desde los Apeninos a los Andes
Jueves 19 de Octubre 2017
   

Redacción
  |  Editorial 

La Potencia del Pulgar

13 octubre, 2017

Medallón de Cavillargues del siglo II encontrado en el Sur de Francia en 1997 – Museo Arqueológico de Nîmes.

Torino | 12.10.2017

WhatsApp demuestra cuanto empeñativo es escribir un simple mensaje. No por nada han programado si bien erroneamente, la posibilidad de comunicar, “aprobando” o desapuntando con el pulgar “recto” o “verso”… (hacia arriba o hacia abajo) una moción, como hacía la plebe en el Circo de la Antigua Roma.

Como es obvio, perdura una gran equivocación respecto al fascinante tema de los gladiadores de la Antigua Roma.

Contrariamente a cuanto se piensa, era raro que un gladiador profesional terminara muerto.
Se trataba de atletas costosos de adiestrar y mantener.
Verdaderos expertos del entretenimiento y no podían ser desperdiciados.

Pero existe otra equivocación arraigada en el tiempo y es el gesto sobre el cual basamos la entera imaginación de los juegos de los gladiadores romanos: “il pollice verso”… el pulgar hacia bajo.

El público romano amaba los gladiadores. Hinchaban por uno o por otro, tal como sucede en el fútbol. Y los escenógrafos de esos espectáculos tenian siempre nuevas ideas para transformar los combates en verdaderas representaciones teatrales.
No obstante ésto, los juegos eran siempre peligrosos. Y cada tanto, no se escapaba el muerto. Raramente el público venía llamado a decidir la suerte de un gladiador, pero cuando sucedía, generalmente lo hacían con el mítico pulgar hacia abajo. (pollice verso).

En tiempos modernos, nosotros pensamos que el pulgar hacia abajo es signo de algo malo, necesario de reprobar, de no asentir a algo, tal cual como en el film “El Gladiador” de Ridley Scott, o en el cuadro “il pollice verso”, pintado por Jean Leon Gerome.

Pero la Historia del Arte, es decir la Historia de objetos manufacturados por el hombre, demuestran que el “pollice verso” (pulgar hacia abajo), tenía un significado opuesto al que entendemos hoy.
Tener el pulgar hacia arriba imitaba el gesto de desenvainar la espalda de la funda, recordando el acto de empuñar un gladio, es decir “la muerte”.
Mientras que para conceder la “grazia”, el público hacia una cosa que no se vé jamás en los filmes: “cerrar” el pulgar en el puño. Tal gesto, indicaba poner el arma en la vaina y era una bella noticia para el gladiador perdedor del combate.

Existen decenas de descubrimientos arqueológicos que demuestran cuanto aquí resta escrito, el más reciente el del 1997, en el Sur de Francia. Se trata de un descubrimiento que desenmascara una vez por todas la equivocación del “pollice verso” (pulgar hacia abajo). Y es el Medallón de Cavillargues.

El Medallón de Cavillargues, datado en el siglo II, es un objeto muy interesante que refigura dos gladiadores en combate.
Se distinguen por sus atuendos que uno es “Reziario” (a la izquierda) y el otro “Secutores” (a la derecha). En alto está presente una frase que dice: “stantes missi”. Es decir: “dejarlos salir en pie”. En práctica, se salvaron porque empataron.

Un individuo sobre la derecha con el brazo extendido, está apretando el pulgar con el puño cerrado. Gesto que demuestra el signficado de la frase. “El encuentro ha terminado a la par y los gladiadores pueden abandonar la arena con sus propias piernas”.
VIVA !

Hoy hemos aprendido, que tener el pulgar alzado para los romanos significaba muerte, mientras que cerrándolo significava vida.
Ahora podemos finalmente hacer nuestra parte como espectadores de un bello duelo sin confundir los pulgares.
Ave Caesar, morituri te salutant!

© 2017 ElCanillita.Info – Derechos Reservados

Fuente: Archivo Bienes Culturales – Museo Arqueológico Nîmes, Francia – SalaStampa.Eu
Información de dominio público

ElCanillita.info     ↑ Volver al inicio

Palabras Clave: , ,