Press "Enter" to skip to content

Fueron detenidos dos periodistas en Myanmar, donde las fuerzas matan a 10 manifestantes antigolpistas

Los gobiernos internacionales condenan la toma de posesión militar y la violenta represión de las protestas.

Un hombre parado sobre un cartel en el que aparece el jefe de las fuerzas armadas, el general de división Min Aung Hlaing, intenta apagar un gas lacrimógeno, durante la represión de las fuerzas de seguridad contra una manifestación de protesta por el golpe militar, en el municipio de Thaketa, en Yangon, el 19 de marzo de 2021. – RFA

La policía de Myanmar detuvo el viernes a dos periodistas que cubrían el juicio de un funcionario civil destituido en la toma de posesión militar del mes pasado, mientras la brutal represión de las protestas antigolpistas causaba la muerte de al menos 10 personas, según informaron fuentes de Myanmar a RFA.

Aung Thura, del servicio en lengua birmana de la BBC, y Than Htike Aung, de una agencia de noticias local, se encontraban en un tribunal de la capital, Naypyidaw, para asistir al juicio de Win Htein, un alto cargo de la Liga Nacional para la Democracia (LND), el partido destituido en la toma de posesión militar del 1 de febrero.

Los dos periodistas fueron detenidos por dos hombres vestidos de civil, que se cree que son agentes de seguridad. Según la BBC, los hombres se presentaron en el juzgado en una furgoneta sin distintivos, exigiendo ver a los reporteros.

La BBC perdió el contacto con Aung Thura después de que se llevaran a los dos reporteros.

“Estamos muy preocupados por nuestro reportero birmano de la BBC, Aung Thura, que ha sido secuestrado por hombres no identificados”, declaró la BBC en un comunicado. Se pide a las autoridades que ayuden a localizarlo.

El medio de comunicación de Than Htike Aung, Mizzima News, es una de las cinco agencias de noticias o periódicos nacionales a los que la Junta Militar retiró la licencia de explotación a principios de este mes.

Un recuento de Radio Free Asia muestra que, desde se produjo el golpe de Estado, unos 40 periodistas han sido arrestados y cerca de la mitad siguen detenidos.

A pesar de la atmósfera de amenaza y de la creciente brutalidad de las fuerzas de seguridad, los manifestantes volvieron a salir a la calle el viernes en múltiples ciudades del país de 54 millones de habitantes, y las manifestaciones fueron reprimidas violentamente, con 10 muertos, según informan testigos y medios de comunicación social de los ciudadanos.

Nueve de las 10 víctimas mortales del viernes se produjeron en la ciudad de Aungban, en el estado de Shan, en el sur del país, donde, según testigos, la policía abrió fuego contra un grupo de manifestantes que intentaba despejar su barricada improvisada.

Un hombre que ayudaba a los heridos poco después del tiroteo dijo al servicio de RFA en Myanmar que la policía confiscó seis cadáveres. En ese momento se sabía que habían muerto ocho.

“Creemos que se llevaron los cuerpos a la comisaría de Aungban. Otro murió en el hospital de Kalaw y otro en su casa después de que sus amigos y familiares lo llevaran allí”, dijo el hombre, que pidió el anonimato debido a la naturaleza sensible del incidente.

Un testigo dijo que el tiroteo se produjo sin previo aviso.

“Salieron de sus vehículos inmediatamente y dispararon sus armas automáticas contra los manifestantes. Ni siquiera utilizaron gases lacrimógenos. No dispararon balas sueltas. Fue un fuego automático como en una guerra, así que la gente tuvo que correr para salvar sus vidas”, dijo.

El portal de noticias Myanmar Now informó de la muerte de otro manifestante en la ciudad nororiental de Loikaw.

En Yangon, la antigua capital y centro comercial que ha sido el escenario principal de seis semanas de protestas, la policía y los soldados ordenaron a los residentes locales a punta de pistola que despejaran las barricadas improvisadas de las carreteras mientras buscaban a los líderes de las protestas.

En un vídeo de un ciudadano, la policía, con las armas desenfundadas, obligó a un hombre a arrastrarse por el suelo después de que les pidiera que no le hicieran cargar con sacos de arena.

En el municipio de Dawbon, en Yangon, cuatro personas resultaron heridas cuando las fuerzas de seguridad dispararon contra zonas residenciales, mientras que en el municipio de Thingangyun, los agentes de seguridad dañaron 30 vehículos aparcados junto a la carretera.

Reuters informó de que en las redes sociales aparecía otro muerto por disparos en Yangon, pero no pudo confirmar la muerte.

