Press "Enter" to skip to content

Una ex miembro de la OTAN denuncia su “visión de túnel”

La OTAN ha celebrado esta semana su 74 cumpleaños y el bautizo de su 31º miembro, Finlandia. Se espera que el 32º, sea el de Suecia, en verano.

La Alianza parece estar llena de propósitos y gozar de buena salud para cualquier aniversario, sobre todo por aquél que sufrió una crisis de mediana edad tras la caída del Muro de Berlín y fue declarado en estado de “muerte cerebral” a los 70 años.

Entre bastidores, sin embargo, sus facultades pueden no ser tan agudas como parecen, según el relato de una persona con información privilegiada que se publicará en Alemania este mes.

Stefanie Babst, una analista de seguridad alemana que ocupó altos cargos en la OTAN durante 22 años, seis de ellos como Subsecretaria General Adjunta y ocho como Directora de su grupo interno de reflexión estratégica, describe una organización lastrada por la politiquería nacional, la esclerosis burocrática y la miopía institucional.

En su opinión, las cumbres diarias del Consejo de la Alianza son esencialmente una forma diplomática del teatro japonés Noh, en el que los representantes de los Estados miembros siguen los mismos movimientos “ritualizados” sin arriesgarse a nada que pueda parecerse a un debate animado o con visión de futuro. Esto, según Babst, da lugar a una “visión de túnel” al más alto nivel de la OTAN, que con demasiada frecuencia reacciona ante los acontecimientos en lugar de anticiparse a ellos o darles forma.

En 2012 Babst fue designada para dirigir el nuevo departamento de prospectiva estratégica de la OTAN, encargado de prever las amenazas de los próximos años e identificar los “puntos ciegos” de la alianza. Su equipo, una mezcla de oficiales militares experimentados, soldados jóvenes y diplomáticos, se centró rápidamente en Rusia.

Durante los meses siguientes, la unidad modeló las formas en que el Presidente Putin podría tratar de subyugar a Ucrania y a otros Estados del este de Europa, como Moldavia. El informe se distribuyó en la cúpula de la OTAN.

En su libro Sehenden Auges, cuyo título podría traducirse libremente como “Ojos que ven”, Babst recuerda que el análisis fue elogiado como un “gran éxito” y una obra maestra técnica. Sin embargo, algunos Estados miembros, según le dijeron, simplemente tenían “reservas fundamentales” sobre un cambio de estrategia hacia Rusia. No se tomaría ninguna otra medida. Cuatro meses después, Rusia invadió Crimea.

Esto marcó una pauta. Muchos departamentos gubernamentales de países ricos, como la Oficina del Gabinete del Reino Unido, la cancillería alemana y al menos otros cuatro ministerios de Berlín, han creado oficinas similares de “exploración del horizonte” para adelantarse a las tendencias geopolíticas, económicas y tecnológicas.

A menudo, sin embargo, al igual que el senador Charles Nesbitt Wilson que lanzaba inútiles advertencias sobre el Afganistán postsoviético, al final, tal como narra La guerra de Charlie Wilson, luchan por ser escuchados seriamente. En las peroratas de la política cotidiana, los problemas de hoy casi siempre tendrán prioridad sobre las hipótesis de mañana, por graves e inminentes que parezcan.

No es tan evidente que ocurra lo mismo en la OTAN, una organización cuya credibilidad depende de una sólida comprensión de la estrategia. Sin embargo, una y otra vez Babst y su equipo se encontraron con que sus advertencias caían en saco roto, bien porque algunos Estados miembros las consideraban políticamente inconvenientes, bien porque sencillamente habrían exigido un grado de debate incómodamente abierto.

“Alrededor de 2013 intentamos por todos los medios llamar la atención del Secretario General sobre China”, explica Babst. “Me sangró la nariz durante bastante tiempo porque se consideraba que China era, sí, un actor estratégico, pero no realmente un peligro significativo en la pantalla del radar”.

Babst calcula que tuvo que dedicar al menos tanto tiempo a campañas internas de presión para conseguir que los altos mandos de la OTAN se fijaran en la investigación de su unidad como el que dedicó a la propia investigación. Afirma que algunas de sus figuras más poderosas -incluidos Jens Stoltenberg, el secretario general saliente, y Lord Peach, el antiguo jefe de la RAF que presidió el comité militar de la OTAN de 2018 a 2021- mostraron poco o ningún interés en los informes de prospectiva estratégica.

“Me resultó extremadamente frustrante darme cuenta de que probablemente el 20% de los temas llegaban al nivel de toma de decisiones y el resto como que se ahogaban”, dijo.

En opinión de Babst, el presidente francés Macron no iba del todo desencaminado con su diagnóstico de muerte cerebral. Con demasiada frecuencia, escribe, los altos funcionarios de la OTAN se ocupan sin descanso de “temas de relleno”, pero “el ajetreo no puede sustituir a la acción estratégica o políticamente orientada… no puede ocultar el hecho de que la producción política real de la organización es a menudo realmente escasa”.

Dentro de Occidente, Babst reserva sus críticas más mordaces para su país de origen. Desde que comenzó la segunda invasión rusa de Ucrania el año pasado, ya ha habido media docena de libros destacados en los que autores alemanes critican a su Estado por su abrazo a Rusia y su falta de visión estratégica. Lo que hace que el relato de Babst sea inusual es que sus largos años en la OTAN le han dejado algo así como la perspectiva de un extraño.

“Lo que observé en muchas reuniones informales, cenas y recepciones fue que, en algún momento, las habladurías negativas sobre Alemania empezaron a hacerse más fuertes y pasaron a un primer plano”, afirmó. “La narrativa subyacente era que a Alemania le gusta predicar, le gusta ocupar la cima moral, le gusta presentarse como el alumno modelo, pero la realidad es muy distinta”.

A Babst le preocupan los indicios de que Alemania podría estar preparándose para intentar restablecer algún tipo de acuerdo con Rusia si se produce una tregua en los combates. Sostiene que Berlín necesita volver a aprender la lección del “largo telegrama” de George F. Kennan de 1946, que proponía “contener” a la Unión Soviética como cuestión de máxima prioridad.

“El régimen de Putin ya ha desplegado una guerra híbrida, políticas energéticas agresivas y otras formas de agresión en nuestros países”, afirmó. “Esto continuará mientras este régimen siga en pie. . . Tenemos que contener a Rusia. Eso significaría que habría una especie de Corea del Norte rusa en un lado y un nuevo Telón de Acero que se extendería por una parte de Europa”.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

La guerra de Charlie Wilson

George Crile III (Cleveland, 5 de marzo de 1945 – Manhattan, 15 de mayo de 2006) fue un periodista y escritor estadounidense, famoso por escribir la novela “Charlie Wilson’s War”: La extraordinaria historia de la mayor operación encubierta de la historia de la que surgió la operación Cyclone, y de la que se realizó el largometraje en 2007.

La guerra de Charlie Wilson es una película de comedia/drama/histórica de 2007 dirigida por Mike Nichols, protagonizada por Tom Hanks, Amy Adams, Julia Roberts, Philip Seymour Hoffman, Om Puri, Shiri Appleby.

Sinopsis

Inspirado en una historia real, el protagonista de la historia es el diputado Charles Wilson quien, bajo el gobierno del presidente Reagan, desde su punto de vista, ve en los continuos conflictos en Afganistán, que los rusos visiblemente están cosechando víctimas. Su propósito es precisamente derrotar a los soviéticos en el país anfitrión, de una vez por todas.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu – All rights reserved

* 333 *