Press "Enter" to skip to content

Deportación forzada de civiles ucranianos en Rusia

Civiles ucranianos, con carteles que indican “niños a bordo”en sus coches, intentan salir de Mariupol bajo la vigilancia de los separatistas prorrusos

Los pasajeros bajaron del tren con sus bolsas, sus niños aturdidos y sus mascotas confundidas. Hasta hace poco habían quedado atrapados en la devastación de la ciudad de Mariupol. Ahora desembarcaban a cientos de kilómetros, en la ciudad rusa de Yaroslavl, al norte de Moscú.

Las autoridades rusas afirmaron que los más de 480 ucranianos que viajaban en el tren estaban siendo rescatados y los medios de comunicación estatales emitieron imágenes de ellos agradeciendo a las fuerzas rusas su liberación.

Sin embargo, el gobierno ucraniano dijo el domingo que se encontraban entre los miles de residentes de Mariupol “llevados a la fuerza” a través de la frontera a ciudades rusas remotas mientras las fuerzas del Kremlin reforzaban su control sobre el puerto asediado.

Vadym Boichenko, alcalde de Mariupol, alegó que las deportaciones hacían eco de transportes históricos.

“Lo que los ocupantes están haciendo hoy es familiar para la generación más antigua, que vio los horribles acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, cuando los nazis capturaron a la gente por la fuerza”, dijo en un comunicado.

“Es increíble que en el siglo XXI se pueda llevar a la gente por la fuerza a otro país”.

Mariupol lleva tres semanas destrozada por los bombardeos y sin suministro de electricidad, agua y alimentos, mientras Rusia intenta apoderarse de esta ciudad de casi medio millón de habitantes.

Separatistas prorrusos en la ciudad de Mariupol

Durante el fin de semana, las fuerzas rusas entraron en el centro de la ciudad y parecieron tomar el control de la maltrecha pero estratégicamente importante ciudad.

Ante el avance de las fuerzas rusas, el Ayuntamiento de Mariupol denunció que los residentes de los barrios bajo control ruso estaban siendo “deportados ilegalmente a territorio enemigo”.

Pavlo Kyrylenko, un funcionario local, dijo: “Los ocupantes están enviando a los residentes de Mariupol a campos de filtración, controlando los teléfonos y confiscando sus documentos ucranianos”.

Las fotografías de las zonas de la ciudad en poder de las fuerzas rusas mostraban convoyes de coches preparándose para salir, muchos de ellos con carteles de papel proclamando que el vehículo trasportaba niños.

Los coches con lazos blancos o trozos de tela blanca atados en el pomo de la puerta esperaban a ser procesados por los funcionarios.

Los hombres ucranianos fueron registrados en los puestos de control en busca de tatuajes incriminatorios con símbolos nacionalistas o militares

La televisión estatal rusa también mostró una fila de coches frente a un campamento gestionado por el Ministerio de Situaciones de Emergencia en una zona del este de Ucrania controlada por los separatistas, cerca de la frontera rusa.

Se vio a mujeres desorientadas, con abrigos y gorros, bebiendo té mientras eran interrogadas sobre su calvario. Dijeron que estaban desesperadas por salir, pero no mencionaron si querían irse a Ucrania o a Rusia.

La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas dijo que los informes sobre las deportaciones eran “horribles” y “desmesurados” si eran ciertas.

Linda Thomas-Greenfield manifestó: “Obligar a la gente de Ucrania a ir a Rusia es absolutamente inaceptable; es inconcebible. Y, de nuevo, es algo que tenemos que confirmar, pero no descarto que los rusos lleven a cabo una acción tan horrible”.

“Ciertamente, sería otra escalada, pero no está fuera del ámbito de la posibilidad dado cómo los rusos han tratado de presionar al pueblo ucraniano”.

Lyudmyla Denisova, comisionada de derechos humanos de Ucrania, declaró a la televisión ucraniana que los evacuados a Rusia fueron llevados a “campos de filtración donde las fuerzas de ocupación revisaban los teléfonos y los documentos de la gente”.

Dijo que fueron llevados a Taganrog, la ciudad rusa más cercana a la frontera de Mariupol, y algunos fueron enviados por tren a “ciudades rusas económicamente deprimidas”.

