Press "Enter" to skip to content

El ex primer ministro japonés fue asesinado durante un discurso de campaña

Shinzo Abe, el primer ministro que más tiempo ha estado en el cargo en el Japón de la posguerra, murió en el hospital tras recibir un disparo durante un acto de campaña el viernes por la mañana.

Abe estaba hablando en el acto frente a una estación de tren en Nara cuando recibió dos disparos por la espalda de un hombre que blandía lo que la policía dijo más tarde que era una pistola casera. Las autoridades dijeron más tarde que las balas le alcanzaron en el cuello y la clavícula izquierda.

Fue trasladado al hospital, pero fue declarado muerto, por pérdida de sangre cinco horas y media después.

Abe había pronunciado un discurso para las elecciones a la cámara alta del domingo en un acto en la ciudad, a 480 kilometros al oeste de Tokio, cuando los testigos oyeron dos disparos alrededor de las 11.30 horas locales (03.30 horas GMT ).

Fumio Kishida, actual primer ministro de Japón y protegido de Abe, declaró que el asesinato le había dejado “sin palabras”.

“Se están celebrando elecciones. Es la base misma de la democracia y se ha producido un acontecimiento así”, dijo a los periodistas en una emotiva rueda de prensa. “Quiero utilizar las palabras más duras para condenar este acto imperdonable”.

Las imágenes captadas por la NHK, la cadena pública japonesa, mostraban a Abe herido y a los agentes de seguridad luchando con un hombre en el suelo. Otro vídeo mostraba una nube de humo detrás del Sr. Abe.

Un testigo dijo a NHK: “Estaba dando un discurso y un hombre vino por detrás. El primer disparo sonó como un juguete. No cayó y hubo un gran estruendo.

“El segundo disparo fue más visible, se podía ver la chispa y el humo. Tras el segundo disparo, la gente le rodeó y le dio un masaje cardíaco”.

Inmediatamente se desplomó y más tarde se le vio tumbado de espaldas con sangre en su camisa blanca, mientras un transeúnte intentaba administrarle la reanimación cardiopulmonar.

El presunto atacante, que llevaba una camiseta y un pantalón de color caqui, portaba una gran pistola negra, pero fue abordado hasta el suelo y detenido por los agentes de escolta.

La policía identificó posteriormente al sospechoso como Tetsuya Yamagami, de 41 años, residente en Nara y antiguo miembro de la fuerza de autodefensa marítima de Japón.

El sospechoso admitió que su objetivo era el político y dijo que guardaba rencor a una organización con la que creía que el Sr. Abe estaba relacionado, dijo la policía el viernes.

“El sospechoso declaró que le guardaba rencor a una organización concreta y que cometió el crimen porque creía que el ex primer ministro Abe estaba relacionado con ella”, declaró a la prensa un alto cargo de la policía de la región japonesa de Nara.

Cuando se le preguntó por qué la policía creía que el arma era de fabricación casera, el oficial dijo: “Esa es la afirmación del sospechoso, y hemos determinado que [el arma] tiene una apariencia claramente artesanal, aunque nuestro análisis está en curso”.

La policía se negó a dar detalles de la “organización particular” mencionada por el sospechoso, diciendo que las investigaciones estaban en curso, pero varios medios de comunicación japoneses la describieron como un grupo religioso.

Según un informe del periódico japonés The Mainichi Shimbun, el Sr. Yamagami también hizo declaraciones sin sentido tras su detención, lo que llevó a la policía a cuestionar su estado mental.

El Sr. Yamagami dijo a la policía que no “guardaba ningún rencor contra las creencias políticas del ex primer ministro”, informó la NHK.

Las fotografías del lugar de los hechos mostraban un tosco artefacto formado por dos tubos metálicos pegados a un tablón de madera y una batería que podría haber sido utilizada para encender la carga de propulsión.

