Press "Enter" to skip to content

El general ruso que se hace cargo de la campaña de Ucrania es el hombre que arrasó las ciudades de Siria

General Alexander Dvornikov

Un general que bombardeó ciudades sirias hasta el suelo ha sido nombrado máximo comandante de Rusia en Ucrania y ya es sospechoso de haber ordenado un ataque con misiles que mató a 50 civiles en una estación de tren.

Alexander Dvornikov es uno de los generales favoritos de Vladimir Putin y se le ha encomendado la tarea de reorientar la estancada campaña militar rusa, pero su nombramiento ha desatado el temor de que la guerra entre ahora en una fase aún más sangrienta en el Donbás.

“La medida de otorgarle poderes es una señal peligrosa de que Putin no tiene intención de rendirse en Ucrania a corto plazo, sino que podría realmente intentar tomar la mayor parte, si no toda, del este de Ucrania”, dijo Harry Kazianis, un analista militar estadounidense del Centro para el Interés Nacional.

“Dvornikov es un táctico y estratega inteligente que utilizará tácticas de guerra de asedio al igual que se utilizaron en Siria. Mi temor es que Dvornikov tiene órdenes de que si no puede tomar el este de Ucrania lo convertirá en un Alepo gigante.”

El mismo día en que se anunció su nombramiento, al menos 52 civiles murieron y más de 100 resultaron heridos en un ataque con misiles rusos contra una estación de tren repleta de personas que intentaban huir de la región oriental ucraniana de Donbás. Testigos presenciales dijeron que muchos de los muertos eran mujeres y niños.

El Kremlin ha negado la responsabilidad del ataque, pero tenía el sello de las tácticas utilizadas por el general Dvornikov, que se hizo famoso ordenando implacables bombardeos sobre la ciudad siria de Alepo en 2015 y 2016 que mataron a miles de personas.

“Este fue un ataque con tácticas al estilo de Alepo”, dijo un analista militar en Moscú que declinó ser nombrado. “Dvornikov es conocido como un comandante despiadado y desplegará tácticas utilizadas en Siria ahora en Ucrania. Estuvo en Chechenia hace 20 años. Se trata de liberar ciudades reduciéndolas a escombros”.

Poco quedó sin escombros en este suburbio de Alepo, Siria, tras los ataques aéreos rusos

Putin esperaba una rápida victoria en Ucrania, pero el ejército ruso se encontró con una resistencia más fuerte de lo esperado y, tras seis semanas de combates, ha sufrido miles de bajas. Ahora ha ordenado a sus fuerzas que se retiren de las afueras de la capital ucraniana, Kiev, y que se concentren en tomar el control de más territorio en el Donbás.

Fuentes de inteligencia occidentales han dicho que una de las razones por las que la campaña del Kremlin en Ucrania se ha estancado es por su confusa estructura de mando, que se había dividido en tres áreas de responsabilidad.

Putin espera ahora que, como comandante general, el general Dvornikov instaure una mayor disciplina operativa. El general Dvornikov había estado al mando del distrito militar del sur de Rusia que invadió Ucrania desde Crimea y que ha sido considerado un éxito relativo.

Vladimir Putin y el general Dvornikov. Sostienen una fotografía enmarcada que muestra un edificio en el campo sirio con un mensaje prorruso en la parte superior

Este corpulento oficial de carrera de 60 años, poco sonriente y con ojos azules pálidos, tiene toda la pinta de ser un comandante militar ruso. Es más conocido por liderar la intervención militar inicial en Siria en 2015, una campaña articulada en torno a un feroz bombardeo que mató a unos 2.000 civiles, entre ellos 200 niños.

“Después de haber fracasado hasta ahora en Ucrania y haber cometido crímenes de guerra, Putin ha nombrado a un nuevo comandante, el general Alexander Dvornikov, con amplia experiencia en la comisión de atroces crímenes genocidas contra civiles indefensos en Siria”, ha declarado la Red de la Revolución Siria, un grupo vinculado a los rebeldes prooccidentales en Siria.

En los seis meses en que el general Dvornikov dirigió la campaña militar rusa en apoyo del líder sirio Bashar al-Assad, su fuerza aérea llevó a cabo 9.000 salidas de bombardeo, destruyendo grandes partes de Alepo, Homs y otras ciudades más pequeñas.

Es conocido por haber contribuido a idear una estrategia rusa para doblegar la voluntad de los civiles que viven en ciudades asediadas, atacando deliberadamente infraestructuras básicas como panaderías, hospitales y fuentes de agua.

Para Rusia y el régimen de Assad, el enfoque fue un éxito. Su campaña obligó a los rebeldes respaldados por Occidente y a los extremistas del Estado Islámico a retirarse, “liberando” enormes zonas para Assad e impresionando a Putin, que concedió al general Dvornikov la máxima medalla militar Héroe de Rusia cuando regresó a Moscú.

Mientras tanto, Rusia organizó maniobras de guerra con 1.000 soldados en el enclave báltico de Kaliningrado, situado entre Polonia y Lituania. Moscú advirtió esta semana contra cualquier posible acción contra ese territorio, diciendo que “sería jugar con fuego”.

Copyright © 2022 ElCanillita.info – DC24.News – PanPress.eu / SalaStampa.eu – Derechos reservados