Press "Enter" to skip to content

Falleció Bert Fields el abogado litigante de Hollywood

La falsa Beatlemanía comió el polvo, perdiendo un costoso proceso judicial en favor de los Beatles, gracias a Bert Fields.

En 1986, un juez de California concedió 10,5 millones de dólares a los miembros supervivientes del grupo y a la herencia de John Lennon después de que su empresa, Apple Corps, denunciara que Beatlemania, un popular espectáculo no oficial con imitadores, había violado los derechos comerciales y de marca de los Fab Four’s.

Fue una de las muchas victorias que Fields consiguió para clientes de renombre durante su larga carrera como abogado litigante de Hollywood, era elegante pero despiadado. George Harrison volvió a contratar a Fields en los años noventa. El abogado ganó una sentencia de 11 millones de dólares para Harrison en un juicio contra un antiguo socio comercial y demandó a un periódico por 200 millones de dólares después de que un artículo tildara falsamente al guitarrista de “gran fanático de los nazis” y afirmara que se paseaba por su casa con un uniforme de las SS y ondeaba una bandera nazi de 3 metros de altura.

La falsa Beatlemanía comió el polvo, perdiendo un costoso proceso judicial en favor de los Beatles, gracias a Bert Fields.

Fields representó a una galaxia de estrellas en asuntos legales, como Warren Beatty, Dustin Hoffman, George Lucas, Michael Jackson, John Travolta y Steven Spielberg, además de trabajar para los principales estudios. Un periodista que llegaba a su despacho para una entrevista comentó de haber escuchado a Fields instruir a su asistente: “Retén todas mis llamadas, a menos que se trate de Tom Cruise”.

Los cotilleos de los medios de comunicación sobre la vida privada de Cruise mantuvieron a Fields ocupado. Disfrutó de una cálida relación con el actor y negoció su acuerdo de divorcio con Katie Holmes. Beatty desafió a Paramount en la cuestión de los derechos del director cuando el estudio le dijo que tenía que cortar cuatro minutos de su película, Reds, para la televisión. Fields ganó el caso.

Cáustico o encantador, según el momento, Fields solía salir vencedor y sus oponentes llegaban a acuerdos fuera de los tribunales. Disfrutaba de su reputación como “el abogado más temido de Hollywood”, según informó The New Yorker en 2006, y añadió: “Los clientes acuden a él en la creencia de que, mediante la habilidad o la intimidación, hará desaparecer sus problemas legales”. Según admitió, era un litigante belicoso: “Si fuera un general, atacaría, y seguiría presionando el ataque, para desequilibrar al oponente, para cambiar las probabilidades y hacer que un acuerdo a su manera sea mucho más favorable”.

Los poderosos de Hollywood tomaron nota de su triunfal actuación en nombre del magnate de la animación DreamWorks, Jeffrey Katzenberg, que presentó una demanda para reclamar las primas que creía que le debía su antiguo empleador, The Walt Disney Company. Bajo el tórrido interrogatorio de Fields en 1999, Michael Eisner, el presidente de Disney, se encrespó y admitió que probablemente había dicho una vez de su compacto ex colega: “Odio al enano”. Esta enemistad pública fue corrosiva para la imagen de una empresa que gestiona un parque temático apodado El lugar más feliz del mundo, y Disney llegó a un acuerdo por 250 millones de dólares.

Sin embargo, Fields no era un pitbull gruñón. Refinado y erudito, se desplazaba en un Bentley con chófer desde su casa de Malibú hasta su oficina cerca de Beverly Hills y en su tiempo libre leía poesía y escribía libros sobre Shakespeare. También tenía propiedades en Francia, México, Nueva York y las colinas de Hollywood. De aspecto juvenil como sus clientes, las estrellas de cine, se servía Coca-Cola Light en lugar de leche sobre sus cereales y prefería comer solo en su casa en lugar de adherirse a la cultura de Hollywood de hacer tratos durante los almuerzos.

Fields manifestó en una oportunidad que se le pidió de allanar el camino para que Madonna interpretara a Eva Perón en la película Evita de 1996, en medio de las protestas políticas en Argentina por su elección, pero luego de lograrlo hubo una disputa sobre la factura de 2.500 dólares que Fields le cobrara, por una llamada telefónica a un amigo influyente en América Latina. Aun así, todo se perdonó y Fields actuó como abogado de su sello discográfico Maverick, del que era copropietaria, en una disputa con Warner Music Group en 2004.

