Press "Enter" to skip to content

La violenza amenaza la paz social en Brasil de frente al próximo final de las elecciones

Martes, 04/10/2022

Brasil se enfrenta al fantasma de la violencia política después que el ajustado resultado de las elecciones presidenciales exigiera su definición en una segunda vuelta.

El recuento final de la votación del domingo pasado dió al actual presidente, Jair Bolsonaro, el 43% de los votos y a su contrincante de izquierdas Luiz Inácio Lula da Silva el 48%. Cualquiera de los dos candidatos necesitaba superar el 50% para ser elegido presidente en la primera vuelta.

El apoyo a Bolsonaro fue de 8 puntos porcentuales por encima de la participación prevista en varias encuestas previas a las elecciones. “Nos impusimos a las mentiras”, dijo a las puertas de su residencia oficial en Brasilia.

Jair Bolsanoro se enfrentará a una segunda vuelta el 30 de Octubre contra Lula, dos veces expresidente e icono de la izquierda latinoamericana, condenado por corrupción en 2018 y enviado en prisión por casi dos años, antes de que sus cargos fueran anulados.

Lula, de 76 años, parecía estar agotado tras semanas de campaña cuando ayer dijo a sus partidarios en Sao Paulo que estaba deseando debatir con Bolsonaro “para saber si va a seguir mintiendo o si va a decir la verdad una vez en su vida al pueblo brasileño”.

El resultado es un golpe para la izquierda en Brasil, que buscaba una victoria decisiva en una sola vuelta contra el ex presidente militar, acusado por los opositores de una serie de abusos. Entre ellos, permitir que sus aliados del agronegocio saqueen la cuenca del Amazonas, no tomarse en serio la pandemia del Covid-19 y amenazar la propia democracia.

Sin embargo, el dosier que Bolsonaro presentó de Lula y su Partido de los Trabajadores, que gobernó de 2003 a 2013, evidencia la corrupción y una amenaza para los valores cristianos, hechos que parecen haber resonado en millones de votantes más de lo que esperaban los encuestadores.

Tales datos demuestran que se trata de una carrera política peligrosa hacia el final, entre opositores que advierten posible graves consecuencias en toda Latinoamérica si uno de los dos gana.

“El espectro de la violencia política estará presente en las próximas semanas”, dijo el profesor de relaciones internacionales en la Fundación Getulio Vargas de Sao Paulo. Dijo que era consciente de la “preocupación real” dentro de las campañas sobre la seguridad física de los candidatos.
Continuación...