Press "Enter" to skip to content

Un tribunal ruso encuentra a la periodista Svetlana Prokopyeva culpable en un controvertido caso


La periodista rusa acusada de extremismo, lamenta que la campaña de relaciones públicas del Estado esté contra ella.

Pskov, 06.07.2020 – Un tribunal ruso ha declarado a la periodista Svetlana Prokopyeva culpable de “justificar el terrorismo” y la ha condenado a pagar una multa de 500.000 rublos (unos 6.950 dólares)

El tribunal de la ciudad de Pskov, en el oeste de Rusia, anunció el 6 de julio su veredicto en un caso que ha suscitado la indignación de los partidarios de Prokopyeva y de los grupos de derechos civiles.

Los fiscales habían pedido al Segundo Tribunal Militar del Distrito Occidental que condenara a Prokopyeva a seis años de prisión por “justificar el terrorismo” en un comentario que escribió y que vinculaba un atentado suicida con el clima político del país.

Los fiscales también habían tratado de impedir que Prokopyeva realizara actividades periodísticas durante cuatro años. El cargo conlleva una sentencia máxima de hasta siete años de prisión.

Prokopyeva, colaboradora independiente del Servicio Ruso de RFE/RL, ha mantenido su inocencia durante todo el juicio y ha descrito el caso como un intento de “asesinar la libertad de expresión” en Rusia.

Svetlana Prokopyeva compareció en el tribunal de Pskov en agosto de 2019: “Están tratando de presentar el trabajo periodístico normal como un delito grave. Es una completa tontería”, dijo.

Prokopyeva en su declaración final ante el tribunal, el 3 de julio manifestó: “No tengo miedo de criticar a las fuerzas del orden o de decir a los órganos de seguridad que están equivocados. Porque sé lo horrible que será si no hablo, si nadie habla”.

Pidió al tribunal que tomara en consideración “los principios más básicos sobre los que nuestra sociedad está construida” al decidir su destino.

“Me refiero a la libertad de expresión, el estatus de periodista y la misión de la prensa”, concluyó. “Hice mi trabajo. No hice nada que estuviera fuera del marco de mi deber profesional. Y eso no es un crimen”.

Prokopyeva fue acusada en relación con un comentario que escribió en noviembre de 2018, publicado por la filial de Pskov de la radio Ekho Moskvy. En el texto, ella habló de un atentado con bomba en las oficinas del Servicio de Seguridad Federal (FSB) en la ciudad norteña de Arkhangelsk.

En una declaración del 3 de julio, el portavoz de la Unión Europea, Peter Stano, pidió que se abandonara el caso contra Prokopyeva, diciendo que era una indicación del “espacio cada vez más reducido para los periodistas independientes y la sociedad civil” en Rusia.

“Esperamos que la Federación de Rusia cumpla sus obligaciones internacionales y nacionales y garantice los derechos humanos y las libertades fundamentales, y que los periodistas puedan trabajar en un entorno seguro sin temor a represalias”, dijo.

Human Rights Watch calificó el enjuiciamiento de Prokopyeva como una violación de la libertad de expresión, “pero no sólo de la suya”.

“Envía otro escalofriante mensaje de que en Rusia, cuando se plantean preguntas incómodas, se puede tener graves repercusiones. Una lección que las autoridades han estado dando a los medios de comunicación durante años”, dijo el grupo de derechos con sede en Nueva York.

El caso también ha recibido críticas de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, y de grupos de derechos de los medios de comunicación como Reporteros sin Fronteras, el Comité para la Protección de los Periodistas y la Federación Europea de Periodistas.

RG © 2020 SalaStampa.Eu afiliada a USAGM

* 253 *