Press "Enter" to skip to content

La historia de la polémica vacuna rusa Sputnik V

Por Kristyna Foltynova

A pesar de que los expertos temen que la vacuna se haya lanzado sin los ensayos necesarios, hasta ahora más de 40 países han decidido confiar en ella y, en mayor o menor medida, han aprobado el uso del Sputnik V. Esto es lo que hay que saber sobre ella.

¿Cómo funciona Sputnik V?

Sputnik V es una vacuna con vector viral. Eso significa que utiliza una versión modificada de un virus diferente como herramienta para transportar material genético a una célula. Sputnik V se desarrolló utilizando adenovirus, que normalmente causa infecciones respiratorias, pero también se han utilizado otros virus (como el de la gripe o el del sarampión) en otras terapias con vectores virales.

El virus, que se utiliza como vector, se altera para que no suponga una amenaza de causar una enfermedad. También se le inserta un gen adicional que es exclusivo del virus al que se dirige. En el caso de las vacunas COVID-19, este gen contiene instrucciones sobre cómo fabricar una proteína de espiga, que se encuentra en la superficie del coronavirus.

Una vez que una persona recibe la vacuna, el vector entra en una célula y la utiliza para fabricar proteínas de espiga. En cuanto el sistema inmunitario reconoce las proteínas de espiga, comienza a producir anticuerpos y activa otros procesos inmunitarios en el organismo. Si el sistema interactúa con el virus real en el futuro, ya sabe cómo combatirlo.

¿Cuál fue el proceso de desarrollo del Sputnik V?

Rusia comenzó los ensayos clínicos de la vacuna COVID-19 en junio de 2020.

Menos de dos meses después, el presidente ruso Vladimir Putin anunció que el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya había registrado la primera vacuna del mundo contra el COVID-19 para su uso.
Los ensayos de fase 3, que suelen implicar a miles de personas y durar varios meses, ni siquiera habían comenzado en ese momento. Por ello, muchos expertos en salud advirtieron que los datos no eran concluyentes y cuestionaron la seguridad de la vacuna.

Poco después, Rusia anunció que ampliaría los ensayos de la vacuna e incluiría hasta 40.000 voluntarios. Los ensayos de la fase 3 comenzaron entonces en septiembre de 2020.

Después de vacunar a algunos trabajadores médicos del país, se inició un despliegue a gran escala en diciembre de 2020. En ese momento, la vacuna aún estaba en fase de pruebas. Dos semanas después, Bielorrusia se convirtió en el primer país extranjero en registrar la vacuna rusa para su uso.

En febrero de 2021, la revista médica The Lancet publicó un estudio en el que se afirmaba que la vacuna Sputnik V tenía una eficacia del 91,6%. También concluyó que la vacuna era segura y podía proteger contra la hospitalización y la muerte.

Aunque Sputnik V ha sido aprobada (en cierta medida) en más de 40 países, hasta ahora todavía no ha sido aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

A pesar de ello, Hungría fue el primer país de la Unión Europea que registró la vacuna para su uso el 21 de enero. A principios de marzo de 2021, también se firmó un acuerdo para dos millones de dosis en Eslovaquia, otro miembro de la UE.

El 4 de marzo de 2021, la EMA anunció que había iniciado una revisión continua de la Sputnik V.

¿Cómo se compara Sputnik V con otras vacunas?

Sputnik V puede conservarse en un frigorífico estándar a 2-8 grados centígrados, permitiendo que sea más fácil de almacenar que otras vacunas: el suero de Pfizer/BioNTech debe almacenarse a menos 70 grados centígrados y el de Moderna a menos 20 grados centígrados.

Según The Lancet, su eficacia es del 91,6%, ligeramente inferior a la de Pfizer/BioNTech y Moderna, pero superior a la de AstraZeneca y Johnson & Johnson, por ejemplo.

Sin embargo, algunos científicos afirman que la eficacia de las vacunas es difícil de comparar, ya que fueron probadas durante varias etapas de la pandemia y no se han probado entre sí.

