Press "Enter" to skip to content

Shinzo Abe, primer ministro lider del Japón de la posguerra

Abe pertenecía a una ilustre familia política y tenía ambiciones como rearmar Japón, pero en el cargo se centró en reactivar la economía

Shinzo Abe, que ha fallecido a los 67 años tras recibir un disparo mientras pronunciaba un discurso, fue el primer ministro que más tiempo estuvo en el cargo en un país en el que, desde su institución en 1885 bajo el emperador Meiji, ese puesto ha sido a menudo cuestión de meses y no de años. Lo ocupó en cuatro mandatos durante casi nueve años, convirtiéndose así en una de las figuras dominantes del Japón de posguerra.

Nacionalista de derechas, llegó al poder por primera vez en 2006, siendo el jefe de gobierno más joven desde el líder de la guerra Fumimaro Konoe, pero dimitió un año después, tras perder el control de la Cámara Alta de Consejeros. También adujo razones de salud: colitis ulcerosa, para la que no se disponía entonces del medicamento adecuado en Japón. Esa afección crónica fue también la causa de su segunda dimisión en 2020, poco más de un año antes de que las normas de su partido le obligaran a dimitir.

Después de haber aparecido por primera vez como jefe de gobierno como una maravilla a corto plazo, Abe volvió a ocupar el cargo en 2012, tras una procesión de primeros ministros, dos de su Partido Liberal Democrático (PLD) y tres del opositor Partido Democrático. Reelegido como presidente del PLD en septiembre, obtuvo una aplastante victoria electoral tres meses después, hazaña que repitió en 2014 y 2017.

El curriculum político conservador de Abe era impecable. Su abuelo materno, Nobusuke Kishi, fue una de las piezas clave cuando se formó el PLD mediante la fusión de dos partidos en 1955. En 1960, en medio de una gran controversia, revisó el tratado de defensa con Estados Unidos, eliminando una cláusula que permitía a Washington intervenir en Japón en caso de insurrección a gran escala, e insertando otra que obligaba a realizar una consulta previa antes de decidir el despliegue de fuerzas estadounidenses en determinadas circunstancias.

El hermano menor de Kishi, Eisaku Sato, fue, después de su sobrino nieto, el segundo primer ministro más longevo de Japón. El padre de Abe, Shintaro, fue ministro de Asuntos Exteriores entre 1982 y 1986.

Dado su carrera, no es de extrañar que Abe abrazara una de las principales ambiciones conservadoras, la de modificar el artículo 9 de la Constitución impuesta por los aliados vencedores en 1947, que renunciaba a la guerra como derecho soberano de la nación y prohibía el mantenimiento de fuerzas de tierra, mar y aire.

Tanto él como casi todo su gabinete y el grueso de los parlamentarios del PLD eran miembros de Nippon Kaigi (Conferencia de Japón), una organización que promueve la reforma constitucional y la revisión de los libros de texto para restar importancia a las atrocidades japonesas durante la Guerra del Pacífico. La mayoría de ellos también pertenecían a Shinto Seiji Renmei, una asociación política que pretende situar la religión autóctona sintoísta en el centro del gobierno. Estos dos organismos ayudaron a Abe a recuperar la presidencia del PLD en 2012.

Kishi consideraba la revisión del tratado de defensa de Japón con EE.UU. como un primer paso hacia la enmienda constitucional. También corrió como un hilo a través de la carrera política de Yasuhiro Nakasone, primer ministro del PLD entre 1982 y 87, que nombró al padre de Abe como su ministro de Asuntos Exteriores.

Sin embargo, cuando Abe dimitió, la Constitución, casi 75 años después de su entrada en vigor, seguía sin modificarse. Después de los horrores de las décadas de 1930 y 1940, siempre ha habido un fuerte grupo pacifista en Japón. Además, más de dos décadas de estancamiento económico tras el estallido de la burbuja de los precios de los activos a principios de los 90 y la crisis financiera mundial de 2008 hicieron que la reactivación del crecimiento fuera más importante para los votantes que la modificación del artículo 9.

Tal cambio habría requerido una mayoría de dos tercios en ambas Cámaras del Parlamento y una mayoría simple en un referéndum. Mientras tanto, las llamadas “fuerzas de autodefensa” de Japón, consideradas como el quinto brazo militar más poderoso del mundo, eran consideradas por la mayoría del electorado como más que adecuadas para las necesidades del país.

