Press "Enter" to skip to content

Alivio de la pobreza

China declaró a finales de noviembre que había cumplido oficialmente el objetivo de eliminar la pobreza extrema para 2020, una de las iniciativas firmadas por el jefe del Partido Comunista, Xi Jinping, para alcanzar el objetivo del PCCh de construir una “sociedad moderadamente próspera” antes del centenario del partido en 2021.

Rita Cheng, del Servicio de Mandarín de la RFA, examina el impacto de las políticas de alivio de la pobreza en las minorías étnicas.

El Partido Comunista Chino (PCC) en el poder está obligando a los tibetanos a trabajar, recibir formación militar y “reeducación” para eliminar la “influencia nociva” de su religión, bajo la apariencia de un plan de alivio de la pobreza en la región del Himalaya, según demuestran investigadores, informes de los medios de comunicación y documentos del gobierno.

Aunque las cifras del gobierno anunciaron la eliminación de la designación de “pobre” de los 74 condados que la llevaban a finales de 2019, estos aparentes beneficios económicos han tenido un enorme coste para la población local y para la cultura tibetana.

Un informe de la Fundación Jamestown con sede en Washington en septiembre encontró que el PCCh está cambiando las estadísticas, al menos en parte, empujando a un gran número de trabajadores rurales tibetanos fuera de la tierra y en centros de entrenamiento de estilo militar recientemente construidos.

Estos centros de entrenamiento los convierten en trabajadores de fábrica, reflejando un programa en la región occidental de Xinjiang que los grupos de derechos han calificado de trabajo coercitivo, informaron Reuters y la Fundación Jamestown, con detalles de los esquemas también destacados en documentos del gobierno chino en línea.

Los informes de los medios de comunicación estatales indican que el PCCh ha establecido cuotas para el traslado masivo de tibetanos rurales de las zonas afectadas por la pobreza a otros lugares del Tíbet, o a otros lugares de China.

Un aviso publicado en el sitio web del gobierno regional del Tíbet en agosto decía que más de medio millón de personas habían recibido capacitación como parte del proyecto en los primeros siete meses de 2020, alrededor del 15 por ciento de la población de la región, informó Reuters.

El investigador independiente Adrian Zenz ha calificado esta política como “el ataque más fuerte, claro y dirigido contra los medios de vida tradicionales tibetanos que hemos visto casi desde la Revolución Cultural (1966-1976)”.

Reuters dijo que había corroborado las conclusiones de Zenz y encontró documentos de política adicionales, informes de empresas, archivos de adquisiciones e informes de los medios de comunicación estatales que describían el programa.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China ha negado rotundamente el uso del trabajo forzado como parte del plan.

Vigilancia de la red

Zenz dijo a RFA que un estado de vigilancia policial llevado al Tíbet por el ex jefe regional del PCCh, Chen Quanguo, había militarizado efectivamente la región con el uso de una red de vigilancia “cuadriculada”.

Según el Boletín del Gobierno Popular de la Región Autónoma del Tíbet de 2019, la región considera necesario utilizar un entrenamiento de tipo militar para cambiar las ideas de la gente sobre el empleo, y que dichos programas de entrenamiento incluyen la enseñanza del idioma chino y la “educación política”, similar al modelo utilizado en el programa de encarcelamiento masivo de Xinjiang.

Decía que el entrenamiento de habilidades debería estar orientado a la demanda del gobierno central y de las empresas estatales de la región, y que los empleos disponibles deberían ser descritos antes de que la gente fuera entrenada para cubrirlos, “por encargo”.

El informe de trabajo de la Región Autónoma del Tíbet para 2019 mostraba que 571.000 miembros de las comunidades agrícolas y ganaderas tradicionales habían sido readiestrados para ese empleo.

En 2020, se prevé capacitar a otras 100.000 personas de los condados rurales para hacer pedidos y trasladar a unas 600.000 personas en el marco del plan.

En el momento de redactar el presente informe, los intentos de obtener comentarios por correo electrónico de la embajada de China en los Estados Unidos no habían obtenido respuesta.

Dorjee Tseten, directora ejecutiva del Movimiento Estudiantil del Tíbet Libre, con sede en Nueva York, dijo que el alivio de la pobreza era un eufemismo para describir lo que es efectivamente un programa de trabajo forzado masivo.

“Forzar a la gente a los llamados campos de entrenamiento no es alivio de la pobreza”, dijo. “La intención del PCCh es facilitar la vigilancia y el control del Tíbet a gran escala”.

“Su objetivo es sacar a los tibetanos de sus pueblos, cambiar su forma de vida y eliminar nuestra religión y cultura”, dijo. “También utilizan la tecnología para controlar el acceso de los tibetanos a la información, y para hacerlos más dependientes del gobierno”.

‘Sentir el amor del partido’

Según Zenz, el PCCh está llevando a cabo al menos dos programas diferentes de formación profesional y colocación laboral en la región.

Además de los campos de “reeducación” similares a los de Xinjiang, un programa mucho más amplio de “excedente de mano de obra rural” también empuja a los tibetanos a la formación profesional diseñada para satisfacer la demanda de los empleadores.

Los documentos oficiales emitidos por el gobierno regional tibetano también piden que los centros de formación profesional militarizados “transformen la mentalidad anticuada de los trabajadores” y “contrarresten la influencia negativa de la religión”.

Según el United Daily News de Taiwán, Wu Yingjie, secretario del partido del PCCh para la región, pidió en una conferencia de prensa sobre el alivio de la pobreza que se trabaje más en la “forma de pensar” de los tibetanos, incluso motivándolos a “adoptar una visión racional de la religión”.

Las personas de todos los grupos étnicos deben “sentir el amor del partido, obedecer al partido y seguir el liderazgo del partido”, dijo el periódico citando a Wu.

Dorjee Tseten pidió a Pekín que permita a los medios de comunicación extranjeros independientes operar libremente en el Tíbet, si tiene algún resultado genuino de los programas de “alivio de la pobreza” para mostrar al resto del mundo.

“Si el gobierno chino realmente ha hecho progresos, como afirma, en ayudar a los tibetanos a salir de la pobreza, entonces ¿por qué ocultarlo?” dijo.

“Deberían dejar que los medios de comunicación vieran por sí mismos… ¿de qué tiene miedo el gobierno chino?”

Reportado por Rita Cheng para el Servicio Mandarín de la RFA. Editado y traducido en castellano por Ruben Guzzo – ODG 59120 – Torino, 14.12.2020.

© 2020 SalaStampa.Eu affiliate with USAGM / BBG Copyright © 1998-2020, RFA. Reprinted by ElCanillita.Info with the permission of Radio Free Asia, 2025 M St. NW, Suite 300, Washington DC 20036

* 114 *