Press "Enter" to skip to content

El cierre de Internet en Birmania ahoga el flujo de noticias y aumenta el temor de los ciudadanos

Funeral de la víctima del tiroteo Su Su Kyi, quien recibió un disparo el 31/03/2021 en un automóvil cuando regresaba a casa desde el trabajo en Shinhan, Crédito: RFA

El viernes, los ciudadanos de Myanmar lucharon con un corte drástico de Internet y los servicios de datos inalámbricos, luego de una orden de la junta militar destinada a detener el flujo de videos y fotos de atrocidades para una audiencia global, dijeron activistas y usuarios de la web.

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones ordenó el jueves la suspensión de todos los servicios inalámbricos de datos de banda ancha, dijeron los proveedores, intensificando la represión contra la difusión de información, que comenzó con el bloqueo de los sitios de redes sociales y un corte del servicio inalámbrico de 1:00 p.m. a 9:00 a.m. días después del golpe del 1 de febrero.

“Este cierre se debe principalmente a que no quieren que las noticias de los periodistas ciudadanos sobre el terreno, lleguen a los medios de comunicación y pasen de los medios al público”, dijo J. Paing, de la agencia fotográfica de prensa de Myanmar.

“Otro propósito es mantener desinformados a los periodistas que trabajan sobre el terreno”, dijo al Servicio de Myanmar de RFA, y señaló que la falta de acceso a Internet dificultaba mucho la obtención de información local.

“Ahora que se han hecho nuevos recortes de Internet, es posible que estén preparados para cometer violaciones de derechos humanos más brutales”, dijo Nicky Diamond, de la ONG Fortify Rights.

“Condenamos tales cortes de servicios, sin acceso a Internet el público será más vulnerable, porque los militares golpistas podran reprimir a las personas con más violencia”, dijo.

“Están tratando de ocultar la evidencia de sus crímenes”, agregó Diamond.

En los dos meses transcurridos desde que las tropas depusieron al gobierno electo de la líder Aung San Su Kyi, más de 500 personas han muerto y unas 2.700 han sido arrestadas, según cifras de RFA y una ONG regional.

En medio de tiroteos diarios, un residente de South Dagon, un municipio de Yangon que ha sufrido la mayor violencia contra los manifestantes y que está bajo la ley marcial, dijo que la falta de acceso a información oportuna hace que la gente “se sienta insegura”.

“La vida ha sido difícil desde el 1 de febrero, cuando dieron el golpe, y desde entonces empezaron un apagón informativo. Se cortó Internet y ahora los ISP ”, dijo.

“Sin Wi-Fi, no podemos recibir todas las noticias. No sé exactamente qué está pasando y me siento inseguro. Siento que ya no estoy seguro ni siquiera en casa”, le dijo a RFA.

El corte de Internet también ha obstaculizado el intercambio de información sobre la pandemia de coronavirus y ha dificultado a quienes usan aplicaciones para realizar pagos, en ausencia de una banca regular, que ha sido interrumpida por el golpe.

“Internet es bueno para nosotros, es bueno para los lazos sociales y económicos, y es más conveniente”, dijo un empresario, quien pidió el anonimato para hablar libremente.

Mientras corta severamente los canales de información, la junta de Myanmar ha arrestado a 56 periodistas desde el 1 de febrero, liberando a 30 desde entonces, según un recuento de la RFA.

Al subrayar los peligros que implica compartir información sobre el golpe con el mundo exterior, los testigos dijeron que la policía arrestó a dos mujeres del mercado Ten Mile en Yangon después de que hablaron con un reportero de CNN durante su visita el jueves.

Los vendedores y propietarios de tiendas en el mercado Ten Mile en el norte de Yangon dijeron que la policía había llegado al mercado y patrullaron el área antes de la visita de la reportera de CNN Clarissa Ward.

“Alrededor de las 9 am, la reportera y su equipo llegaron al mercado y comenzaron a hablar con la gente”, dijo un proveedor.

“La gente del barrio empezó a golpear las ollas y gritar ‘Queremos democracia’ o ‘Justicia para Myanmar. La gente dejó de golpear las cacerolas cuando entraron al mercado alrededor de diez policías. Pero la gente seguía cantando ”, agregó el vendedor.

“Una dueña de una tienda en el mercado vino al lugar y habló con el reportero. Ella fue entrevistada y ella es la que fue arrestada ”, dijo el vendedor. “Su familia nos dijo que había sido detenida en la comisaría de policía de Mayangone. Ahora están luchando por su liberación “.

Aproximadamente cinco personas fueron vistas hablando con el reportero de CNN y dos mujeres que hablaron con la red de noticias por cable de EE. UU., La propietaria de la tienda de iluminación electrónica Asia Light y su empleada, fueron arrestadas el viernes, dijo el vendedor.