A diferencia de otras vacunas, la primera dosis de Sputnik V no es idéntica a la segunda. Varían ligeramente, ya que cada una utiliza un virus diferente como vector: Hay adenovirus Ad26 en la primera dosis y adenovirus Ad5 en la segunda. El Centro Gamaleya cree que esto puede ayudar a potenciar la respuesta inmunitaria.

Comparar los precios de las vacunas es complicado porque los datos varían en función del país al que se importan. Por ejemplo, la Unión Europea pudo negociar un precio de 2,16 dólares por cada dosis de la vacuna de AstraZeneca, que es menos de la mitad del precio en Sudáfrica, según algunos informes.

En general, las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna tienden a ser más caras, mientras que la vacuna de Johnson & Johnson podría ser la más rentable, ya que requiere una sola inyección. Un precio de alrededor de 10 dólares sitúa a Sputnik V en un rango de precios medio.

¿Qué países quieren utilizar el Sputnik V?

Hasta el 4 de marzo de 2021, Sputnik V ha sido registrado o aprobado para su uso de emergencia en más de 40 países de todo el mundo. La lista incluye muchos países de América Latina, pero también varios países de África y Asia. En Europa, la vacuna ha sido aprobada (hasta cierto punto) en Bielorrusia, la República Srpska de Bosnia-Herzegovina, Hungría, Moldavia, Montenegro, San Marino, Serbia y Eslovaquia.

Aunque la mayoría de los miembros de la UE quieren ver primero si la vacuna recibe luz verde de la Agencia Europea del Medicamento, algunos han considerado la posibilidad de comprarla antes. Hungría y Eslovaquia ya han recibido sus primeras dosis. Por otro lado, el gobierno de Ucrania anunció el 10 de febrero de 2021 que había prohibido el registro de vacunas para la COVID-19 procedentes de “estados agresores”, una designación que aplica a Rusia desde 2015.

En total, se han preordenado más de 1.200 millones de dosis a Rusia. Y con la creciente lista de países que aprueban el Sputnik V, la pregunta sigue siendo: ¿Podrá Rusia entregar todas las vacunas a tiempo? Varios productores de vacunas han sufrido retrasos en la producción y el Centro Gamaleya no es una excepción. En enero, por ejemplo, Rusia advirtió retrasos en los suministros a los países de América Latina, incluidas las vacunas para Argentina y México.

Fuera de Rusia, al menos seis países planean producir el Sputnik V en su territorio, entre ellos India, Corea del Sur y Brasil.

¿Qué piensan los rusos del Sputnik V?

Cuando se trata de vacunas en general, los rusos parecen ser bastante escépticos. Según un estudio publicado por The Lancet en septiembre de 2020, solo el 21% de los rusos dijo creer que las vacunas son seguras y solo el 35% estuvo de acuerdo en que las vacunas son eficaces. Según estos datos, Rusia se encuentra entre los países con menor confianza en las vacunas del mundo.

No debería sorprender que la percepción de las vacunas COVID-19 no sea diferente. En agosto de 2020, sólo una cuarta parte de los profesionales médicos rusos dijeron que estaban dispuestos a tomar la vacuna que Rusia había comenzado a producir.

¿Quieren los rusos vacunarse?

A finales de enero de 2021, cuando se preguntó a los rusos si se vacunarían contra el coronavirus si estuviera disponible, el 42% dijo que sí. Fue el porcentaje más bajo entre los países encuestados por Ipsos.

En febrero de 2021, el Centro Levada preguntó a los rusos si querían vacunarse contra el Sputnik V. Sólo el 30 por ciento dijo que sí. Los que dijeron que no citaron la falta de pruebas y los posibles efectos secundarios como las principales razones.

En enero de 2021, YouGov preguntó a personas de 17 países si tendrían una opinión más positiva o negativa sobre la vacuna COVID-19 si se desarrollara en un determinado país.

