Press "Enter" to skip to content

Aceite de canalón

El “Gutter Oil” (aceite de canalón) es un término para referirse al aceite reciclado. O bien para describir la práctica de los restaurantes de reutilizar el aceite de cocina que ya ha sido frito anteriormente. También se puede utilizar para describir el procesamiento de los residuos de aceite recogidos en fuentes como las freidoras de los restaurantes, las trampas de grasa, los residuos de los mataderos y fatbergs.

Es decir: toallas sanitarias, toallas húmedas, pañales y artículos similares que se encuentran en los sistemas de alcantarillado. No se descomponen como el papel higiénico, son tan fuertes como el hormigón y son fuentes de combustibles.

En China tambien han descubierto cadenas de suministro ilícitas enteras dedicadas a la recogida, procesamiento y reventa de aceite de canalón. Muchos restaurantes de baja categoría de China cocinan con aceite de canalón reciclado ilícitamente. Además, en 2012, el gobierno de Pekin acusó a una empresa farmacéutica china de utilizar aceite de canalón como precursor para la fabricación de antibióticos de cefalosporina.

El gobierno chino ha emitido múltiples boletines legales en los que se esbozan estrategias para frenar la producción de aceite de canalón desde 2011, incluyendo la mercantilización del producto como materia prima para crear jabón, caucho, biocombustible, plásticos, techos y cosméticos.

En la ciudad de Shanghái, se informó de que más de 2.000 autobuses funcionaban con biodiésel fabricado con aceite de canalón y muchas gasolineras también ofrecían gasolina producida en parte con aceite de canalón.

Debido a la amplia industria china de fábricas dedicadas al procesamiento de aceite de canalón, para fabricar productos como jabones, combustibles, plásticos, cauchos, etc., se ha podido obtener informes sobre comerciantes sin escrúpulos que venden aceite de canalón para cocinar y freír.

Los artículos sobre seguridad alimentaria financiados por las subvenciones científicas provinciales de la República Popular China, atribuyen las continuas dificultades de aplicación de la normativa, a la naturaleza descentralizada de la cadena logística, a la falta de opciones generalizadas de eliminación/reciclaje y a las frecuentes innovaciones para disfrazar visual y químicamente el aceite de canalón.

El reprocesamiento del aceite de cocina usado suele ser muy rudimentario; las técnicas incluyen la filtración, la ebullición, el refinado y la eliminación de algunos adulterantes. Luego se envasa y se revende como una alternativa más barata al aceite de cocina normal.

Otra versión del aceite de canalón utiliza partes de animales desechadas, grasa y pieles de animales, órganos internos y carne caducada o de baja calidad, que luego se cuece en grandes cubas para extraer el aceite.

En 2011 se estimó que alrededor de una décima parte del aceite utilizado por los restaurantes en China era aceite reciclado.

Según los informes, algunos vendedores ambulantes y restaurantes de China han utilizado ilegalmente aceite reciclado no apto para el consumo humano para cocinar alimentos, lo que ha dado lugar a una ofensiva contra estos establecimientos por parte del gobierno chino.

Efectos sobre la salud

El aceite de canalón es un ingrediente crudo aceptable para productos que no son para el consumo humano, como el jabón, el caucho, el biocombustible y los cosméticos.
Se ha demostrado que el aceite de canalón es tóxico, puede causar diarrea y dolor abdominal. También se ha informado de que el consumo prolongado de este aceite puede provocar cáncer de estómago y de hígado.

Las pruebas realizadas en algunas muestras de aceite de canalón han revelado la presencia de hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), peligrosos contaminantes orgánicos capaces de provocar cáncer con el consumo prolongado. También existe la posibilidad de que el aceite de canalón contenga aflatoxinas, compuestos altamente cancerígenos producidos por ciertos mohos.

Normativa y aplicación de la ley

La legislación china establece que la grasa animal industrial no está permitida para su uso en productos alimentarios, porque no cumple las normas básicas de higiene y contiene altos niveles de contaminantes potencialmente tóxicos. El gobierno está investigando formas de analizar e identificar el aceite de canalón, pero en 2012 no existían normas a nivel nacional para ayudar en este proceso. Motivo por el cual, están estudiando métodos que se basan en equipos técnicos, así como en pruebas instantáneas in situ para detectar el aceite sospechoso. Se han propuesto cinco pruebas para detectar el aceite de los canalones, pero ninguna de ellas ha logrado detectarlo con precisión.

© 2021 PanPress.Eu/SalaStampa.Eu affiliate with USAGM / VOA – Translated and edited by Guzzo Photos & Graphic Publications.
Copyright © 1998-2021, RFA. Reprinted by ElCanillita.Info with the permission of Radio Free Asia, 2025 M St. NW, Suite 300, Washington DC 20036

* 45 *