Press "Enter" to skip to content

El Vaticano se opone con una protesta sin precedentes contra el proyecto de ley italiana enfrente de la homofobia

El arzobispo británico Paul Gallagher ministro de Asuntos Exteriores del Vaticano

El Vaticano ha presentado una injerencia “sin precedentes” en la política italiana al oponerse a una ley que penalizaría la violencia y el discurso de odio contra los homosexuales y transexuales.

La Santa Sede ha confirmado este martes que ha enviado una protesta diplomática al Gobierno del primer ministro Mario Draghi por el llamado proyecto de ley Zan, que castigaría los actos de discriminación e incitación a la violencia contra gays, lesbianas, transexuales y discapacitados.

El proyecto de ley, promovido por Alessandro Zan, diputado gay del Partido Democrático de centro-izquierda, fue aprobado por la Cámara Baja del Parlamento en Noviembre.

Ahora pasa por el Senado, donde se enfrenta a la dura resistencia de políticos de la derecha, como Matteo Salvini, jefe de la Liga, y Giorgia Meloni, la prometedora líder de Hermanos de Italia, herederos del movimiento fascista italiano.

El proyecto de ley italiano está impulsado por Alessandro Zan, diputado del Partido Democrático de centro-izquierda

Los conservadores y algunos católicos sostienen que el proyecto de ley sería un ataque a la libertad de expresión y que es innecesario porque las leyes existentes ya condenan la homofobia.

Al Vaticano le preocupa que la aprobación de la ley pueda llevar a la Iglesia Católica en Italia a ser procesada por negarse a celebrar matrimonios homosexuales, por oponerse a la adopción por parte de parejas homosexuales a través de instituciones católicas o por negarse a enseñar la teoría de género en las escuelas católicas.

Pero su decisión de presentar una protesta formal ante Italia, un estado soberano independiente, fue calificada por grupos ateos y asociaciones LGBT, así como por la prensa italiana, como “sin precedentes”.

La protesta fue enviada la semana pasada por el arzobispo británico, Paul Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados y de hecho el ministro de Asuntos Exteriores del Vaticano.

El Vaticano argumenta que el proyecto de ley Zan viola el Concordato, parte de los Pactos de Letrán que desde 1929 rigen las relaciones entre Roma y la Santa Sede.

La ley propuesta pondría en peligro la “libertad” que el tratado garantiza a la Iglesia católica en Italia, según la nota diplomática.

La Conferencia Episcopal Italiana ya ha protestado contra el proyecto de ley, afirmando que una “ley destinada a luchar contra la discriminación no debe perseguir ese objetivo con la intolerancia”.

El proyecto de ley “pondría en peligro” principios fundamentales como la libertad de pensamiento y de expresión, declaró Cesare Mirabelli, ex presidente del Tribunal Constitucional italiano, a Vatican News, el medio de comunicación del Vaticano.

Pero el diputado Zan, promotor del proyecto de ley, dijo que las preocupaciones del Vaticano eran infundadas. “El proyecto de ley no restringe en absoluto la libertad de expresión ni la libertad religiosa”, escribió en Twitter.

“Todas las preocupaciones y dudas serán escuchadas, pero no puede haber ninguna injerencia extranjera en el funcionamiento de un parlamento soberano”.

Copyright © 2021 ElCanillita.info-Ruben Guzzo-Press Card 59120 ODG-Roma / SalaStampa.eu