Los resultados mostraron que la gente confiaría más en una hipotética vacuna desarrollada en Alemania, seguida de las vacunas desarrolladas en Canadá y el Reino Unido.

Rusia, India, China e Irán obtuvieron puntuaciones negativas, lo que significa que las personas se sentirían más preocupadas que tranquilas por una vacuna procedente de estos países.

Los habitantes de Dinamarca y el Reino Unido fueron los que menos se sentirían cómodos con una vacuna desarrollada en Rusia. Las percepciones de una vacuna rusa fueron más positivas en México y la India.

¿Cómo va el proceso de vacunación en Rusia?

Las autoridades rusas no publican regularmente datos sobre las tasas de vacunación. Sin embargo, según las últimas estimaciones, alrededor del 1,5% de la población rusa ha recibido al menos una dosis de la vacuna Sputnik V a partir del 10 de febrero de 2021.

Aunque Rusia fue el primer país del mundo en iniciar la vacunación, está por detrás de Israel, Reino Unido, Estados Unidos y muchos otros países en los que el proceso comenzó más tarde que en Rusia.

Porcentaje de personas que recibieron al menos una dosis de la vacuna COVID-19

Según el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, la velocidad de la campaña de vacunación en Rusia es “normal”. Sin embargo, a mediados de febrero se estimó que las vacunaciones se estaban produciendo en Rusia a una cuarta parte de la velocidad que en Estados Unidos, por ejemplo.

Y como hay más países que quieren pedir el Sputnik V, han surgido preguntas sobre la estrategia de Rusia: “Seguimos preguntándonos por qué Rusia ofrece, en teoría, millones y millones de dosis mientras no avanza lo suficiente en la vacunación de su propio pueblo”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una conferencia de prensa el 17 de febrero.

Rusia tiene previsto vacunar a 68 millones de personas este año, pero la combinación de escepticismo hacia las vacunas y los posibles obstáculos de producción podrían dificultar la consecución de ese objetivo. Además, el presidente Vladimir Putin se ha mostrado reacio a vacunarse él mismo, lo que no ha ayudado a generar confianza en Sputnik V.

Las vacunas como herramienta de diplomacia

Aunque la vacuna rusa parece haber demostrado finalmente su eficacia, algunos expertos temen que se haya precipitado y que se haya dado prioridad al orgullo nacional sobre la seguridad. Algunos incluso han advertido que la vacuna se ha convertido en una eficaz herramienta de diplomacia, con la que Rusia trata de ganar una mayor influencia geopolítica a través de la entrega de vacunas.

Sputnik V ya ha provocado tensiones en la Unión Europea después de que Hungría empezara a utilizar la vacuna incluso antes de que fuera aprobada por la EMA. Rusia también ha suministrado la vacuna a las zonas separatistas del este de Ucrania a pesar de la prohibición de Kiev. Además, se denunció una campaña de desinformación rusa dirigida a los países de habla hispana de América Latina, en un esfuerzo por persuadir a la gente de que las vacunas rusas funcionaban mejor que las de Estados Unidos.

El futuro de Sputnik V

Debido a la escasez de vacunas COVID-19 fabricadas en Occidente, más países están recurriendo a la vacuna desarrollada por Rusia. Esto sucede a pesar de la preocupación por la insuficiente transparencia de Rusia, la falta de aprobación de Sputnik V por parte de la Agencia Europea del Medicamento, los posibles problemas de producción y la poca confianza de los rusos en su propia vacuna.

Rusia se encuentra actualmente entre los cinco países con mayor número de casos de COVID-19.
La gran pregunta es: ¿podrá vacunar a su propia población y al mismo tiempo suministrar las vacunas que ha prometido en el extranjero?

© 2021 SalaStampa.Eu affiliate with USAGM / VOA Copyright © 1998-2021, RFE/RL – Reprinted by ElCanillita.Info with the permission of Radio Free Europe/Radio Liberty, 1201 Connecticut Ave NW, Ste 400, Washington DC 20036

* 442 *