Press "Enter" to skip to content

Lula arrebató a Bolsonaro la presidencia de Brasil por un pelo

El resultado final dio a Lula el 50,90% de los votos frente al 49,10% de Bolsonaro.


El expresidente de izquierda de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva ha prometido unir a un país dividido luego de derrotar al actual mandatario Jair Bolsonaro en unas elecciones muy disputadas.

“Intentaron enterrarme vivo, pero aquí estoy”, dijo Lula, de 77 años, a una multitud extasiada de sus proselitistas en un hotel de Sao Paulo poco después de que se confirmara el resultado.

Su victoria representa uno de los regresos más espectaculares de la historia política moderna. Lula, que fue elegido presidente por primera vez en 2002, pasó más de un año y medio en la cárcel en 2018-19 tras ser condenado por corrupción. Sus condenas fueron posteriormente anuladas, lo que le despejó el camino para presentarse a las elecciones por lo que promete que será una última vez.

“Gobernaré para 215 millones de brasileños, y no solo para los que me votaron”, dijo en su discurso de victoria. “No hay dos Brasil. Somos un país, un pueblo, una gran nación”.

También se comprometió a revertir lo que se ha considerado ampliamente como las políticas destructivas de Bolsonaro hacia el medio ambiente.

“Brasil está listo para retomar su papel de líder en la lucha contra la crisis climática, protegiendo todos nuestros biomas, especialmente la selva amazónica”, dijo.

Los líderes mundiales se apresuraron a reconocer el resultado. El Presidente Biden dijo en un comunicado: “Envío mis felicitaciones a Luiz Inácio Lula da Silva por su elección como próximo presidente de Brasil tras unas elecciones libres, justas y creíbles”.

Emmanuel Macron, el presidente francés que había chocado directamente con Bolsonaro por sus políticas climáticas, también felicitó a Lula y dijo que el resultado abría “una nueva página” en la historia de la nación.

El gobierno chino, a través de su embajada, envió sus “más calurosas felicitaciones”. Gustavo Petro, que se convirtió en el primer presidente de izquierdas de la historia de Colombia tras su elección este verano, se limitó a tuitear: “Larga vida a Lula”.

En cambio, no hubo ningún comentario ni discurso de concesión por parte de Bolsonaro, que se entiende que estaba viendo los resultados con miembros de su familia inmediata en las dependencias privadas del palacio presidencial en la capital, Brasilia. La televisión brasileña informó a última hora de la noche del domingo que el presidente se había acostado y que posiblemente haría una declaración por la mañana.

Los partidarios de Lula se emocionan en Brasilia, la capital

El resultado, excepcionalmente ajustado, confirmó la polarización de la política del país, algo que se había puesto de manifiesto durante los meses de campaña, en los que los dos enemigos ideológicos se insultaron mutuamente.

Bolsonaro caricaturizó a Lula como “un ladrón” y un “comunista” que debería volver a la cárcel. Lula tildó a Bolsonaro de autoritario imprudente y deshonesto que podría destruir la democracia de Brasil si le dieran un segundo mandato.

La trascendental jornada en la cuarta democracia del mundo había comenzado con Bolsonaro, de 67 años -con una camiseta con los colores amarillo y verde de la bandera nacional-, depositando su voto al abrirse las urnas en un colegio militar de su ciudad natal, Río de Janeiro. “Si Dios quiere, saldremos victoriosos”, dijo.

Lula votó en el suburbio paulista de Sao Bernardo do Campo, donde el ex limpiabotas comenzó su carrera política como sindicalista en la década de 1970.

El ajustado resultado sólo puede haber aumentado la frustración de los partidarios de Bolsonaro

Bolsonaro ha denunciado repetidamente la manipulación electoral, lo que hace temer que aún no acepte el resultado. Antes de la primera vuelta, el 2 de Octubre, sugirió que las máquinas electorales de Brasil podrían estar pirateadas, pero no aportó pruebas. Más recientemente, denunció que cientos de emisoras de radio no habían emitido sus anuncios de campaña.

“Todo el sistema está en mi contra”, afirmó durante un último debate televisivo con Lula el viernes.

El voto es obligatorio en Brasil, aunque las multas por no cumplirlo son mínimas. Estas elecciones tuvieron una tasa de abstención de aproximadamente el 20%, una de las más altas de los últimos años. Alrededor de cinco millones de personas votaron en blanco o nulo, lo que indica un profundo descontento con ambos candidatos.
Continuación...