Afirmó que las personas tenían que firmar documentos que les obligaban a permanecer en un lugar de Rusia durante al menos dos años, con un solo empleador. Normalmente, toda persona que llega a Rusia y quiere solicitar asilo debe permanecer en una dirección mientras se tramita su solicitud.

“Nuestros ciudadanos recibieron documentos que les obligan a permanecer en una ciudad determinada, lo que significa que no tienen derecho a abandonarla durante al menos dos años y que tienen que buscar empleo allí”, dijo en el Canal 24 de Ucrania.

“Hago un llamamiento a la comunidad internacional y a los socios internacionales para que respondan a este hecho y utilicen todos sus medios para aumentar la presión de las sanciones sobre el Estado terrorista de Rusia con el fin de liberar a los ciudadanos ucranianos”.

Las autoridades de Mariupol calculan que cerca de 40.000 personas han huido de la ciudad durante la última semana, lo que supone casi una de cada diez personas de su población.

Sin embargo, cientos de miles de personas siguen atrapadas bajo los bombardeos en una situación cada vez más grave. Las autoridades locales han registrado más de 2.500 muertos, pero estiman que el número real podría acercarse a los 20.000, ya que muchos cuerpos yacen sin enterrar y sin contar en las ruinas de la ciudad.

Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania, dijo el domingo que el asedio pasaría a la historia por lo que dijo eran crímenes de guerra cometidos por las tropas rusas. “Hacer esto a una ciudad pacífica… es un terror que se recordará durante siglos”, dijo.

Los bombardeos rusos alcanzaron una escuela de arte en la que se habían refugiado unas 400 personas, según informaron el domingo las autoridades de la ciudad. El edificio quedó destruido y las autoridades dijeron que se temía que hubiera personas atrapadas bajo los escombros, pero no se supo de inmediato si hubo víctimas.

La semana pasada, las fuerzas rusas también bombardearon un teatro de la ciudad en el que se habían refugiado civiles. Las autoridades afirmaron que se había rescatado a 130 personas, pero los combates habían hecho que las búsquedas siguieran siendo peligrosas y muchas más podrían permanecer bajo los escombros.

La posición estratégica de Mariupol ha hecho que se enfrente a intensos combates y a lo que la Cruz Roja calificó de condiciones apocalípticas.

La ciudad se encuentra entre el territorio oriental controlado por los separatistas apoyados por Rusia, por un lado, y la península de Crimea anexionada por Rusia en 2014, por el otro. Capturarla daría a los rusos un claro corredor terrestre, controlando el Mar de Azov.

Los residentes de la ciudad que están siendo evacuados hacia el oeste, hacia Ucrania, continuaron relatando las angustiosas condiciones dentro de la ciudad destrozada.

“Ya no hay ciudad”, lloraba Marina Galla mientras su tren entraba en la ciudad occidental de Lviv.

Dijo que había visto cadáveres en la calle y que se había visto obligada a beber nieve derretida por la falta de agua. Muchos de los miembros de su familia se quedaron atrás, dijo.

“No sé nada de ellos”, dijo. “Mi madre, mi abuela, mi abuelo y mi padre. Ni siquiera saben que nos hemos ido”.

Una fotografía de satélite muestra las consecuencias del ataque al teatro de Mariupol, en el centro

Dijo que había pasado tres semanas en el sótano del Palacio de la Cultura de Mariupol para esconderse de los constantes bombardeos, trasladándose al subsuelo después de que el horizonte se volviera negro por el humo.

“No teníamos agua, ni luz, ni gas, ni absolutamente ninguna comunicación”, dijo. Las comidas se cocinaban al aire libre en fuegos abiertos en el patio, incluso mientras estaban bajo el fuego.

Dijo que incluso cuando hicieron un alto para huir de la ciudad, los soldados rusos en los puestos de control les sugirieron que sería mejor ir a la ciudad de Melitopol, ocupada por Rusia, o a la península de Crimea anexionada por Rusia.

Copyright © 2022 ElCanillita.info – DC24.News – PanPress.eu / SalaStampa.eu – Derechos reservados