Press "Enter" to skip to content

Las protestas obligan a la etnia china de Myanmar a distinguirse de China

Un manifestante antijunta de Myanmar, se prepara para lanzar un cóctel molotov desde elretro de una barricada callejera en Yangon, el 16/03/ 2021

Las desafiantes protestas antijunta en Yangón y en otras ciudades de Myanmar fueron reprimidas por disparos militares que mataron a cinco manifestantes el martes, mientras las familias en duelo enterraban a sus muertos por la violencia en Yangón y China lanzaba una advertencia para proteger los negocios chinos después de que decenas de ellos fueran vandalizados, saqueados e incendiados en días anteriores.

Los cinco manifestantes muertos elevaron a 181 el número de víctimas mortales que Radio Free Asia ha registrado hasta el martes, incluyendo cuatro más desde el lunes, en las seis semanas de protestas desde el golpe militar del 1 de febrero que depuso al gobierno democráticamente elegido de Aung San Suu Kyi.

El martes se produjeron escenas emotivas cuando las familias en duelo celebraron los funerales de las personas muertas por las fuerzas de seguridad, entre ellas Khat Nyar Hein, un estudiante de primer año de medicina y miembro de la comunidad étnica china del país que murió por disparos de la policía en Yangon el domingo, el día más mortífero desde el golpe.

“Hoy he perdido a mi hijo. Era un buen hijo. Me duele el corazón. Mi corazón está lleno de dolor”, dijo la madre del joven, hablando en mandarín.

Las fuerzas de seguridad dispararon a Khant Nyar Hein, de 17 años en la cabeza, hecho ocurrido el domingo durante las protestas antigolpistas en el municipio de Tamwe, en Yangon. Un vídeo de un ciudadano muestra a la policía acercándose a su cuerpo, golpeando y deteniendo a una joven que intentaba ayudarle, y arrastrando después su cuerpo.

Su madre suplicó en un vídeo publicado en las redes sociales que la población de Myanmar diferenciara entre los ciudadanos de etnia china del país del sureste asiático, que se encuentran entre los millones de personas de Myanmar que se oponen al golpe, y la República Popular China de Pekín.

No quiero a su gobierno

China ha protegido a la Junta de la presión diplomática internacional en las Naciones Unidas y ha pedido que se tomen medidas legales por los incendios provocados el domingo en decenas de fábricas de ropa con inversión china en Yangon.

“Soy un chino auténtico, pero no quiero a su gobierno allí. Ni un poquito”, dijo la madre del estudiante asesinado en comentarios aparentemente dirigidos a Pekín.

El padre de Khant Nyar Hein también se pronunció al respecto: “Espero que [el gobierno chino] sienta simpatía por el pueblo chino étnico de Myanmar y por nuestro movimiento democrático y derroque a este gobierno golpista”.

Al igual que los chinos étnicos de Myanmar, el democrático Taiwán se ha esforzado desde los atentados del fin de semana en informar a la población local de que no tiene ninguna conexión con China.

La oficina de representación de Taiwán en Myanmar ha “sugerido a los empresarios taiwaneses que cuelguen en sus fábricas carteles en birmano con la leyenda “empresa taiwanesa”, cuelguen la bandera nacional de nuestro país, y expliquen a los trabajadores locales y a los vecinos que son fábricas taiwanesas, para evitar que los forasteros se confundan y juzguen mal”, informó el lunes la agencia de noticias Reuters desde Taipei.

Las etnias chinas, uno de los 135 grupos étnicos reconocidos en Myanmar, representan alrededor del tres por ciento de los 54 millones de habitantes del país.

Tras los ataques incendiarios contra 32 fábricas financiadas por China en varios municipios de Yangon el domingo y el lunes, que causaron lo que los medios de comunicación estatales chinos denominaron casi 240 millones de yuanes (37 millones de dólares) en daños, Pekín aumentó la presión sobre las autoridades militares para sofocar las protestas y proteger los intereses chinos en el país.

“El creciente sentimiento antichino podría tensar la relación entre los dos países y poner la ya asediada economía de Myanmar bajo una mayor presión”, dijo un editorial de la cadena estatal china CGTN.

“Si se demuestra que Myanmar no puede garantizar la seguridad de las inversiones y el personal extranjeros, no sólo se desviaría la inversión china, sino toda la inversión procedente del extranjero”, señaló el lunes.

“Las empresas chinas crean un gran número de oportunidades de empleo y ayudan a promover el desarrollo económico y social de Myanmar”, dijo. “Esperamos que la parte de Myanmar tome más medidas efectivas para garantizar la seguridad de la vida y la propiedad de las empresas y el personal chinos”.

Ley marcial

El analista político de Myanmar Than Soe Naing dijo a RFA que “la situación se agravó cuando las dos fábricas chinas de los municipios de Hlaingthaya y Shwepyitha fueron atacadas” en sendos incendios provocados el lunes.

“La declaración de la ley marcial es el resultado del llamamiento de la embajada china a una acción disuasoria eficaz”, dijo, haciéndose eco de la creencia generalizada de que China puede influir en la junta.

A pesar del creciente riesgo de muerte o lesiones por parte de las cada vez más agresivas fuerzas de la junta, las desafiantes protestas contra la junta continuaron en las ciudades de Yangon, Mandalay, Magway, Monywa y Loikaw y en otras partes del país, que tiene el tamaño de Francia.