En una inversión de las normas para la elección de una estrella de la versión estadounidense de El Aprendiz, Fields despidió a Donald Trump. En sus memorias de 2020, Summing Up, el abogado escribió que había decidido dejar de representar a Trump. Alegó que Trump le había mentido sobre sus intenciones en un intento de engañar a otro cliente de Fields, que también estaba interesado en pujar por los derechos del concurso de Miss Universo. Trump, que adquirió el concurso en 1996, afirmó posteriormente haber despedido a Fields y lo calificó de “muy sobrevalorado”.

Fields fue interrogado por el FBI en 2003, en relación con un detective privado y arreglador apodado el Matón de las Celebridades. Anthony Pellicano, de quien se decía que utilizaba el tema musical de El Padrino para ambientar la sala de espera de su oficina, trabajaba con Fields en diferentes casos y tenía un notable talento para desenterrar información útil. Pellicano fue a la cárcel por escuchas ilegales tras una investigación que comenzó cuando se encontró un pez muerto con una rosa en la boca y una nota con la palabra “stop” sobre el parabrisas roto de un coche de un periodista. Fields negó tener conocimiento de las actividades ilícitas de Pellicano y no fue acusado de ningún delito.

Bertram Harris Fields nació en Los Ángeles en 1929. Su madre, Mildred Rubin, era bailarina de ballet, y su padre, Maxwell Fields, era cirujano ocular. Fields estudió en la Universidad de California, en Los Ángeles, y en la Facultad de Derecho de Harvard.

Reclutado en las fuerzas aéreas estadounidenses durante la Guerra de Corea, ejerció de abogado militar para los estadounidenses que se enfrentaban a un consejo de guerra y que estaban destinados en la RAF de Brize Norton, en Oxfordshire. El propio Fields fue amenazado con el castigo por un iracundo comandante de la base por “defender con demasiado celo” a un aviador que fue declarado inocente. Dejó el ejército en 1955 y se incorporó a un bufete de abogados en Los Ángeles, para luego fundar en propio el suyo.

Un matrimonio de juventud con Amy Markson terminó en divorcio. En un bufete de abogados de Beverly Hills se encargó del divorcio de una modelo de moda, Lydia Minevitch. Se casaron en 1960; ella murió de cáncer de pulmón en 1986. Cinco años después se casó con su tercera esposa, Barbara Guggenheim, una consultora de arte, después de que se conocieran, cuando la representó en una demanda de 5 millones de dólares presentada por Sylvester Stallone en 1989. El actor alegó que había pagado de más por varias obras de arte compradas por recomendación de ella. Ella le sobrevive junto con un hijo de su primer matrimonio, James, banquero de inversiones.

Fields dio clases de derecho en la Universidad de Stanford y, bajo el seudónimo de D Kincaid, escribió dos novelas sobre un abogado del espectáculo en Los Ángeles que utiliza a un dudoso investigador privado para sacar a relucir los trapos sucios.

Fields también tenía una afinidad con la industria cinematográfica por el glamour, el drama y los giros argumentales que hacen llorar. Uno de sus primeros clientes, Mike Todd, productor casado con Elizabeth Taylor, pidió a Fields que lo acompañara en su avión privado para asistir a reuniones en Nueva York en 1958. Fields se negó porque tenía una vista judicial. El avión se estrelló y murieron las cuatro personas que iban a bordo. Cuando Fields se enteró de que Taylor planeaba volver a casarse, con el cantante Eddie Fisher, la llamó para recomendarle que pidiera un acuerdo prenupcial para proteger sus bienes. Ella se puso furiosa y le colgó el teléfono.

Todd fue, según opinó Fields en el programa Variety, “trágicamente asesinado”, aunque si desde su punto de vista “fue un gran momento para morir. Acababa de ganar un Oscar por La vuelta al mundo en ochenta días y estaba casado con Elizabeth Taylor, la mujer más bella del mundo. Vaya, qué manera de morir”.

Bert Fields, abogado de las estrellas, nació el 31 de marzo de 1929. Murió por complicaciones de Covid-19 el 7 de agosto de 2022, a los 93 años

© 2022 ElCanillita.info /SalaStampa.Eu – Editado por Guzzo Photos & Graphic Publications.