Press "Enter" to skip to content

Se reanuda el histórico juicio por corrupción en el Vaticano

Ciudad del Vaticano, 24/XI/2022 – Durante un juicio por corrupción, un tribunal del Vaticano escuchó el jueves una llamada telefónica grabada en secreto entre el principal acusado, el cardenal Angelo Becciu, y el papa Francisco.

La grabación fue realizada sin el conocimiento del papa por alguien que estaba en una habitación con Becciu en julio de 2021, y mientras el papa aún se recuperaba de una importante cirugía intestinal, se dijo al tribunal poco antes de que comenzara el juicio.

Se pidió a los periodistas que abandonaran la sala mientras se reproducía la cinta, pero los abogados que la escucharon dijeron que Becciu pidió al papa que confirmara que el pontífice había autorizado un pago para ayudar a liberar a una monja que había sido secuestrada en África.

Los abogados dijeron que en la llamada el papa parecía perplejo y confundido por la razón por la que Becciu estaba llamando y que el pontífice pidió repetidamente al cardenal que le enviara una nota escrita del pedido que hacia.

En 2018, Becciu, que entonces era la tercera persona más poderosa del Vaticano, contrató a la coimputada Cecilia Marogna, una autodenominada analista de seguridad, para liberar a una monja colombiana secuestrada en Malí por un grupo vinculado a Al Qaeda.

Marogna, de 44 años, recibió 575.000 euros (598.630 dólares) de la Secretaría de Estado, el departamento más importante del Vaticano, entre 2018 y 2019, cuando Becciu trabajaba allí. El dinero fue enviado a una empresa que ella había creado en Eslovenia y recibió una parte en efectivo, se ha dicho al tribunal.

La policía descubrió que Marogna había gastado gran parte del dinero para uso personal, incluyendo ropa de marcas de lujo y visitas a balnearios.

Se le acusa de malversación y a Becciu se le cambiaron los cargos, por malversación, corrupción y abuso de poder. Ellos, al igual que los otros ocho acusados, han negado todo tipo de delito.

El fiscal jefe del juicio, Alessandro Diddi, dijo a los periodistas el jueves que había iniciado una nueva investigación en la que sospecha que Becciu es culpable de conspiración criminal. Dijo que había depositado los detalles en el tribunal.

Los abogados de Becciu manifestaron en un comunicado que no tenían conocimiento de ninguna nueva acusación. El comunicado no comentaba la llamada telefónica grabada en secreto.

Un año antes de que comenzara el juicio, el papa Francisco despidió a Becciu por sospechas de nepotismo. Becciu niega haber hecho nada para ayudar económicamente a su familia.

El jueves, Becciu se enfrentó a su principal acusador, su antiguo ayudante principal monseñor Alberto Perlasca. Contó al tribunal cómo se le ordenó hacer pagos que consideraba inusuales.

Dijo que envió 100.000 euros a una organización benéfica en Cerdeña, sin saber en ese momento que estaba vinculada a la familia de Becciu.

Becciu ha dicho que la organización benéfica ayudó a crear puestos de trabajo en una zona pobre.

El juicio gira en torno a la compra de un edificio en Londres por parte de la Secretaría de Estado. Entre los 10 acusados se encuentran antiguos empleados del Vaticano e intermediarios italianos que, según la acusación, extorsionaron al Vaticano.

Copyright © 2022 ElCanillita.info / SalaStampa.Eu – Información de dominio público