A su regreso al poder, Abe se dio cuenta de que sin un plan económico creíble era poco probable que obtuviera la aprobación del electorado para su programa nacionalista. Así nació “Abenomics”, una forma de salir de la trampa de la deflación que se aplicaría mediante “tres flechas”: la primera, la flexibilización monetaria, con el objetivo de lograr una inflación del dos por ciento; la segunda, la intervención fiscal en forma de aumento del gasto público; la tercera, el crecimiento y la reforma estructural, logrados en parte haciendo que Japón sea más competitivo a través de la liberalización del comercio, y ampliando las guarderías para permitir que más mujeres se incorporen a la fuerza laboral.

Las “flechas” hacen referencia a una historia de la prefectura occidental de Yamaguchi, de donde procede la familia de Abe y donde tiene su escaño parlamentario. Un señor entrega a cada uno de sus tres hijos una flecha y les pide que la rompan, lo que hacen. A continuación, les da tres flechas a cada uno y les pide que las rompan todas a la vez, lo que no consiguen.

Una característica destacada de la estrategia de las “tres flechas” fue el enorme aumento -mediante la flexibilización monetaria llevada a cabo por su gobernador, Haruhiko Kuroda- del control del Banco de Japón sobre la economía; fue una política que recuerda a la reflación keynesiana radical emprendida por Takahashi Korekiyo, ministro de finanzas tras la Gran Depresión de 1929.

Otra fue el fuerte aumento de la participación femenina en la fuerza laboral, aunque se concentró en trabajos a tiempo parcial y mal pagados.

En política exterior, Abe amplió la tradicional atención a EE.UU., China y Corea del Sur para incluir a las naciones del sudeste asiático, Australia e India, y a organizaciones multilaterales como la OTAN y la UE. Con Gran Bretaña y Francia estableció consultas anuales entre los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de cada país.

Las relaciones con China y Corea del Sur se vieron perjudicadas en 2013 por la visita de Abe al santuario de Yasukuni, en Tokio, donde están consagrados los espíritus de los muertos por el Emperador, entre ellos 14 criminales de guerra de clase A. Pekín y Tokio siguieron enfrentados por la propiedad de los islotes Senkaku o Diaoyu en el Mar de China Oriental, y Seúl, Pekín y Tokio por el papel de las “mujeres de confort” suministradas al Ejército Imperial japonés durante la Guerra del Pacífico.

En 2015, durante la presidencia de Barack Obama, Abe se convirtió en el primer primer ministro japonés en dirigirse a una sesión conjunta del Congreso estadounidense. Prometió que su país desempeñaría un papel más activo en su alianza de defensa e instó a completar la Asociación Transpacífica, un proyecto de acuerdo comercial entre, entre otros, Australia, Canadá, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú y Estados Unidos.

Sin embargo, el presidente Donald Trump retiró la firma estadounidense de la asociación en 2017.

Japón desempeñó un papel destacado en la redacción de un acuerdo sucesor entre los restantes signatarios, que entró en vigor al año siguiente.

Parte de la estrategia de las “tres flechas” de Abe consistió en aumentar el gasto en defensa y los efectivos, una política de “pacifismo proactivo” para contrarrestar el crecimiento del poderío militar chino. En 2013, el gobierno creó un Consejo de Seguridad Nacional al estilo del NSC de Estados Unidos. En 2015 reinterpretó la Constitución para permitir el derecho a la “autodefensa colectiva”, de modo que Japón pudiera acudir en ayuda de un aliado atacado. Este cambio llevó a una revisión de las directrices de cooperación en materia de defensa entre Tokio y Washington.

Abe no tenía nada del glamour de Junichiro Koizumi, el hombre al que sucedió en su primer mandato como primer ministro. Pero, de vuelta a la cima cinco años después, se reveló como un operador político astuto y pragmático ayudado, hay que decirlo, por una oposición profundamente fracturada.


Shinzo Abe nació en Tokio el 21 de septiembre de 1954, segundo hijo de Shintaro Abe, que entonces trabajaba como reportero político en el diario Mainichi Shimbun, y de Yoko Kishi, hija de Nobusuke Kishi, que había sido el jefe económico de Manchukuo, el estado títere japonés en el norte de China, y ministro del gobierno de guerra del general Hideki Tojo. Tres años después del nacimiento de Shinzo se convertiría en primer ministro.

El joven Abe recibió una educación privada, y en 1977 se licenció en Ciencias Políticas en la Universidad de Seikei, en Tokio. Estudió política pública en la Universidad del Sur de California antes de incorporarse a Kobe Steel. A continuación, entró en el servicio gubernamental como asistente tanto del Ministerio de Asuntos Exteriores como del PLD.

Entró en la Cámara Baja en 1993 como uno de los representantes de la prefectura de Yamaguchi, siguiendo los pasos de su abuelo, su tío abuelo y su padre. En la Dieta fue miembro de la facción Mori, el mayor de los subgrupos del PLD, que anteriormente había encabezado su padre.

