Press "Enter" to skip to content

¿Qué pasará con la investigación del ataque a la AMIA tras la muerte de juez Bonadio?

Buenos Aires, 09.02.2020 – En Argentina, la muerte el pasado 4 de febrero del juez Claudio Bonadio, ha asestado un fuerte golpe a la investigación que realizan autoridades judiciales del país para enjuiciar a funcionarios sospechosos de encubrir el presunto rol de Irán en el ataque terrorista de 1984 a la Asociación Mutual Israelita Argentina, AMIA.

El juez Bonadio, quien era el  titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal n.º 11, murió a los 64 años, luego de una operación el año pasado por un tumor cerebral.

Muere juez argentino que procesó a Cristina Fernández

Bonadio pasó años elaborando un caso contra funcionarios argentinos que aprobaron un controversial memorándum de entendimiento (MDE) con Irán en 2013 sobre el ataque a la AMIA, y había reunido evidencia según la cual, el MDE era parte de un trato ilegal por el cual el gobierno argentino encubriría a los sospechosos iraníes del ataque de 1994 para que no enfrenten la justicia, a cambio de asegurar petróleo y otros beneficios económicos de parte de Irán.

Su secretaria Mónica Mica, dijo a la Voz de América en entrevista telefónica, que el juez Bonadio trabajó hasta el 30 de diciembre (2019), antes de salir de vacaciones en enero.

Antes de salir en diciembre, el juez entregó la parte central del caso al Juzgado Criminal y Correccional número 8, confimó a la VOA, también vía telefónica, el funcionario del tribunal, Ignacio Rodríguez Varela.  Ese juzgado decide, luego de analizar las evidencias del juez investigador, si se debe llevar a juicio un caso y emite un veredicto.

Bonadio había emprendido la investigación de los funcionarios argentinos que aprobaron el memorando de entendimiento con Irán después de un revés anterior en el caso: la muerte en enero de 2015 del fiscal Alberto Nisman.

Argentina: Investigan si fiscal se suicidó

Nisman había iniciado la investigación del MDE aprobado por la entonces presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y estaba a horas de presentar su evidencia de encubrimiento al Congreso argentino cuando fue encontrado muerto en su casa de un disparo en la cabeza. 

Kirchner dijo que se suicidó, pero un informe de 2017 de la Gendarmería Nacional Argentina, una fuerza de seguridad nacional, dijo que había sido asesinado. La muerte de Nisman sigue siendo un asunto legal sin resolver en Argentina.

Kirchner, quien ocupó dos mandatos como presidenta desde 2007 hasta 2015, regresó al gobierno como vicepresidenta de la nación en diciembre, ganando las elecciones como la compañera de boleta del presidente Alberto Fernández (sin relación de consanguineidad) después de haber servido dos años como senadora.

Argentina debe salir de recesión para pagar al FMI, dice la vicepresidente

La disputa legal sobre el testimonio de testigos en el caso del MDE continuó hasta el mes pasado (enero-2020), según el sitio de noticias argentino Infobae, lo que indica que Bonadio tenía más trabajo por hacer.

El juez Sebastián Casanello, que trabaja en el Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº 7, fue asignado temporalmente para manejar los casos de Bonadio, dijo su secretaria a la VOA en una llamada telefónica el viernes.  La secretaria dijo que Casanello comenzó a trabajar en esos casos el miércoles, un día después de la muerte de Bonadio.

“No está claro si Casanello o el eventual reemplazo permanente de Bonadio traerá el profundo compromiso con el caso que trajo Bonadio, dada la influencia renovada de (Cristina) Kirchner como vicepresidente”, dijo Toby Dershowitz, vicepresidente sénior de relaciones gubernamentales y estrategia de la Fundación para la Defensa de las Democracias (con sede en Washington), en un mensaje al Servicio Persa de la VOA.

El abogado de la vicepresidenta, Gregorio Dalbón, hablando con la VOA en una entrevista telefónica el jueves, dijo que Bonadio no había presentado ninguna evidencia directa de un delito por parte de su cliente.

“El caso del MDE será archivado o será exonerada en ese y en todos los demás casos porque son parte de una campaña de “guerra legal ” (mal uso de los sistemas y principios legales contra un enemigo). Bonadio pasó sus años como juez buscando política, no justicia ”, dijo Dalbón.

Un portavoz del tribunal que se comunicó por teléfono el viernes no dijo si decidió celebrar un juicio o cuándo se tomará esa decisión, pero dijo que no era probable archivar el caso.

Tribunal argentino revoca pedido de prisión de CFK

La muerte de Bonadio también podría envalentonar los planes de Kirchner y el presidente Fernández para reformar el sistema de lotería computarizado que asigna jueces a los casos que involucran a figuras políticas.

“Sospechábamos y nos preguntamos por qué todos los casos relacionados con Kirchner terminaron en manos de Bonadio”, dijo Dalbón. “Creemos que el proceso de asignar un caso a un juez debe ser público y transparente. Esta será una de las reformas del presidente Fernández”, agregó el abogado.

Benjamin Gedan, director del Proyecto Argentina en el Centro Wilson de Washington, dijo al Servicio Persa de la VOA que el poder judicial argentino ha tenido problemas de larga data con interferencia política y corrupción bajo los gobiernos de todos los partidos políticos.

“Creo que los esfuerzos para reformar el poder judicial son necesarios”, dijo Gedan. “Pero es difícil no pensar que la motivación es garantizar la impunidad para los miembros del gobierno de Kirchner y Fernández”.

No está claro qué impacto tendrá la muerte del juez en el enfoque del nuevo gobierno argentino para llevar a juicio a los sospechosos iraníes y de Hezbolá en el atentado de la AMIA.

El presidente argentino, Mauricio Macri, saluda a sus partidarios durante un mitin de despedida en el palacio presidencial de Casa Rosada en la Plaza de Mayo, en Buenos Aires, el 7 de diciembre de 2019.

El anterior gobierno argentino, que presidió Mauricio Macri, de 2015 a 2019, había pedido a Irán que cooperara con Argentina en el tema y había pedido a otros países que detengan a los sospechosos que ingresaron a sus territorios.

“El nuevo gobierno está buscando revertir todos y cada uno de los pasos positivos que se han tomado para llevar una medida de justicia a las víctimas del atentado de AMIA y sus familias. Sería una parodia de justicia para Argentina si estos esfuerzos tuvieran éxito “, dijo Dershowitz de FDD.

“Personalmente, soy escéptico sobre el caso de AMIA”, dijo Dalbón. “Los casos que duran más de 20 años rara vez pueden llegar a la verdad. La justicia lenta no es justicia”.

El atentado suicida con coche bomba en el centro comunitario judío de la Asociación Mutua Israelita Argentina, el 18 de julio de 1994, en la capital argentina,  causó la muerte a 85 personas y sigue siendo el ataque terrorista más mortífero de América Latina.

En los años siguientes, las autoridades judiciales argentinas acusaron al grupo militante libanés Hezbolá de llevar a cabo el ataque por orden de funcionarios iraníes. Irán y Hezbolá negaron su participación y se negaron a enviar a los sospechosos nombrados por Argentina para ser juzgados allí.
Este artículo fue producido en colaboración con la División Latinoamericana de la VOA.

SalaStampa.Eu, affiliate of the networks operated by Broadcasting Board of Governors © 2019 BBG