El equipo de CNN “preguntó por qué la gente está golpeando cacerolas, cuando las autoridades afirmaron que el país ahora es pacífico. El entrevistado dijo que es mentira y la gente está golpeando cacerolas porque no les gusta el gobierno ”, dijo un hombre que escuchó la entrevista el jueves.

“El entrevistado dijo solo dos líneas y tuvieron que huir porque había llegado la policía. Ahora todos los que hablaron con el reportero están tratando de mantenerse fuera de casa para evitar ser arrestados ”, dijo el testigo, describiendo a las personas que temen represalias de la junta por hablar con CNN.

Yin Thet Tin, de 23 años, una de las personas entrevistadas en el mercado Ten Mile de Yangon por la CNN también fue arrestada y llevada a un centro de interrogatorios en Shwepyithar por las fuerzas militares, confirmó su familia a RFA.

RFA intentó comunicarse con la Oficina de Relaciones Públicas de Asia Pacífico de CNN para comentar sobre los arrestos, pero no recibió respuesta hasta el viernes por la noche.

El número de muertos que llega a 550, según la Asociación de Asistencia a Presos Políticos con sede en Tailandia y se teme que aumente en la medida que se confirmen más asesinatos. Los activistas antigolpistas organizaron simbólicas “protestas florales” en memoria de los que murieron manifestando contra el régimen militar.

Se colocaron ramos de rosas blancas y ramitas de hojas de Eugenia con notas de protesta en cruces populares y en lugares de ciudades de Myanmar donde las fuerzas de seguridad dispararon contra manifestantes. Los manifestantes anti-junta también llevaron flores mientras marchaban.

Familiares y colegas celebraron un emotivo funeral por Su Su Kyi, una empleada del Shinhan Bank de Corea del Sur, quien recibió un disparo el miércoles en Yangon mientras se trasladaba al trabajo.

El jueves por la noche en la ciudad de Sagaing, un hombre de 36 años llamado Ko Chan Aye fue asesinado a tiros por las fuerzas de seguridad cuando ingresaban al vecindario disparando indiscriminadamente, dijo su esposa.

“Lo golpearon poco después de la medianoche y murió alrededor de las 2.30 am. Fue golpeado una vez en la ingle y otra en el vientre, y también en la espalda con dos balas de goma”, dijo a RFA.

“Lo incineramos temprano esta mañana, porque teníamos miedo de que vinieran a buscar el cuerpo”.

En otra violencia en la región de Sagaing, estallaron enfrentamientos entre los aldeanos y las fuerzas de la junta militar cuando las tropas intentaron arrestar a Ven. Thawparka, un abad budista. Un aldeano murió y tres resultaron gravemente heridos, dijo un testigo.

“Aproximadamente a las tres de la mañana, fui rodeado en el monasterio por una fuerza de alrededor de cien soldados. Me escondí y cuando no pudieron atraparme, tomaron como rehenes a cuatro aldeanos ”, dijo el abad. “Hubo un enfrentamiento entre ellos y los aldeanos que vinieron a protegerme durante varias horas”.

Un estudiante universitario llamado Maung Nyan Lin fue asesinado a tiros el jueves por la noche cerca de la Universidad Kalemyo de Sagaing por la policía, y su cuerpo fue dejado en la puerta de la universidad el viernes por la mañana, dijeron los residentes locales a RFA.

En la ciudad de Lashio, en el norte del estado de Shan, las fuerzas de seguridad ingresaron a las casas con el pretexto de verificar las listas de hogares y arrestaron a personas en las casas donde se encontraron carteles de vinilo utilizados por los manifestantes.

“Teníamos esos carteles de vinilo que dejaron los jóvenes en mi casa después de las protestas”, dijo un residente del distrito 9 de Lashio, cuya esposa, Ei Moe, fue arrestada.

“Las tropas vinieron el primer día y preguntaron por Ko Tun Way y se fueron cuando dijimos que estaba en un viaje por carretera. Luego volvieron al día siguiente, derribaron la puerta de metal frontal ”, dijo.

“Salí de la casa por la parte de atrás. Encontraron los carteles de vinilo y una bandera de la LND y se llevaron a mi esposa”, agregó el hombre.

Informe del Servicio de Myanmar de RFA. Traducido por Khin Maung Nyane, Ye Kaung Myint Maung y Kyaw Min Htun. Escrito en castellano por R.MA.Guzzo © 2021 SalaStampa.Eu affiliate with USAGM / VOA Copyright © 1998-2021, RFA. Reprinted by ElCanillita.Info with the permission of Radio Free Asia, 2025 M St. NW, Suite 300, Washington DC 20036

* 20 *