desde los Apeninos a los Andes
Miercoles 21 de Noviembre 2018
   

Redacción
  |  Editorial 

Una mujer ejemplar debería ser un orgullo para los argentinos

14 mayo, 2018

Rocío Villarreal, por quien ni el FPV, ni el PO ni los DDHH piden porque no es humana, es policía

Argentina Hoy | 03.05.2017 – Rocío Villarreal, por quien ni el FPV, ni el PO ni los DDHH piden porque no es humana, es policía – por Rubén Lasagno –

Si hay algo que hace despreciable a un hombre, es la deshumanización que le producen las ideologías baratas y las convicciones retorcidas de ciertos grupos sectarios para quienes cuanto peor mejor y se creen el ombligo del mundo, los poseedores de la verdad y la justicia, reducidos a un puñado que antes eran catalogados de “idealistas” y hoy no son solo una escoria insultante de la clase política adversa y perversa que nos dejó el populismo pasado, a pesar los esfuerzos de mucha gente por revertirlo, la cual trata de abrevar en aguas más limpias para construir un país algo mejor y más humanizado.

Rocío Villarreal, es la joven policía de 25 años, quien fuera baleada en el interior de la comisaría por un grupo de delincuentes sin códigos ni conciencia. Una bala le comprometió sus órganos principales y una vértebra, que no solo la tiene al borde de la muerte, sino amenaza con dejarla en silla de ruedas. Una tragedia inmerecida, como todas las tragedias, pero mucho más cuando se trata de una joven que estaba trabajando, forjando su futuro en una actividad sublime como es la de aportar a la seguridad de cada ciudadano, pero vista desde los sectores más radicalizados como la mierda despreciable que ellos no pueden ver, claro está, hasta que por esas paradojas que plantea el destino, alguien con uniforme dé la vida por él o alguno de sus hijos; allí tal vez (y tengo mis dudas) estos energúmenos, valorarán los riesgos de una actividad socialmente marginada por los sectores más afines a los delincuentes que al orden, la autoridad y la justicia. Nadie pide justicia por Rocío. No hay marchas, ni declaraciones, ni gritos, ni pancartas. No se juntan las banderas rojas de la izquierda, ni los del Partido Obrero con sus gigantes e imponentes pancartas, siempre presentes junto a los del Frente para la Victoria y los Derechos Humanos, tan bien dispuestos en el apedreo al Congreso, por ejemplo.

Al contrario, tal vez, los que no dudan en prenderse en cuanta manifestación a favor de la mujer y derecho de cualquiera víctima donde ellos supongan que “Macri está involucrado” van por el “ni una menos”, hoy simplemente, como no le pueden sacar rédito político, a Rocío Villarreal la consideran: “una más”.

Son los mismos malnacidos, inadaptados y despreciables que trazaron en las paredes del Congreso, con el pulso de los delirantes y cobardes la frase “44 menos”, regocijándose por la muerte de la tripulación del Ara San Juan, cuando hacían bardo en las calles pretendiendo cargarle el ahogamiento de Maldonado al gobierno, no porque les importara el muerto, sino para hacer flaquear la popularidad del presidente, cinismo egoísta y retrógrado de estos energúmenos que dicen llamarse “anarquistas” y son delincuentes comunes, como Sebastián Romero, el prófugo del Frente de Izquierda que tiró la bomba y escondió la mano y el cuerpo, porque son buenos para sembrar el caos en banda, pero cobardes para enfrentar las consecuencias.

Nadie pide por Rocío Villarreal en las calles, sin embargo esta joven hacía algo útil a la sociedad, cuidando a la lacra en una comisaría sobrepoblada de indigentes morales, del altísima peligrosidad, que algún juez trasnochado dejó al libre albedrío de sus cómplices, quienes consumaron la masacre.

Jamás las abuelitas de los DDHH, los filokirchneristas izquierdosos de la Argentina ni la Cámpora o el remanente repudiado del FPV, abogarán por el esclarecimiento de este hecho, porque para ellos la afectada no es humana, es simplemente una policía. Finalmente, si deben hacer empatía, están más cerca de identificarse con los delincuentes que cuidaban hacinados en sus calabozos, que con los efectivos de guardia.

