Press "Enter" to skip to content

El ex-presidente Luiz Inacio Lula da Silva, conocido como Lula, es el claro favorito para ganar las elecciones y volver al poder

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no tiene la “fuerza política” para dar un golpe de Estado ni el apoyo suficiente para desencadenar una insurrección al estilo de Trump, según el favorito para derrotarlo en las elecciones decisivas de este año.

Luiz Inácio Lula da Silva, de 76 años, el ex presidente izquierdista que fue liberado de la cárcel el año pasado, descartó los temores de que Bolsonaro intentara aferrarse al poder, afirmando que los votantes “rechazarían el autoritarismo”.

Bolsonaro ha insinuado que no aceptará los resultados de las elecciones si es derrotado, y los observadores temen que sus partidarios formen un movimiento de fraude electoral del tipo”Detengan el robo”, similar al que tuvo lugar cuando Joe Biden ganó la presidencia de Estados Unidos.

En una rueda de Prensa, Lula, que aún no ha anunciado formalmente que se presentará, dijo que sentía que era su”responsabilidad”desafiar y derrotar al ex capitán del ejército, de 66 años y de extrema derecha, al que calificó con dureza de”desafortunado accidente”.

El ex dirigente también advirtió que”cualquier político culpable de corrupción debe enfrentarse a la justicia”, al ser preguntado por los escándalos de las normas que envuelven a varios gobiernos, como los de Argentina y Reino Unido .

Lula, que fue absuelto por soborno en relación con un apartamento, añadió que la corrupción corre el riesgo de tener un efecto”demonizador”en la política.

Se espera que se lance al ruedo a principios de este año para las elecciones del 2 de Octubre, en las que ya aventaja a Bolsonaro por más de 20 puntos porcentuales.

El antiguo limpiabotas, que surgió de una familia pobre y desestructurada para convertirse en el presidente más popular de Brasil, ha estado planeando su regreso desde su absolución el año pasado.

“El mundo necesita un nuevo modelo de gobernanza global”para hacer frente a la crisis, dijo.

Bolsonaro ha sido una figura aislada en la escena mundial
Se dice que su reciente visita a Europa ha sentado las bases para más viajes al extranjero este año para pulir sus credenciales de estadista.

Los líderes europeos lo recibieron con los brazos abiertos a finales del año pasado, y Emmanuel Macron, un fuerte crítico de Bolsonaro, lo recibió en el palacio del Elíseo, un raro honor que demuestra su apoyo.

En el mismo viaje, Lula fue a Italia, donde fue recibido calurosamente por los líderes, días antes de que Bolsonaro llegara a la cumbre del G20, en la que fue una figura aislada, notablemente ausente de la foto de los líderes en las Fuentes de Trevi. Se dice que Lula está preparando una visita al Reino Unido.

Lula dijo a la prensa que utilizaría su política exterior para impulsar alianzas más fuertes entre los países latinoamericanos que puedan desafiar la ortodoxia de Estados Unidos contra China.

“Esta unión reforzará nuestra soberanía y nuestras posiciones en un mundo que no puede quedarse en medio de una nueva Guerra Fría entre Estados Unidos y China. Queremos un mundo multipolar, donde haya más cooperación entre los países y menos conflictos”, dijo.

El Tribunal Supremo de Brasil autorizó a Lula a presentarse a las elecciones presidenciales tras un año y medio de prisión por aceptar sobornos de empresas de ingeniería a cambio de contratos públicos.

Parte del escándalo se centró en un apartamento que una empresa constructora prometió a Lula a cambio de ayudar a conseguir lucrativos contratos.

Los críticos, y una gran parte de los votantes, sostienen que el Partido de los Trabajadores de Lula está inmerso en la corrupción, y argumentan que su regreso corre el riesgo de dañar aún más la delicada democracia de Brasil.

Su sucesora, Dilma Rousseff, fue destituida por su papel en un escándalo llamado Operación Lavado de Autos, una enorme red de sobornos y lavado de dinero que incluía a políticos que recibían sobornos de compañías petroleras y de una empresa constructora, y que se extendía por al menos otros once países.

Lula declaró entonces que había sido víctima de un “prejuicio” por las acusaciones que le vinculaban con el escándalo, que ya han sido anuladas.

Dijo que no quería prejuzgar a Boris Johnson por las acusaciones de corrupción sobre su apartamento en el número 10. Pero evitó opinar sobre los cuadernos de las coimas relacionados con Cristina Fernandez y la familia Kirchner.

“Los partidos políticos son grupos que defienden ideas, que se presentan a las elecciones. Si algún miembro de ese partido hizo algo mal, tiene que ser castigado dentro de la ley, pero no se pueden confundir los errores de un individuo con una organización colectiva con miles o millones de personas, porque eso acaba demonizando la política”, dijo.

Y añadió: “La historia enseña, ya sea en Alemania en los años 30 o en Brasil en los últimos años: cuando se niega la política, lo que viene después es siempre peor”.

Copyright © 2022 ElCanillita.info / DC24.News – PanPress.eu / SalaStampa.eu – Derechos reservados