Mientras tanto, en Kawlin, en la región de Sagaing, la policía abrió fuego contra una marcha de protesta. Los primeros informes dicen que muchos manifestantes resultaron heridos.

En Mandalay, la segunda ciudad más grande del país, los residentes recorrieron las calles en motocicletas coreando lemas antimilitares. La concentración de motos coincidió con las marchas de protesta en el barrio de Myadaung de la ciudad. Los soldados y la policía salieron en masa, y las protestas siguieron siendo pacíficas.

En la cercana Myingyan, un hombre de 27 años murió el viernes, sucumbiendo a las heridas sufridas cuando la policía le disparó en la cara el 15 de marzo. Era el sexto de la ciudad que moría a manos de la policía o de los soldados.

Los manifestantes también organizaron concentraciones en los estados de Mon y Kachin, y las autoridades declararon la ley marcial en Monywa, la mayor ciudad de la región de Sagaing, al norte del país.

Según las estadísticas de la Asociación de Asistencia a los Presos Políticos (AAPP), la represión ha causado la muerte de 224 personas desde el golpe de Estado del 1 de febrero, y más de 2.200 han sido detenidas, y muchas se han escondido para evitar ser arrestadas.

Radio Free Asia (RFA) ha confirmado más de 200 muertes y muchos casos de personas desaparecidas.

Reacción internacional

Los enviados a Myanmar de varios países occidentales condenaron la violencia actual como “inmoral e indefendible”, en una declaración conjunta que abordaba el reciente derramamiento de sangre en el distrito industrial de Hlaing Tharyar, en Yangon, donde muchas personas murieron en los días posteriores al incendio de fábricas de ropa de propiedad china.

“Los cortes de Internet y la supresión de los medios de comunicación no ocultarán las abominables acciones de los militares”, dijeron los embajadores en una declaración conjunta el viernes.

El presidente indonesio, Joko Widodo, condenó en un discurso virtual la violencia y pidió una reunión de emergencia de la ASEAN para abordar el asunto.

“Indonesia insta a que el uso de la violencia en Myanmar se detenga inmediatamente para que no haya más víctimas”, dijo.

“La seguridad y el bienestar de la población deben ser la máxima prioridad. Indonesia también insta al diálogo, a que la reconciliación se lleve a cabo inmediatamente para restaurar la democracia, para restaurar la paz y para restaurar la estabilidad en Myanmar”, dijo Joko Widodo.

Los líderes de Malasia y Filipinas también hicieron un llamamiento a la ASEAN para que actúe en la situación de Myanmar.

Los comentarios de los líderes son una rara muestra de desaprobación, ya que tradicionalmente los 10 países de la ASEAN se abstienen de discutir cuestiones internas.

Mientras tanto, el general golpista Min Aung Hlaing celebró una videoconferencia con los jefes de defensa de los países vecinos, en lo que fue su primer acto internacional desde que tomó el poder.

Los jefes de los ejércitos de Indonesia y Singapur expresaron su preocupación por la situación de Myanmar e instaron al general a abstenerse de utilizar la fuerza letal.

En Washington, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el viernes, por 398 votos a favor y 14 en contra, una ley que condena el golpe de Estado. La resolución también condenaba la detención de los líderes civiles de Myanmar y pedía su liberación inmediata, así como la restitución de los miembros electos del parlamento a sus puestos.

Los legisladores se manifestaron en contra de lo que denominaron tácticas duras empleadas por la junta para reprimir las protestas.

“Debemos dejar claro que Estados Unidos está observando y que apoyamos el restablecimiento de la democracia”, declaró el representante Gregory Meeks, presidente demócrata de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, al argumentar a favor de la legislación.

Se espera que la Unión Europea promulgue medidas similares la próxima semana.

Mientras tanto, en París, los patrocinadores franceses de un importante proyecto hidroeléctrico en Myanmar se retiraron del acuerdo.

Électricité de France (EDF) comunicó a la ONG Justice for Myanmar que suspendía su participación en el proyecto hidroeléctrico Shweli 3 por motivos de derechos humanos.

Justice for Myanmar acogió con satisfacción la retirada, afirmando que continuar con el proyecto habría exigido que EDF hiciera negocios con la junta.

Informe del servicio de Radio Free Asia en Myanmar. Traducido por Khin Maung Nyane.
Escrito en castellano por RMAGUZZO © 2021 SalaStampa.Eu affiliate with USAGM / VOA Copyright © 1998-2021, RFA. Reprinted by ElCanillita.Info with the permission of Radio Free Asia, 2025 M St. NW, Suite 300, Washington DC 20036

*Video Documento Relacionado*

* 64 *