Es obvio, detrás de la desgracia de Rocío no hay ningún interés político ni económico.

Por ejemplo, hoy Clarín publica la nota que el principal referente de La Cámpora en Río Negro, Diego Adrián Pereyra, también conocido como “Kotaro”, fue imputado en Bariloche por un fraude contra la administración pública ocurrido durante el gobierno de Cristina Fernández. Pereyra fue acusado en la justicia rionegrina por haberse quedado con 200 mil pesos en 2012, durante su gestión como delegado del Consejo de Desarrollo de Comunidades Indígenas (CODECI).
Este dinero estaba destinado a socorrer a la comunidad Tacul Cheuque afectada por la caída de cenizas del volcán Puyehue en 2011. Los crianceros requería con urgencia del aporte para comprar alimentos y agua para sus animales. Pero la plata jamás les llegó y Pereyra tampoco explicó en qué se la gastó. Un ejemplo claro de la lucha por el pueblo aborigen que tanto impulsa el FPV y sus socios políticos. Detrás de cada causa, hay un buen negocio; axioma kirchnerista, indiscutible y permanente.

El vergonzoso “caso Maldonado” fue un bleff K científicamente destruido por 50 peritos, quienes atestiguaron con pruebas irrefutables que Santiago Maldonado murió ahogado cuando intentaba cruzar el río Chubut.
Sin embargo, la embestida contra el gobierno nacional no fue por reclamar por el muchacho, era por puro interés político, para socavar los cimientos de un gobierno con capacidad de reacción tardía y de paso, para endulzar los bolsillos de muchos que sobrevolaban “la causa”.

Basta decir que en la propia Resolución del Juez Federal Guillermo Lleral y tal lo publicado por Infobae,
al Hermano de Santiago, Sergio Maldonado le habrían pagado hasta 1.600.000 pesos, como parte de una asistencia económica, información luego ratificada por la familia. En tanto, la abogada Verónica Heredia habría recibido $300.000 en concepto de honorarios, todo con cargo a nuestro bolsillo y gracias a los berrinches del kirchnerismo y la izquierda asociada y útil, que llenaron las calles con los pseudos-mapuches de barrio Norte como los Huala, de protestas, cortes y ataques homicidas contra los gendarmes.

El cobro del subsidio Sergio Maldondo lo inició en agosto del año pasado, remarca Infobae y totalizó desde entonces los $200.000 mensuales. En el texto puede leerse que “el Sr. Sergio Maldonado se encuentra asistido económicamente por el Estado Argentino, y que ha percibido a la fecha pasajes aéreos, alquileres de vehículos, viáticos,alojamiento, honorarios y otros”.

Nosotros decimos ahora ¿Quién asiste a la familia de la policía Rocío Villarreal? ¿Por qué toda las sociedad tuvimos que poner plata para pagar un discurso falaz, sobre la muerte que nos cargaron impunemente a todos, estos sectores delirantes y oportunistas y ahora, donde está probado el heroísmo y la entrega de un servidor público, el gobierno nacional no actúa con la misma urgencia y dadivosidad? ¿O es cómplice del ataque político que recibe de los reaccionarios y enmudece ante la injusticia? ¿O solo reacciona, cuando las banderas rojas colman la plaza de Mayo y brindan la foto de la discordia, que tan bien ensayan estos segmentos minoritarios, cuando les conviene manifestar las flaquezas políticas del presidente?.

Todo absolutamente todo esto la sociedad lo va a recordar en las urnas en el 2019 y nosotros estaremos aquí para reflotar estas imágenes de un pasado al que ninguno queremos volver.

(Agencia OPI Santa Cruz)

Fuente: OPI – SalaStampa.Eu
Crédito foto: OPI_ web
Información de dominio público

ElCanillita.info     ↑ Volver al inicio

Palabras Clave: , ,