco, por lo que cada vez se necesitaban más marcos para comprar las divisas que exigía la Comisión de Reparaciones.

En la primera mitad de 1922, el marco se estabilizó en unos 320 marcos por dólar. Se estaban celebrando conferencias internacionales sobre reparaciones. Una de ellas, en junio de 1922, fue organizada por el banquero de inversiones estadounidense J. P. Morgan, Jr. Las reuniones no produjeron ninguna solución viable, y la inflación estalló en hiperinflación, cayendo el marco a 7.400 marcos por dólar en diciembre de 1922. El índice del coste de la vida era de 41 en junio de 1922 y de 685 en diciembre, un aumento de casi 17 veces. En otoño de 1922, el Reichsbank de Havenstein se vio incapaz de hacer frente a los pagos de las reparaciones.

La estrategia que Havenstein había estado utilizando para pagar las reparaciones de guerra era la impresión masiva de billetes de banco para comprar divisas, que luego se utilizaban para pagar las reparaciones, pero esta estrategia exacerbó enormemente la inflación del marco de papel. Dado que el marco, en otoño de 1922, prácticamente no valía nada, a Havenstein le resultaba imposible comprar divisas u oro utilizando marcos de papel. A finales de 1922, Alemania no pagó a tiempo a Francia el pago de las reparaciones. En enero de 1923, tropas francesas y belgas ocuparon la cuenca del Ruhr, principal región industrial de Alemania. Las reparaciones debían pagarse en bienes, como carbón, y se suponía que la ocupación garantizaría el pago de las reparaciones.

La respuesta del gobierno alemán fue ordenar una política de resistencia pasiva en el Ruhr, en la que se ordenaba a los trabajadores que no hicieran nada que pudiera ayudar a los invasores. Aunque en la práctica esta política equivale a una huelga general para protestar contra la ocupación, los trabajadores en huelga necesitaban recibir ayuda económica. El gobierno pagó a estos trabajadores imprimiendo más y más billetes, con lo que Alemania pronto se vio inundada de papel moneda, exacerbando aún más la hiperinflación.

Una barra de pan en Berlín que costaba unos 160 marcos a finales de 1922, a finales de 1923 costaba 200.000.000.000 de marcos. En noviembre de 1923, un dólar estadounidense valía 4.210.500.000.000 marcos alemanes.

La causa de la inmensa aceleración de los precios parecía poco clara e impredecible para quienes la vivieron, pero en retrospectiva, fue relativamente sencilla. El Tratado de Versalles impuso a Alemania una enorme deuda que sólo podía pagarse en oro o divisas. Con su oro agotado, el gobierno alemán intentó comprar moneda extranjera con moneda alemana, lo que equivalía a vender moneda alemana a cambio de un pago en moneda extranjera, pero el consiguiente aumento de la oferta de marcos alemanes en el mercado hizo que el valor del marco alemán cayera rápidamente, lo que aumentó enormemente el número de marcos necesarios para comprar más moneda extranjera.

Esto provocó una rápida subida de los precios de los productos alemanes, lo que incrementó el coste de funcionamiento del gobierno alemán, que no podía financiarse aumentando los impuestos porque éstos se pagarían en la moneda alemana, en constante caída. El déficit resultante se financió mediante una combinación de emisión de bonos y creación de más dinero, lo que aumentó la oferta de activos financieros denominados en marcos alemanes en el mercado y redujo aún más el precio de la moneda. Cuando los alemanes se dieron cuenta de que su dinero perdía valor rápidamente, intentaron gastarlo con rapidez. Esa mayor velocidad monetaria provocó un aumento cada vez más rápido de los precios, creando un círculo vicioso.

El gobierno y los bancos tenían dos alternativas inaceptables. Si detenían la inflación, habría quiebras inmediatas, desempleo, huelgas, hambre, violencia, colapso del orden civil, insurrección y posiblemente incluso revolución. Si continuaban con la inflación, dejarían de pagar su deuda externa.

Sin embargo, intentar evitar tanto el desempleo como la insolvencia acabó fracasando cuando Alemania tuvo ambos.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu – All rights reserved

* 88 *