Las fuerzas de seguridad mataron a dos manifestantes en Kawlin, en la región noroccidental de Sagaing, mientras más de 3.000 manifestantes se concentraban en la residencia del administrador del municipio, según los testigos.

Uno de los muertos era un hombre de unos 40 años que fue alcanzado cuando la policía dispersó a la multitud frente a la residencia, dijo un testigo que no proporcionó su nombre.

“La bala le atravesó el brazo y el pecho”, dijo. “Podemos confirmar que está muerto. Hemos oído que hubo otros dos heridos, pero no sabemos exactamente cuántos en total”.

Cuando los manifestantes se reagruparon por la tarde y rodearon la comisaría, se oyeron disparos, añadió el testigo.

Trabajadores migrantes atrapados por la violencia

En el municipio de Hlaingthaya, una zona fabril al oeste de Yangon que fue escenario de más de 50 muertes el lunes, los manifestantes protagonizaron protestas antimilitares en desafío a la ley marcial, sólo para ser recibidos con más violencia por el personal de seguridad.

“La policía y los soldados persiguieron a los manifestantes hasta en pequeños callejones y dispararon indiscriminadamente”, dijo un testigo. “Todavía no se conoce el número de víctimas”.

Dijo que los manifestantes no se enfrentaron a la policía y a los soldados porque su número era grande y habían traído excavadoras para eliminar las barricadas de los manifestantes.

Miles de trabajadores migrantes de otras partes de Myanmar han intentado abandonar el municipio desde primera hora de la mañana para escapar de la represión, según un residente del municipio.

“Los trabajadores emigrantes se marchan a sus ciudades de origen debido a la inseguridad que reina aquí. No hay trabajo para ellos, y tienen que asumir las tareas de los guardias de seguridad por la noche”, dijo.

La gente no puede moverse con seguridad en los pabellones debido a los disparos indiscriminados que se han producido en los últimos tres días, añadió.

Otro hombre no identificado dijo que los pabellones están casi desiertos.

“Todos estamos furiosos. Para decirlo con franqueza, sólo queremos devolverles el golpe”, dijo, refiriéndose a las fuerzas de seguridad.

Los disparos indiscriminados matan a un adolescente

Las imágenes de vídeo de soldados y policías reprimiendo brutalmente a los participantes en una sentada nocturna pacífica en el municipio de Dawbon, en Yangón, se han hecho virales en las redes sociales, con un clip que muestra al personal de seguridad disparando a un manifestante y arrastrándolo desnudo por una calle.

Se organizaron protestas en otros municipios de la región de Yangon, también bajo la ley marcial, como Okkalapa Norte, donde decenas de jóvenes encabezaron una manifestación, y en Dagon Norte, donde las fuerzas de seguridad despejaron las barricadas improvisadas por los manifestantes y dispararon sus rifles por las carreteras laterales, dañando coches y casas.

“Cuanto más presionen, más nos levantaremos”, dijo un desafiante residente del municipio. “Todo lo que está haciendo el consejo militar es una total injusticia. La seguridad del pueblo ha ido disminuyendo. Algunos tienen ahora ideas para luchar hasta la muerte”.

Un manifestante murió durante la represión en el sur de Dagon, según informaron testigos a RFA.

En el municipio de Thabeikkyin, en Mandalay, una niña de 14 años y un hombre murieron cuando la policía y los soldados dispararon contra los manifestantes, según los residentes.

Los residentes locales, que estaban controlando el tráfico que entraba en su pueblo desde Mogok, al norte de Mandalay, se enfrentaron a los policías que estaban dentro de un coche y que salieron disparando mientras abandonaban el lugar. Unos 200 soldados que entraron en la zona dispararon indiscriminadamente contra los residentes, alcanzando a la adolescente que estaba en su casa, dijeron los residentes.

Otras personas resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad, y las fuerzas de seguridad se llevaron a una veintena de personas, dijeron.

La Asociación de Asistencia a los Presos Políticos (AAPP), un grupo de vigilancia, dijo que hasta el martes, 2.181 personas habían sido detenidas, acusadas o condenadas en relación con el golpe militar, y 1.862 seguían detenidas o con órdenes de detención pendientes.

En la antigua ciudad de Bagan, unos 2.200 funcionarios, entre policías, banqueros y personal del Departamento de Administración General, que representan más del 80% de los empleados estatales de la zona, se han unido al movimiento de desobediencia civil que se desarrolla paralelamente a las protestas, según los lugareños.

Algunos de los trabajadores se han mantenido firmes a pesar de las amenazas de sus superiores, enfadados porque los empleados en huelga casi han paralizado los servicios.

“Se han preparado para llevar a cabo las peores violaciones de los derechos humanos”, dijo el activista Nickey Diamond, de la ONG Fortify Rights, con sede en el sudeste asiático, refiriéndose al consejo militar gobernante.

“Han tomado posiciones en todos los municipios y han matado y herido a muchos manifestantes. Sus acciones pueden considerarse crímenes contra la humanidad”, dijo a RFA.

La RFA no pudo ponerse en contacto con un portavoz militar para que hiciera comentarios.

Reportado por el Servicio de RFA en Myanmar. Traducido por Khin Maung Nyane. Escrito en Castellano por Ruben Guzzo.
© 2021 SalaStampa.Eu affiliate with USAGM / VOA Copyright © 1998-2021, RFA. Reprinted by ElCanillita.Info with the permission of Radio Free Asia, 2025 M St. NW, Suite 300, Washington DC 20036


* Nota relacionada

* 25 *