Abe fue sucesivamente director de la división de asuntos sociales, subsecretario jefe del gabinete y secretario general del PLD. Fue el principal negociador del gobierno para la devolución de los ciudadanos japoneses secuestrados por Corea del Norte y, como tal, acompañó a Koizumi, el entonces primer ministro, a reunirse con Kim Jong-il en 2002. También dirigió una encuesta del PLD sobre la educación “sexual excesiva” y “sin género” en Japón.

En abril de 2006 fue reelegido presidente del PLD, y tres meses después tomó posesión como primer ministro. Ese mismo año expuso su filosofía política en Towards a Beautiful Country: Mi visión de Japón, un libro que se convirtió en un éxito de ventas.

Durante el primer mandato, el criterio de Abe fue cuestionado por la incompetencia y la corrupción de los ministros que había nombrado. En julio de 2007 los partidos de la oposición obtuvieron la mayoría en las elecciones a la cámara alta, la Cámara de Consejeros, por primera vez en su historia.

En 2006 se revisó la Ley Fundamental de Educación, declarando que el objetivo de la educación no era servir a los estudiantes, sino al Estado, haciendo hincapié en el patriotismo. Se promulgó una ley de referéndum, que allanaba el camino para un plebiscito sobre la Constitución, y se concedió a la Agencia de Defensa de Japón el estatus de ministerio de pleno derecho.

Tras el nacimiento en 2006 del príncipe Hisahito, sobrino del príncipe heredero, Abe decidió abandonar una revisión de la Ley de la Casa Imperial de 1947, apoyada por Koizumi, que habría permitido a la hija del príncipe heredero, Toshi, suceder en el Trono del Crisantemo.

En diciembre de 2012, Abe y el PLD barrieron al Partido Democrático del poder, con una ganancia de 176 escaños que les dio la mayoría general en la cámara baja. Esa mayoría se mantuvo, con una ligera pérdida de escaños, en 2014 y, de nuevo, con un pequeño descenso en el número de escaños, en 2017.

A pesar de estos éxitos, la autoridad de Abe se vio socavada en años posteriores por los escándalos de Moritomo Gakuen y Kake Gakuen, ambos relacionados con centros educativos.

El primero se refería a la venta por parte del gobierno de un terreno en Toyonaka, cerca de Osaka, a una fracción de su coste estimado, para la ampliación de un jardín de infancia en una escuela primaria de la que la esposa del primer ministro, Akie, fue durante un tiempo directora honoraria. El propietario del jardín de infancia había estado siguiendo un plan de estudios nacionalista en el que se recitaba cada día el Rescripto Imperial sobre Educación, firmado por el Emperador Meiji en 1890.

El segundo tenía que ver con los favores que supuestamente había mostrado Abe a un amigo que quería abrir una escuela de veterinaria en una universidad de su propiedad en la prefectura de Ehime, en la isla de Shikoku.

En 2019 se acusó a Abe de convertir la fiesta anual para ver los cerezos en flor, financiada por el Estado, en un medio para recompensar a sus partidarios. La polémica llevó a la cancelación de la fiesta de 2020, que, en todo caso, no se habría celebrado por llegó el coronavirus, que provocó el aplazamiento por un año de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que Abe esperaba presidir, y una pérdida del producto interior bruto de casi el 8%. Esto se compara con una caída de más del 20% en Estados Unidos y Gran Bretaña.

En 2018, tras la reunión en Singapur entre Donald Trump y Kim Jong-un, Abe, siempre de línea dura respecto a Corea del Norte, reconoció un cambio en la actitud de Pyongyang, pero advirtió al presidente estadounidense contra cualquier acuerdo que dejara a Japón expuesto a los misiles de corto alcance de su vecino.

Ese mismo año estuvo en Pekín en la primera visita a China de un primer ministro japonés en casi siete años. El presidente chino, Xi Jinping, tenía previsto volver a visitar Tokio en la primavera de 2020, pero la pandemia de coronavirus lo hizo imposible.

Tras dejar el cargo de primer ministro, Abe siguió siendo una presencia poderosa en la Cámara de Representantes, convirtiéndose en el jefe de la mayor facción del PLD en 2021. Ese mismo año fue reelegido por octava vez en su escaño de Yamaguchi.

Abe se casó en 1987 con Akie Matsuzaki, hija del antiguo jefe de una de las mayores empresas de confitería de Japón. No hubo hijos del matrimonio.

Shinzo Abe, nacido el 21 de septiembre de 1954, murió el 8 de julio de 2022

Copyright © 2022 ElCanillita.info / PanPress.Eu / SalaStampa.Eu – Derechos Reservados