Press "Enter" to skip to content

El ángel encarnado

Obra de Leonardo da Vinci (Anchiano, 15.04.1452 – Amboise, 2.05.1519)

¿De dónde viene este diseño de “luz roja”?
En el siglo XIX, el dibujo perteneció a las colecciones reales de Windsor, donde se conservó junto con otros once, todos de Leonardo da Vinci, todos con un trasfondo erótico.

Como recuerda Brian Sewell, crítico de arte británico, un día llegó a Windsor un conocido erudito alemán, “un hombre imponente con una capa al estilo de Sherlock Holmes”, que empezó a examinar estas hojas.

Tiempo después, el mismo desapareció, con evidente alivio general, lo que sugiere un consentimiento tácito de la reina Victoria, feliz de deshacerse de temas que son nada menos que vergonzosos.

El grupo de trabajos licenciosos acabó así en Alemania. Y aquí es necesario señalar un episodio que no se menciona en el catálogo de la exposición y que representa una novedad.

La sobrina de Goethe, Ottilie von Goethe, se refiere a una de estas hojas, cuando en uno de sus escritos cuenta, en 1857, de un dibujo anatómico leonardesco “abominable” que vio en el castillo de Weimar.

Observando el tema se puede constatar que es una de las obras de Windsor y entre otras cosas, se descubre que el bibliotecario de Windsor, una vez jubilado, se trasladó a Weimar, donde evidentemente se ocupó de la custodia de esos atrevidos y preciosos dibujos.

Por tanto, durante más de un siglo, el “Ángel encarnado” permaneció enterrado en una colección alemana. En 1991, finalmente, se pudo sacar a la luz, consiguiendo que los propietarios lo presentaran en varias ocasiones, en prestigiosas exposiciones y en diversas partes del mundo.

¿Cómo encaja este trabajo en el proceso de transformación figurativa de Leonardo?

Conocemos numerosas representaciones leonardescas de ángeles, generalmente inspiradas en el artista Gian Giacomo Caprotti, su modelo desde los diez años, y curiosamente apodado por él Salaï, es decir “el diablillo” como en el “Morgante Maggiore” de Pulci.

En particular, hay varias versiones escolares de un “Ángel de la Anunciación”, del cual también hay un boceto de un alumno con correcciones de la mano del maestro, datable alrededor de 1505 y conservado en Windsor. A diferencia de estas obras “canónicas”, en el “Ángel encarnado” la ingle es explícita en su desnudez, con el miembro viril en erección. La sonrisa angelical se ha convertido en una mueca, en una expresión de sátiro a la que contribuye la estructura animal de la cabeza. El torso tiene caracteres femeninos, resaltados por el pecho pronunciado. En resumen, un hermafrodita, (con ambos sexos).

De allí el término “transexual” usado hoy, para describir una persona que se siente del sexo contrario, y adopta sus atuendos y comportamientos. Fue acuñado en 1949 por el Dr. David Cauldwell (1897-1959), pero se volvió común después de la publicación del libro “The Transsexual Phenomenon” del Dr. Harry Benjamin, publicado en 1966, que pronto se convirtió en texto de estudio universitario, por ser el primer libro que investiga la transexualidad desde un punto de vista nosológico, afirmando que es la única patología clasificada como psiquiátrica que no se trata psiquiátricamente.

De hecho, el psiquiatra no “cura” a la persona transexual haciéndola sentir cómoda con su sexo de origen, sino iniciando a la persona diagnosticada con “trastorno de identidad de género” a terapias endocrinológicas y / o quirúrgicas para iniciar el proceso de transición.

Esta discrepancia debe enmarcarse en el hecho de que durante muchas décadas entre finales del siglo XIX y los primeros veinte años del siglo XX, la persona transexual fue realmente sometida a intentos de “curación” o la desaparición del “trastorno”, tanto a través de la psicoterapia como a través de la administración de hormonas del sexo genético de uno.

Estos intentos no tuvieron éxito y resultaron en un número muy alto de suicidios de transexuales que se sometieron a tales tratamientos. Recién en 1960 se empezó a pensar que la única “curación” de la persona transexual podía obtenerse adaptando el cuerpo a la psique y no al revés.

El movimiento transexual mundial rechaza el marco psiquiátrico de su condición, aunque es consciente de que su condición requiere la intervención de la medicina para transformar la “disforia” en “euforia” o al menos una estabilización aceptable de la calidad de vida.

Clasificación médica

Durante mucho tiempo de acuerdo con el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (Manual de clasificación de los trastornos mentales, elaborado por la Asociación Americana de Psiquiatras) y la Clasificación Internacional de Enfermedades (editado por la Organización Mundial de la Salud, X edición ), la persona transgénero padece un trastorno de identidad de género.

Esta sensación de distonía y disforia hacia el sexo de nacimiento puede desarrollarse en los primeros años de vida, durante la adolescencia o, más raramente, en la edad adulta.

El 19 de junio de 2018, la Organización Mundial de la Salud eliminó la transexualidad de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades, Lesiones y Causas de Muerte (CIE), es decir, la lista de enfermedades mentales.

La cuestión de las causas

La etiología del transexualismo es oficialmente desconocida y el marco psiquiátrico parece más una estratagema, para asegurar que los transexuales puedan acceder a la mutualidad de los Sistemas Nacionales de Salud de sus países, a la espera de que se aclare su verdadera etiología.

Al respecto, la respuesta que la Dra. Peggy Cohen-Kettenis (profesora de psicología de la Vrije Universiteit de Amsterdam y jefa del Grupo de Trastornos de Identidad de Género del Departamento de Psicología del Centro Médico de la misma Universidad, figura entre las importantes expertos internacionales en transexualismo) es la que dió durante una conferencia celebrada en Bari el 31 de mayo de 2003.

En esa ocasión, Cohen-Kettenis, a la pregunta planteada por la audiencia «Si el transexual” real “es aquel al que se le permite cambiar de sexo, no tiene psicopatología asociada, tiene un buen resultado postratamiento, etc., ¿por qué entonces? ¿Los trastornos de identidad de género se incluyen en el DSM-IV, es decir, se clasifican como trastornos mentales? ”

Respondió: “Este es un buen punto. Creo que las principales razones se encuentran fuera del DSM.

Por ejemplo, una razón práctica, aunque no la más importante, es que sin un trastorno clasificado en el DSM, las compañías de seguros de muchos países no cubrirían los costos del tratamiento. Sé que este es un problema que se está discutiendo en la preparación del DSM-V”.

Además, estudios recientes parecen demostrar tanto una predisposición genética al transexualismo como la presencia en las personas transexuales de un dimorfismo sexual del cerebro opuesto al sexo biológico en el que nacieron. De hecho, parece que la causa la tiene un gen que codifica una enzima llamada citocromo, que supervisa el metabolismo de las hormonas sexuales.

Volviendo la mirada sobre el diseño del da Vinci, es posible admitir que Leonardo, cuando creó este Ángel, lo hiciera con muchas ganas de divertirse, logrando imaginar un Leonardo inmerso y participante de la extraordinaria tradición popular de su tierra, pasando por una vena burlona, lasciva y malhablada.

Un Leonardo que bromeaba, definiendo la “vara” como “ministro de especies humanas”; o quien se propuso a la posteridad como el autor más probable de una asombrosa “Cabeza fálica”.

Posiblemente sonreiría, si pudiese leer hoy en internet, el Boletín Oficial de la República Argentina, sección Legislación y Avisos Oficiales, sector público, el Decreto 721/2020.

© 2020 Ruben Guzzo / SalaStampaEu – ElCanillita.Info – Información de dominio público