Press "Enter" to skip to content

Más de mil muertos por Covid en Italia durante las últimas dos semanas

Entre el 27 de Diciembre y el 9 de Enero de 2022, 1.004 personas positivas al coronavirus murieron en Italia. Cifra que no incluye a las personas que fallecieron en el periodo con un diagnóstico anterior al 27 de diciembre.

Así afirma el informe del Instituto Superior de Sanidad sobre la evolución de la epidemia en Italia. Señalando que en el mismo periodo se registraron 1.701.009 nuevos casos de infección.

Pero las cifras podrían ser mucho mayores, porque de las regiones de Calabria, Friuli Venezia Giulia, Cerdeña, Sicilia, Toscana y la provincia autónoma de Bolzano, los datos llegan con un fuerte retraso en la notificación, debido a las dificultades técnicas y organizativas provocadas por la fuerte presión sobre los servicios sanitarios.

El hecho de que las regiones estén bajo presión se desprende de los datos relativos a los ingresos hospitalarios en salas normales y en cuidados intensivos. Desde el próximo lunes, Valle de Aosta será la primera región en experimentar las nuevas restricciones relacionadas en zona naranja, la orden del Ministerio de Sanidad llevará también a Campania a la zona amarilla. Pero otras regiones se arriesgan incluso a la zona roja.

A partir del 24 de Enero, Le Marche, Friuli-Venezia Giulia y Piemonte (unidades de cuidados intensivos muy por encima del umbral de riesgo) corren el riesgo de acabar en la zona naranja, mientras que Calabria, Liguria, Sicilia y Lombardía superan el 30% de ocupación de camas hospitalarias.

Las perspectivas de riesgo calculadas por el Instituto Superior de Sanidad bosquejan un panorama preocupante. En base a datos actuales, Campania tiene una alta probabilidad en un 50% de quedarse sin camas hospitalarias disponibles en el área médica dentro de un mes, aunque se mantiene en la zona amarilla debido a que no se ha superado el límite de ingresos en cuidados intensivos.

Mucho más preocupante es la situación de la provincia de Trento, que desgraciadamente es candidata a acabar en la zona roja debido a la saturación de camas, así como Valle d’Aosta, pero también Piemonte, Lombardía y Sicilia, que ésta semana apenas evitaron la zona naranja. La situación en Liguria y Emilia Romagna también es critica, al igual Abruzo y Umbría.

Al día de hoy, éste es el panorama de la cuarta oleada de Covid en Italia, impulsada por las infecciones de la variante Omicron, prevalente en un 84%, suplantando a la Delta. La capacidad de Omicron de romper la inmunidad, queda documentada en las cifras de reinfección, que, aún cuando se están consolidando, han aumentado el 3,3% en la última semana, frente al 1% del total de casos notificados, hasta el 13 de Diciembre.

En cuanto a la incidencia, hay que señalar que los contagios son impulsados desde el pasado mes de octubre por los niños de entre 5 y 11 años, grupo de población para el que se han distribuido las dosis pediátricas de la vacuna hace apenas unas semanas. Luego que se produjo un fuerte aumento de la incidencia en las dos últimas semanas para el grupo de edad de 16 a 19 años y un fuerte acrecentamiento de la tasa de hospitalización en el grupo de edad de menores de 5 años. Más de 10 hospitalizaciones por millón de habitantes.

A partir de los datos comunicados por el Instituto Nacional de la Salud, es posible cuantificar el efecto escudo de las vacunas: en los sujetos vacunados con la tercera dosis la eficacia en la prevención del diagnóstico de Covid-19 y de los casos de enfermedad grave es del 68,8% y del 98% respectivamente.

Con respecto a la protección frente a la infección, la reducción del riesgo en comparación con los individuos no vacunados en la prevención del diagnóstico de la infección por Sars-CoV-2, es del 71% en los 90 días siguientes a la finalización del ciclo de vacunación. Y del 57% entre 91 y 120 días, y del 34% en más de 120 días.

La vacuna previene la enfermedad grave: en un 95% en los vacunados con un ciclo completo durante menos de 90 días, en un 93% en los vacunados con un ciclo completo entre 91 y 120 días, y en un 89% en los vacunados que han completado su ciclo de vacunación durante más de 120 días.

La tasa de personas ingresadas en cuidados intensivos es de 26,7 por cada 100.000 para los no vacunados, mientras que es de 0,9 por cada 100.000 para los vacunados de refuerzo, es decir, 38,1 veces mayor.

A pesar de que estos datos demuestran la acción de blindaje de la vacuna, todavía hay más de 1,6 millones de personas de entre 50 y 70 años que no se han vacunado y que representan el núcleo duro de no vax que el gobierno con el último decreto quiere intentar llevar a inmunizar contra el covid.

Copyright © 2021 ElCanillita.info / DC24.News – SalaStampa.Eu – Derechos reservados