Los expertos en armamento dijeron que el humo captado en las imágenes de vídeo del ataque sugería que el arma utilizaba pólvora negra y balas improvisadas en lugar de balas de fábrica.

La policía dijo que encontró varias armas improvisadas más en la casa del sospechoso. Los agentes fueron vistos retirando un artilugio de nueve cañones que también parecía estar conectado a una batería.

Kishida dijo que se desconocían los motivos del tirador, pero que no se podía descartar una relación con las próximas elecciones legislativas de este fin de semana.

Confirmó que las elecciones a la Cámara Alta del domingo seguirían adelante como estaba previsto.

El ataque a un hombre que podría ser el político más conocido de Japón se produjo a pesar de los bajos niveles de delincuencia violenta y las estrictas leyes sobre armas del país.

Fue el primer asesinato de un líder japonés desde 1936, cuando dos ex primeros ministros fueron asesinados en un fallido golpe militar. Desde entonces, la violencia política ha sido relativamente rara.

En 2007, Iccho Itoh, alcalde de Nagasaki, fue asesinado a tiros por un gángster de la yakuza. En 1960, Inerjiro Asanuma, jefe del Partido Socialista de Japón, fue asesinado por un joven de derechas con una espada samurai.

El Sr. Abe ocupó el cargo en 2006 durante un año y de nuevo desde 2012 hasta 2020.

Hijo de una rica familia política -su padre, Shintaro, fue ministro de Asuntos Exteriores de Japón entre 1982 y 1986, y su abuelo, Nobusuke Kishi, fue primer ministro entre 1957 y 1960-, siguió siendo una figura importante en el gobernante Partido Liberal Democrático incluso después de retirarse.

Se le conoce sobre todo por la “Abenomics”, una política de gasto agresivo y flexibilización cuantitativa destinada a aumentar la renta disponible y detener la deflación de los precios.

Abe también será recordado por impulsar el gasto en defensa y ampliar el ejército en un esfuerzo por revisar radicalmente la política exterior y de seguridad japonesa de posguerra, estrictamente pacifista.

En 2014, su gobierno dijo que reinterpretaría la Constitución para permitir a las tropas luchar en el extranjero por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial.

Al año siguiente, cambió la ley para permitir que el país acudiera a la defensa de un país amigo atacado.

Su primer mandato, en 2006, acabó en escándalo. Volvió en 2012 y obtuvo tres victorias electorales sucesivas antes de dimitir por motivos de salud en 2020.

Los líderes mundiales rinden homenaje

Los jefes de Estado expresaron su conmoción e indignación cuando se difundió la noticia del atentado en todo el mundo, y pasaron a rendirle homenaje al conocerse la noticia de su muerte.

La Reina, que se reunió con Abe en 2016, dijo que estaba “profundamente entristecida” por su muerte y le rindió homenaje: Su amor por Japón y su deseo de estrechar lazos con el Reino Unido eran evidentes. Deseo transmitir mi más profunda simpatía y condolencias a su familia y al pueblo de Japón en este difícil momento.”

Joe Biden firmó un libro de condolencias en la residencia en Washington de Koji Tomita, el embajador japonés en EE.UU.

Joe Biden se mostró “aturdido, indignado y profundamente triste” por el asesinato, y afirmó en un comunicado que Abe “era un orgulloso servidor del pueblo japonés y un fiel amigo de Estados Unidos”.

“Incluso en el momento en que fue atacado y asesinado, estaba comprometido con la labor de la democracia, a la que dedicó su vida”, dijo el presidente estadounidense.

Biden anunció que había ordenado que las banderas estadounidenses ondearan a media asta el 10 de Julio en su honor.

Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, declaró que el país estaba “conmocionado” por el asesinato y expresó sus condolencias.

Abe fue fuertemente criticado en China tras afirmar en 2021 que Japón respaldaría a Taiwán si era atacado.

Copyright © 2022 ElCanillita.info / PanPress.Eu / SalaStampa.Eu – Derechos Reservados